null: nullpx
Abuso Infantil

“Lo dejaron morir de hambre, cubierto de heces”: acusan a pareja de Pensilvania de matar a su hijo de 12 años

Scott Schollenberger Jr, un residente de Pensilvania, y su prometida, Kimberly Maurer, están presos, sin derecho a fianza, y enfrentan cargos de homicidio criminal y poner en riesgo a un menor, luego de que las autoridades hallaron muerto al hijo biológico del hombre en un cuarto oscuro donde lo mantenían encerrado “24 horas al día, siete días a la semana”.
15 Sep 2020 – 01:20 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

Una pareja de Annville Township, una población en la zona central de Pensilvania, está tras las rejas, sin derecho a fianza, acusada de matar a su niño de 12 años. Las autoridades encontraron muerto al menor en un cuarto oscuro de su vivienda, desnudo, con señales de tortura y cubierto en sus propias heces.

Los investigadores creen que la pareja dejó morir de hambre al chico, identificado como Maxwell “Max” Schollenberger, a quien además golpeaban y sometían a otros abusos, mientras lo mantenían encerrado.

Max es el hijo biológico de Scott Schollenberger y su madrastra es Kimberly Maurer. Ambos enfrentan cargos de homicidio criminal y de poner en riesgo a un menor, entre otros.

El niño, Maxwell Schollenberger, nunca recibió atención médica, no estaba inscrito en la escuela y rara vez lo veían incluso sus hermanos, que vivían en la misma casa en Annville, los detectives del condado de Lebanon, Todd Hirsch y David Shaffer, reclaman en los cargos presentados contra el padre de la víctima, Scott Schollenberger Jr. y la prometida de Schollenberger, Kimberly Maurer.

A los hermanos del menor se les dijo que “ lo ignoraran y no hablaran con él", dijo la fiscal del condado de Lebanon, Pier Hess Graf, el lunes por la mañana.

Eso fue solo parte de la tortura que Maxwell sufrió a manos de la pareja, que está acusada de homicidio, confirmó Graf.

Este pequeño niño de 12 años nunca conoció el amor incondicional de una familia”, dijo Graf durante una conferencia de prensa sobre los cargos de homicidio presentados contra Scott Schollenberger de 42 años y Maurer de 35.

Max Schollenberger existió”, dijo. “ No llamaré a esto vivir. Existía en un estado de sufrimiento perpetuo", agregó.

Ese sufrimiento duró años en la casa de la familia en Annville en South White Oak Street, dijo. Graf relató que mantuvieron al niño en su habitación oscura y desnudo con la puerta cerrada desde afuera. Las persianas de las ventanas estaban cerradas con cinta adhesiva. Las contraventanas de una ventana junto a su cama estaban cerradas con clavos, dijo la fiscal, según publicó PennLive.

Una escena compleja y desgarradora


El 26 de mayo de 2020, aproximadamente a las 12:05 p.m., los oficiales del Departamento de Policía de Annville Township (ATPD) respondieron a 30 South White Oak Street, Annville Township, Lebanon County, Pensilvania, 17003, por un informe de un niño de 12 años fallecido. Se trataba de Maxwell “Max” Schollenberger. Los oficiales de policía que respondieron a la escena solicitaron inmediatamente ayuda con la investigación a la Oficina de Detectives del Condado de Lebanon debido a las horribles condiciones que descubrieron dentro de la residencia.

Los detectives del condado de Lebanon respondieron a la escena. La policía descubrió el cuerpo de Max Schollenberger en un dormitorio del segundo piso. Los detectives observaron a la víctima infantil; estaba completamente desnudo y tendido sobre la cama. El cuerpo de la víctima parecía desnutrido. Tanto la cama como el cuerpo de Max Schollenberger estaban completamente cubiertos de materia fecal. Aparecieron marcas de garras en las sábanas de la víctima infantil; dichas marcas dejaron hendiduras en las heces manchadas. La policía retiró la ropa de cama y ubicó montones de materia fecal mohosa debajo del marco.

De acuerdo con el relato del fiscal, no había una sola luz eléctrica, ni un juguete ni muebles en el dormitorio del segundo piso, aparte de la cama cubierta de heces en la que se encontró el cuerpo del niño el 26 de mayo . El niño nunca recibió atención médica y nunca fue a la escuela, dijo la fiscal. Dijo que llamaron a la policía después de que Maurer le contó a un vecino sobre la muerte del niño.

"En el momento de su muerte, estaba en esa habitación las 24 horas del día, los siete días de la semana", indicó Graf.

Espeluznante relato de los hermanos


Scott Schollenberger y Maurer tienen otros tres niños pequeños juntos, dijo Graf. “Esos niños fueron al médico y esos niños fueron a la escuela. Ninguno de ellos sufrió abusos o desnutrición”, argumentó. Maurer había sido la cuidadora del niño desde que tenía 2 años, dijeron las autoridades, y agregaron que Schollenberger y Maurer negaron que el niño tuviera algún trastorno mental o físico, según informó Erie News Now. Maurer dijo a los investigadores que ella era la cuidadora del niño porque Schollenberger "expresó una frustración extrema" hacia el niño y temía lastimarlo, dijeron las autoridades.

"Todas las demás habitaciones (de la casa) eran normales", dijo Graf. "Había una gran cantidad de comida ... y esa comida fue para todas las demás personas de la casa, excepto Max Schollenberger”.

Los detectives sometieron una investigación exhaustiva de la vida del niño y su muerte. Los hermanos, hijos en común de los acusados, vivían en el mismo hogar que la víctima. Estos niños estaban sanos, bien adaptados y cuidados. Al ser entrevistados, los otros niños de la casa describieron el hedor que emanaba del dormitorio de Max Schollenberger y cómo los acusados se negaron a dejar salir a la víctima de su habitación. Un niño recordaba específicamente que los acusados entraban en la habitación de la víctima y Max Schollenberger gritaba y lloraba. El niño también recordó que los acusados discutieron los hematomas en el cuerpo de la víctima.

La investigación reveló que Max Schollenberger recibió un trato totalmente opuesto. Nunca fue registrado ni asistió a la escuela. No recibió atención médica desde los dos años. Los otros niños en el hogar, conocidos de la familia y otros familiares que recuerdan informaron que no habían observado al niño en bastante tiempo. Algunas personas relacionadas con la familia desconocían por completo la existencia del menor.

Patrón de abuso prolongado y escondido


Graf dijo que aparentemente Max solo recibió sobras de la mesa, cuando se le dio de comer. Cuando murió, estaba en un estado tal que ya no podía digerir la comida. Tal deterioro - el niño estaba demasiado débil para caminar o estar de pie y pesaba sólo 47 ½ libras, aproximadamente la mitad que un niño normal de 12 años - habría tomado bastante tiempo, dijo.

Los investigadores han atribuido su muerte a la desnutrición y al traumatismo craneal. Las autoridades nunca sospecharon y no fueron alertados de ningún crimen o abuso infantil que se estuviera cometiendo en la casa de Annville, dijo Graf. Añadió que nadie del exterior podía ver a través de las ventanas el dormitorio donde estaba encarcelado Max. “No habría habido nada que desencadenara una investigación (de Servicios) para Niños y Jóvenes”, dijo el fiscal del distrito.

Los otros niños están ahora bajo el cuidado de la agencia de Niños y Jóvenes del condado, dijo.

Hallazgos de la autopsia


El 1 de junio de 2020, el patológo forense Michael W. Johnson realizó una autopsia en el cuerpo del niño en el Lehigh Valley Hospital. El doctor Johnson informó lo siguiente en su informe de autopsia forense: múltiples hallazgos compatibles con el hambre y la desnutrición y múltiples traumas por fuerza contundente en la cabeza, la cara y el cuerpo del niño.

El médico señaló específicamente que el niño pesaba solo 47.5 libras al momento de su muerte y tenía una altura de solo 50 pulgadas. No estaba ni cerca del tamaño, peso o estatura apropiados para un niño de su edad. Las cuatro extremidades del niño mostraban una grave falta de masa muscular; sus propios huesos mostraban un estado debilitado. En su conclusión, el doctor Johnson opinó que el niño murió como resultado de un traumatismo craneoencefálico por fuerza contundente que complicaba la inanición / desnutrición. Declaró que la muerte del niño fue un homicidio.

Sin derecho a fianza


Maurer y Scott Schollenberger se encuentran en la prisión del condado sin derecho a fianza. Graf dijo que Scott Schollenberger fue arrestado en Filadelfia sin incidentes. Dijo que no se buscará la pena de muerte contra la pareja porque no está permitida legalmente según los hechos del caso.

La investigación sobre la muerte de Max tomó meses antes de que se hicieran los arrestos porque quería que fuera "lo más completa y cerrada posible", dijo Graf.

Cuando fue arrestado en el caso de homicidio, Scott Scholleberger estaba en libertad bajo fianza de otro caso criminal, dijo el fiscal. Los registros judiciales muestran que estaba esperando juicio en el Tribunal del Condado de Lebanon por un cargo de agresión simple que la policía de Annville presentó el 9 de julio. El juicio en ese caso está programado para noviembre.


Recordamos a Gabriel Fernández, el niño que murió torturado por quienes debían cuidarlo

Loading
Cargando galería
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés