null: nullpx
Homenajes y Reconocimientos

Óscar López Rivera marca el Desfile Puertorriqueño de Nueva York tras la polémica por su presencia

Un reconocimiento al independentista Óscar López Rivera condujo al retiro de auspiciadores y participantes del tradicional Desfile Puertorriqueño que finalmente se llevó a cabo este domingo, el mismo día que en la Isla se efectuaba un plebiscito de estatus.
11 Jun 2017 – 3:53 PM EDT

En fotos: Así recorrió Óscar López Rivera la Quinta Avenida en el Desfile Puertorriqueño

Loading
Cargando galería

MANHATTAN, Nueva York. - Este no era un Desfile Puertorriqueño cualquiera. Este domingo se cumplieron 60 años del evento que refleja el flujo de puertorriqueños que han emigrado o han nacido en Nueva York y que pese a los años o a la distancia, llaman a Puerto Rico su casa o el lugar de su herencia.

Pero la polarización se instaló en los preparativos de este año luego de que la junta de directores del desfile quisiera reconocer al independentista Óscar López Rivera como "Prócer de la Libertad". Varios patrocinadores encabezados por Goya retiraron su auspicio, otros canalizaron sus fondos al programa de becas del evento y algunos decidieron no marchar por oponerse a ese tributo.

A pesar de eso, decenas de puertorriqueños acudieron al desfile y desde temprano el entusiasmo era contagioso entre quienes se preparaban para participar en este domingo, cuando el calor de Puerto Rico pareció instalarse en Manhattan con temperaturas de 90 grados.

José Madero Cruz es un agricultor del pueblo de San Germán que participaba por primera vez del desfile con una delegación del pueblo de Hormigueros. De sus 64 años, lleva 22 años dedicado al cultivo de la tierra. "Estoy aquí para que no se caiga nuestra agricultura, porque estamos atrás", nos dijo.

Otros hicieron parte del desfile aunque no fueran puertorriqueños. Una de ellas era Sara París, una enfermera dominicana que llevaba una falda vaporosa y un turbante a la usanza de la bandera puertorriqueña.

“Vengo en solidaridad con los puertorriqueños, porque la Junta (de Control Fiscal) y (la ley) PROMESA en Puerto Rico están haciendo cosas malas para el pueblo. Les cerraron clínicas y escuelas, así que estamos peleando por eso, en contra de la Junta”, dijo París.

El desfile se llevaba a cabo el mismo día que en la Isla se efectuaba un plebiscito de estatus, una consulta que llamaba a que los electores escogieran entre la estadidad, el estatus territorial actual (la libre asociación) y la independencia de Estados Unidos. Como en tantas cosas de Puerto Rico, la cultura y la política se volvieron a cruzar.

La coincidencia de esos dos eventos es "irónica", a entender de la congresista Nydia Velázquez, con quien conversamos al inicio del evento que se extiende a través de Quinta Avenida desde la calle 44 hasta la 79.

"Ha sido un año difícil pero tanto la diáspora como los puertorriqueños en la isla continuaremos ejerciendo presión para que Puerto Rico pueda salir de esa crisis fiscal", señaló Velázquez.

La política no solo permeaba la conversación del desfile sino la mera presencia de López Rivera, quien aunque no recibiría el reconocimiento que la junta originalmente vislumbró, participó del mismo provocando reacciones divididas.

"Se siente, se siente, Óscar está presente", coreaba un sector del público concentrado por la calle 60 y pico.

López Rivera respondía a saludos del público con sonrisas, saludos y agitando vehemente una bandera tradicional de Puerto Rico y otra negra. A su lado estuvo la presidenta del Consejo Municipal de la ciudad de Nueva York, la puertorriqueña Melissa Mark-Viverito.



Sonaba de pronto Qué bonita bandera cuando algunos abuchearon a quien quedó en libertad el pasado 17 de mayo tras más de 35 años en la cárcel por el delito de conspiración sediciosa contra el gobierno de Estados Unidos y otros cargos como miembro del grupo Fuerzas Armadas de Liberación Nacional Puertorriqueña (FALN). Nunca se le probó que hubiera cometido algún delito de sangre aunque se le ha tildado de terrorista.

“Este hombre que salió de la cárcel no debe estar aquí”, comentó Belinda Rodríguez, de Nueva Jersey, cuya madre es de Ponce mientras su padre es de Caguas.

“Mi familia es de Puerto Rico. Yo nací en Nueva York en El Bronx y para mí es un orgullo estar aquí”, dijo Rodríguez.

Entre orgullo, historias familiares y decenas de banderas que se llevaban en la mano o en la ropa, otro Desfile Puertorriqueño concentró sentimientos patrios con salsa y plena, pero esta vez con la polarización en torno a López Rivera como parte de su banda sonora.

Ve también:


En fotos: ¿Por qué marcharon en este Desfile Puertorriqueño en Nueva York?

Loading
Cargando galería



Más contenido de tu interés