null: nullpx
Tecnología

Esto es lo que podría haber detrás del reto viral “10 year challenge”

Más allá de apelar a la vanidad de las personas, la estrategia detrás del reto podría esconder un algoritmo de reconocimiento facial que resultaría sumamente útil a compañías como Facebook.
18 Ene 2019 – 5:58 PM EST

Es muy posible que ya estés familiarizado con el nuevo reto viral #10YearChallenge que desde la semana pasada comenzó a inundar las líneas de tiempo de todas las cuentas de Facebook.

El reto es sencillo: compartir una foto personal antigua (de hace 10 años) y una actual, con el único objetivo de ver qué tan mal o bien te ha tratado la vida en el aspecto físico. Pero más allá de apelar a la vanidad de los usuarios de la red social, la estrategia detrás del reto podría esconder un algoritmo de reconocimiento facial que resultaría sumamente útil a compañías como Facebook e Instagram.

Detrás de esta teoría se encuentra la investigadora en temas tecnológicos Kate O’Neill, quien con un simple tuit generó un acalorado debate que arrojó por igual teorías de conspiración que ataques contra Facebook, pero cuyo objetivo principal era el de generar más conciencia sobre el uso que las personas hacen de sus datos privados.

“Me pregunto cómo toda esta información podría ser utilizada para entrenar algoritmos de reconocimiento facial para ser usados en patrones de envejecimiento y edad”, escribió la investigadora en Twitter.

Al ver la reacción generada, O’Neill publicó un artículo en la revista Wired para explicar más a fondo su teoría. La experta en tecnología asegura que su intención nunca fue exponer al meme como algo peligroso, sino que se trataba del ejemplo perfecto para un escenario en el que el reconocimiento facial, algo que no es ajeno a Facebook, jugara un papel importante.

¿Cómo funciona la tecnología de reconocimiento facial?

El uso más benévolo que se conoce de la tecnología de reconocimiento facial viene directamente de las agencias del orden. Los patrones de envejecimiento que arrojan estos algoritmos han sido utilizados por las autoridades para encontrar menores que han estado perdidos por años.

Por ejemplo, el año pasado la policía de Nueva Delhi, en la India, reveló que logró rastrear a más de 3,000 niños perdidos en solo cuatro días después de poner a prueba su tecnología de reconocimiento facial.

Pero como suele ocurrir con las nuevas tecnologías, su uso puede resultar perjudicial para ciertos sectores de la población. O’Neill usa el ejemplo de cómo estos algoritmos podrían jugar un papel importante en los costos de los seguros y los servicios de salud.

“Si parece (a través de los resultados del algoritmo) que envejeces más rápido que las personas de tu misma edad, tal vez no seas un buen candidato para las aseguradoras. Podría tener que pagar más (en los seguros de salud) o incluso te podrían negar la cobertura”.

El mensaje principal, asegura la investigadora, es que los seres humanos son la fuente de datos más rica para la mayoría de las tecnologías emergentes en el mundo. Por ello, continúa, deberíamos exigir que las empresas manejen nuestra información personal con respecto y esto tiene que comenzar por nosotros mismos.

Si bien de momento nadie ha demostrado que se trate de algún plan perverso, sí existen ejemplos de empresas como Facebook que han usado los datos personales de sus usuarios con fines políticos o económicos. Una muestra de ellos: el caso de Cambridge Analytica, compañía estuvo involucrada en decenas de campañas políticas, la más notable la del entonces candidato republicano Donald Trump.

Las apuestas tecnológicas de CES 2019 que no viste

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:TecnologíaLocal

Más contenido de tu interés