null: nullpx
Abuso Policíaco

Sin justificación la muerte de hombres negros y de policías blancos

Al conmemorar el segundo año de la muerte de Eric Garner, el alcalde Bill de Blasio y residentes de Staten Island abogan por la paz, porque “tanto manifestantes como policías deben estar protegidos”.
17 Jul 2016 – 4:07 PM EDT

STATEN ISLAND, Nueva York.- En la conmemoración de la muerte de Eric Garner en manos de oficiales del NYPD, ocurrida el 17 de julio de 2014, el alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, calificó de intolerable la violencia en la que vivimos desde hace unas semanas y condenó los asesinatos de policías, este domingo en Baton Rouge, Luisiana y el jueves 7 de julio en Dallas, Texas.

En un discurso en la First Central Baptist Church, en el vecindario de Stapleton, el mandatario comentó que los últimos acontecimientos “están en contra de los valores que definen a los Estados Unidos” y que “tanto manifestantes como policías deben estar protegidos en las protestas”.

"Tenemos que superar una historia del racismo estructurado para seguir adelante", exhortó De Blasio.

El alcalde llegó al mediodía del domingo acompañado de su esposa Chirlane McCray y de la defensora del pueblo, Letitia James a la iglesia del reverendo Demetrius Carolina, quien fue nombrado en 2014 por De Blasio para dirigir la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad. El pastor también es miembro del Consejo Asesor de la Ciudad de Nueva York para las Iniciativas para los Hombres Jóvenes.

“Hoy tenemos que alentar la comunicación y la buena relación entre nuestra policía y los jóvenes de color”, dijo el funcionario ante un centenar de feligreses, la mayoría afroestadounidenses.

La semana pasada, el alcalde incomodó al NYPD cuando comentó en un programa radiofónico que incluso su hijo, a quien definió como un “adolescente ejemplar que nunca se mete en problemas”, tiene miedo de ser víctima de la violencia policial.

De Blasio atenuó sus comentarios el domingo y destacó la labor de la uniformada en la reducción de crímenes violentos y homicidios en los últimos años, en comparación con las décadas de 1980 y 1990. El alcalde dijo que “el dolor está vivo” en referencia a la muerte de Eric Garner en 2014; sin embargo, “hoy nuestra policía es distinta”.

“Hemos tenido un gran progreso en la protección de los derechos civiles y humanos”, afirmó. "La policía de Nueva York está haciendo un trabajo ejemplar, pero las tácticas estaban dividiendo a la policía y a la comunidad", dijo.

El alcalde aseguró que el cambio de estrategias de la uniformada ayudó a mejorar la relación con los neoyorquinos.

El agente responsable de la muerte de Garner, Daniel Pantaleo, no fue procesado por el jurado investigador que revisó el caso, pero el Departamento de Justicia aún determina si se presentarán o no cargos federales contra el oficial por violación de derechos civiles.

“No fueron una o dos o tres veces. Fueron 11 veces las que que Eric Garner pidió ayuda, fueron 11 veces las que dijo que no podía respirar”, dijo Letitia James. “Queremos justicia".

Algunos miembros de la iglesia dijeron que no hay justificación para las muertes de hombres negros y policías blancos.

“Nos importan las vidas de los negros y nos importan la vida de los oficiales. La justicia debe venir de nuestras instituciones y de los tribunales”, dijo Henrietta Collins, una residente del área. “No queremos la violencia, no es una solución”.

Lee también:


Más contenido de tu interés