null: nullpx
Muro Fronterizo

Conoce a Tommy Fisher, el contratista que le quiere vender su muro fronterizo a Trump

La compañía Fisher Industries ha construido alrededor de 1,500 pies de lo que dice será una cerca de 4,8 kilómetros (3 millas) de postes de acero de unos 10 metros (35 pies) de altura a lo largo de las orillas del Río Grande. El hombre de 50 años dice que espera vender o arrendar su sección de la cerca al gobierno federal, y convencerlos de que lo contraten para construir más.
15 Ene 2020 – 6:50 PM EST

Desde que Donald Trump llegó a la presidencia de Estados Unidos siempre ha buscado reunir los fondos para levantar "un muro grande" a lo largo de la frontera con México, de 1,954 millas.

Sin embargo, entre otros tantos inconvenientes que ha encontrado para hacerlo, está uno que no parece tan importante pero ha retrasado su proyecto: a diferencia de otros estados fronterizos, la mayor parte de Texas es de propiedad privada.

Los abogados federales han tenido que revisar los registros de propiedad, localizar a los propietarios de tierras, hacer ofertas para comprar los terrenos y, si los propietarios se niegan a vender, presentar demandas para expropiarlas.

Al ver este problema, un ciudadano estadounidense se ha ofrecido para darle una solución mucho más económica y rápida a Trump, Tommy Fisher dice que puede tener el muro en tan solo dos semanas: "Es como si montases a caballo, y de repente dije: 'Sé que todos tienen un caballo y un carruaje, pero yo tengo un Lamborghini, y habrá un camino de concreto, y podemos hacer doscientas millas por hora, no diez'”, dijo Fisher a Texas Monthly. "Si nadie lo ha visto, nadie te cree. Así que es nuestra oportunidad de mostrar realmente a las personas lo que podemos hacer".

De acuerdo con L.A TIMES, la compañía de Fisher ha construido alrededor de 1,500 pies de lo que dice será una cerca de 4,8 kilómetros (3 millas) de postes de acero de unos 10 metros (35 pies) de altura. El costo, estima, será de 42 millones de dólares, mucho más barato que los contratistas del gobierno.


El hombre de 50 años dijo al medio de California que está autofinanciando en su mayoría el proyecto de $42 millones en el Valle del Río Grande. El empresario está apostando a que luego puede voltear el muro, vendiéndolo a la administración Trump a pesar de que no cumple con las especificaciones federales.

"Protegeremos el sur de Texas más rápido de lo que jamás soñaron", dijo al medio, mientras ayudaba a los trabajadores a verter concreto y colocar bolardos de acero de 18 pies a lo largo de las orillas del Río Grande, a unas pocas millas al oeste de la ciudad fronteriza de McAllen.

Sobre la calidad de su muro, Fisher dice que puede soportar grandes inundaciones y erosión. "Nadie puede superar a Dios", dijo. "Pero al final, podemos hacer mucho con la tecnología actual y la capacidad de construcción para detener el meandro del río".

Fisher está instalando sensores de fibra óptica y tierra, así como un camino de concreto para todo clima para la Patrulla Fronteriza: " Hablé con algunos de los agentes de la Patrulla Fronteriza y les pregunté si podían tener algo que desearían", me dijo Fisher. "Dijeron" seguridad fronteriza".

Demandas

En el 2019, los fiscales federales y el Centro Nacional de Mariposas sin fines de lucro demandaron para detener la cerca de Fisher. Argumentaron que el muro estaba demasiado cerca del Río Grande y se corría el riesgo de alterar el flujo del agua y a la larga generar inundaciones en México, una violación con las obligaciones establecidas en tratados internacionales.

Sin embargo, Fisher apeló y, el 9 enero, un juez federal falló a su favor, levantando una orden de restricción temporal y permitió que se reanudara la construcción. Fisher Industries ha presentado documentos al gobierno que argumentan que instalar los postes y desmontar y aplanar los terrenos reducirá las inundaciones, aunque los ambientalistas rechazan dichas afirmaciones.

El juez de la corte federal de distrito Randy Crane dictaminó que el gobierno no había demostrado que el proyecto violaría un tratado internacional con México al agravar las inundaciones. " Es muy especulativo que ocurriría cualquier lesión", dijo al anunciar su decisión desde el banquillo. El juez también se negó a emitir una orden de restricción temporal a solicitud del Centro Nacional de Mariposas, cuya tierra colinda con la propiedad sobre la cual Fisher está construyendo.

Contratos

En diciembre del 2019, el Cuerpo de Ingenieros del Ejército le otorgó a Fisher Sand & Gravel un contrato por $400 millones de dólares para la construcción de la valla divisoria entre Estados Unidos y México. El contrato otorgado por el Departamento de Defensa fue para construir 31 millas de muro en Arizona.

El inspector general del Pentágono anunció el mes pasado que está investigando cómo Fisher aseguró el contrato de $ 400 millones en Arizona. El Washington Post informó en mayo pasado que Trump ha presionado reiteradamente al Cuerpo de Ingenieros del Ejército para que adjudique contratos a Fisher Industries.

Fisher Industries, que ha pagado más de $ 400,000 en multas a la Agencia de Protección Ambiental, así como una multa de $ 1.7 millones al IRS, también ha sido criticada por su afiliación con un grupo de crowdfunding llamado We Build the Wall Inc., que ha publicado en redes sociales que recaudó $ 25 millones para el proyecto y contrató a Fisher Industries como su contratista. Fisher dijo esta semana que la organización sin fines de lucro era solo un "pequeño inversor", aportando solo $ 1.5 millones.

Así se ve la frontera entre EEUU y México en las fotos de dos jóvenes que la caminaron de punta a punta

Loading
Cargando galería


Más contenido de tu interés