null: nullpx
Junta de Control Fiscal

Aprueban proyecto que impone junta de control fiscal para Puerto Rico

La junta estará compuesta por siete miembros designados por el presidente de los Estados Unidos de los cuales cuatro serán recomendados por el liderato republicano.
25 May 2016 – 1:41 PM EDT

GUAYNABO, Puerto Rico.- En horas de la tarde del miércoles, el Comité de Recursos Naturales en el Congreso de los Estados Unidos aprobó - con 29 votos a favor y 10 en contra - el proyecto 5278 que establecerá una junta federal de control fiscal para Puerto Rico.

Con algunas enmiendas, el Comité dio pasó a la junta que funcionará por encima del gobierno de la Isla y cuya encomienda principal es el poner orden en los gastos y pagos realizados por el gobierno local para la reestructuración de la deuda pública de la Isla.

El proyecto que propone la Ley para la Supervisión, Administración, y Estabilidad Económica para Puerto Rico (PROMESA) crea un consejo de control financiero y restructurar parte de la deuda de 70 mil millones de dólares del territorio estadounidense y contó con el apoyo de los líderes tanto republicanos y demócratas en la cámara baja, así como del gobierno de Barack Obama.

El presidente del Comité de Recursos Naturales de la Cámara de Representantes, el republicano Rob Bishop, anunció la aprobación del proyecto de la Ley fiscalizadora para la administración y estabilidad económica de Puerto Rico (Promesa, por sus siglas en inglés) que, sin fecha todavía, deberá ser votado ahora en la Cámara baja del Congreso.

Más de 3 horas de debate sobre las enmiendas introducidas llevó al Comité de Recursos Naturales aprobar, con 29 votos a favor y 10 en contra, el texto que establece una junta que deberá, por encima de Ejecutivo y cámaras legislativas de Puerto Rico, tomar las riendas para reestructurar una deuda que el Gobierno local ha dicho que no puede pagar.


Pese a las enmiendas presentadas y discusiones, la junta continuará con el poder de decidir el presupuesto de Puerto Rico, los planes fiscales e incluso puede revisar leyes y pasar por encima de leyes locales, incluyendo los proyectos de emergencia.

La junta estará compuesta por siete miembros designados por el presidente de los Estados Unidos de los cuales cuatro serán recomendados por el liderato republicano.


Ahora la legislación pasará al comité de Reglas, para ordenar la votación en el pleno de la Cámara baja lo que se prevé se de en el mes de junio.

Algunos poseedores de bonos, sindicatos y funcionarios de la isla se han opuesto recalcando que va contra la democracia en Puerto Rico y que puede incluso empeorar la situación local en la isla escogiendo pagar a bonistas en vez de mantener los servicios en el país.

A partir del minuto 3:17 puede ver la sesión



El proyecto es rechazado por gran parte de la clase política puertorriqueña con su gobernador, Alejandro García Padilla, a la cabeza por entender que la junta es una imposición que llega desde Washington que supone un ataque a la autonomía política de la isla, un Estado Libre Asociado a EE.UU.

Por su parte, el presidente de la Cámara de Representantes de EE.UU., Paul Ryan, dijo estar complacido con el paso dado por el hecho de que se alcanzara un consenso que evita que se produzca un rescate financiero.

Ryan felicitó además a Bishop, quien introdujo una enmienda que permitirá que el gobernador de Puerto Rico forme parte de la junta, aunque sin derecho a voto.

El comisionado residente en Washington, quien tiene voz pero no voto, Pedro Pierluisi, aseguró que aunque es vergonzoso que una junta supervise al Gobierno de la isla votó a favor del proyecto por el bien general de la población.


El candidato a la gobernación y presidente del gobernante Partido Popular Democrático (PPD), David Bernier, tras conocerse la decisión, hizo pública una carta en la que pide a la Cámara de Representantes federal que no apruebe el proyecto HR 5278 y que se adopten medidas alternativas.

"El propuesto proyecto HR 5278, según redactado, atenta contra la misma democracia cimentada y defendida tanto por la Constitución de Estados Unidos como la de Puerto Rico", apunta la misiva de Bernier.

Aseguró que lo que Puerto Rico necesita es que el Congreso en Washington promueva medidas que permitan una reestructuración de la deuda con la que el Gobierno pueda estabilizar la crisis financiera para poder cumplir con los acreedores y sus obligaciones económicas.

Historias relacionadas:


Más contenido de tu interés