null: nullpx
Marihuana Medicinal

Las ‘monjas’ de la marihuana levantan un negocio millonario

Se hacen llamar monjas, aunque detrás de sus apariencias religiosas las tres mujeres que gestionan la empresa californiana "Sisters of the Valley" están convirtiendo el negocio de los bálsamos con cannabis en un éxito millonario que supera su capacidad de producción. Un reportaje de Miguel Gómez para Univision 19 en Sacramento.
14 Jul 2016 – 8:08 PM EDT

SACRAMENTO, California.- Conocidas como las ‘Hermanas del Valle’, tres mujeres que visten hábitos de monja están haciendo una fortuna vendiendo marihuana medicinal que cultivan en un terreno adquirido en febrero en Merced, en la zona agrícola del norte de California.

Tan solo en el mes de junio, las devotas del cannabis facturaron 110,000 dólares y la fundadora del grupo, la ‘hermana’ Kate (Christine Meeusen), confirmó a Univision 19 Sacramento que para el fin de 2016 los ingresos del negocio habrán alcanzado el millón de dólares, aunque todavía no están en disposición de hablar de beneficios.

“Hemos invertido mucho dinero que aún no hemos recuperado”, explicó la líder de esta particular congregación. Tan solo la propiedad en la que viven les costó 250,000 dólares, a lo que tuvieron que sumar gastos en reformas para poner el lugar –que llaman convento- a su gusto.

La empresa Sisters of the Valley cuenta actualmente con una plantilla de 9 empleados, además de las tres ‘feligresas’, que forman parte de la cadena de producción que requieren para atender una demanda creciente que les llega desde lugares tan remotos como Nueva Zelanda. En su página web avisan de que se han visto superadas por los pedidos de sus productos, lo que implica un retraso en las entregas de entre una y dos semanas.

Sus preparados más exitosos son los aceites y las pomadas. Un solo bote de sus bálsamos cuesta hasta 95 dólares y cada día envían por correo alrededor de 20 cajas a sus clientes.


Las 'Hermanas del Valle', unas devotas del cannabis

Loading
Cargando galería


Las ‘monjas’ insisten en que ninguno de sus productos contiene más de un 1% del componente psicoactivo del cannabis o THC, por lo que no trabajan el negocio de venta de drogas aunque sí en la distribución de lo que estiman son remedios curativos extraídos de la marihuana. En California está permitida la venta de marihuana medicinal y en noviembre se votará si se legaliza el consumo recreativo de los derivados de esta planta.

Ni la ‘hermana’ Kate, ni sus compañeras, la ‘hermana’ Darcy Johnson y la ‘novicia’ Sydney, están afiliadas a religión alguna más allá de su creencia en los “regalos de la Madre Naturaleza”, aunque adoptaron los hábitos propios del catolicismo para reivindicar un uniforme que –dicen- está en desuso.

Lo que sí tienen son liturgias, sus propias liturgias. Las practican cada mañana cuando salen a cuidar sus plantaciones de marihuana, un ritual que acompañan con cánticos lo mismo que ocurre a la hora de ponerse a ‘cocinar’ sus productos.



Lea también:


Publicidad