null: nullpx
Arte y Cultura

Proponen que carretera donde está la estatua de Colón en Arecibo lleve el nombre de "El Amolao"

La famosa escultura de un artista ruso será inaugurada finalmente en enero, 18 años después de haber sido comprada por el Gobierno de Puerto Rico.
15 Jun 2016 – 05:42 PM EDT

GUAYNABO, Puerto Rico. – La adquisición de la estatua de Cristóbal Colón es uno de los sucesos más recordados de la incumbencia del exalcalde de Cataño, Edwin Rivera Sierra, popularmente conocido como "El Amolao".

Su empeño de erigir la monumental estatua, creada por el ruso Zurab Tseretelli, generó múltiples controversias desde que la adquirió en el 1998 y aunque trató de hacerle frente a la tormenta, los ambiciosos planes del político estadista que administró la ciudad desde el 1987 al 2003, terminaron naufragando.

Dieciocho años después de haber sido comprada a un costo de $2.8 millones, las piezas de la escultura de de 295 pies de altura y 600 toneladas de peso dio tumbos por varios pueblos de la isla, hasta que terminó en el barrio Islote de Arecibo.

Sin embargo, hay quien atribuye el gesto de traer a Puerto Rico una estatua que duplicará en tamaño a la Estatua de la Libertad, en Nueva York.

Por esto, el líder del Partido Nuevo Progresista (PNP) en Cataño, Félix “Cano” Delgado, propuso este miércoles designar el tramo de carretera en donde yace, casi lista, la estatua del almirante genovés con el nombre de Edwin Rivera Sierra, “El Amola’o”.

“Todos en Puerto Rico sabemos que fue nuestro exalcalde, ‘El Amola’o’, quien trajo la estatua de Colón a la isla. Ver levantado este impresionante monumento era el mayor deseo de nuestro eterno alcalde. Creo que es más que justo que se designe un tramo de la carretera PR-681 con el nombre de Edwin Rivera Sierra”, sostuvo Delgado.

A su juicio “eso sería un tremendo tributo a su contribución para que Arecibo cuente hoy con esta atracción de nivel mundial”, apuntó Delgado en declaraciones escritas.

Según explicó Delgado, en los próximos días suscribirá una carta al alcalde de Arecibo, Carlos Molina, así como a miembros de la delegación del PNP en la Legislatura, para proponer la nueva designación.

“Entendemos que es más que meritoria esta designación. La realidad es que nadie hizo más para que Arecibo tuviese esta atracción que ‘El Amola’o’, quien creyó en este proyecto desde sus inicios. Estamos seguros de que nuestro amigo Carlos Molina estará receptivo a esta iniciativa. Por eso, en los próximos días estaremos reuniéndonos para viabilizar esta acción”, agregó.

Según Delgado, “El Amola’o” adquirió la estatua del almirante Colón en 1998 a un costo de 2.4 millones de dólares y que el exalcalde catañés planificaba utilizar la enorme edificación como punta de lanza para atraer turismo a su pueblo.

LA CARRETERA YA TIENE OTRO NOMBRE

El alcalde Molina explicó a Univisionpr.com que la PR-681 recibió recientemente el nombre de Carretera Mario Maldonado "en honor a un gran comunicador arecibeño que por muchísimos años aportó a nuestro pueblo y a Puerto Rico a través de las ondas radiales".
"Reconocemos la gran visión de el exalcalde de Cataño, Edwin Rivera Sierra de traer a Puerto Rico la estatua de Cristobal Colón. Tenía mucha razón cuando afirmaba que esta estatua sería un gran atractivo para nuestra Isla", expresó en declaraciones escritas.
Por tal motivo, el ejecutivo de la Villa del Capitán Correa le hará un reconocimiento por esa gestión próximamente, detalló.

La obra, bautizada como “Nacimiento de un Nuevo Mundo”, será la pieza principal de un nuevo parque temático conocido como Terravista ParkLand, donde se desarrollarán 110 cuerdas con fines agroturísticos. Los terrenos que ocupa fueron cedidos por el empresario puertorriqueño José González Freire, principal gestor del proyecto.

La estatua, que mide 268 pies de altura y pesa alrededor de 6,500 toneladas, será inaugurará en enero de 2017.

Cuando Tseretelli la esculpió en 1991 para honrar los 200 años del descubrimiento de primer viaje de Colón a América, la ofreció sin éxito a varias ciudades de los Estados Unidos.

Primero, fue adquirida por el municipio de Cataño bajo la incumbencia de “El Amolao”, con la idea de convertirla en un atractivo turístico para la bahía de San Juan. Luego estuvo en Mayagüez con la intención de ser inaugurada para los XXI Juegos Centroamericanos y del Caribe - Mayagüez 2010. Allí estuvieron sus más de 2,700 piezas tiradas, sin planes de levantarla, hasta 2013 cuando el entonces alcalde de Arecibo, Lemuel Soto, puso interés en llevarla a ese pueblo costero, al norte de la Puerto Rico.

González Freire había explicado que con el transcurso del tiempo, la escultura podría echarse a perder pues solo hay cerca de 15 artesanos especializados – quienes crearon la obra- que tienen el conocimiento de cómo montarla. Además, Tseretelli, tiene prisa por verla lista. El escultor, presidente de la Academia Rusa de las Artes, tiene 82 años.

Para el 1998, la obra de arte tasó $13 millones de dólares y para 2006, $22 millones. No se tienen datos de qué valor tiene actualmente.

Más:


Más contenido de tu interés