Manhattan

Liberty Park ofrece más que un respiro en la agitada Zona Cero de NYC

El parque, cuya construcción costó 50 millones de dólares, forma parte de la remodelación de la zona, destruida por terroristas del 11 de septiembre de 2001.
30 Jun 2016 – 1:35 PM EDT

TEANECK, Nueva Jersey. – La forma en que la naturaleza se impone en el Liberty Park, el nuevo parque de la Ciudad de Nueva York proclama vida y esperanza desde la Zona Cero, en el bajo Manhattan, devastada en los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001.

Tras más de 10 años en construcción, desde esta semana, Liberty Park ofrece un oasis a quienes residen, trabajan o visitan el área en la cual antes se encontraba el World Trade Center. Elevado a 23 pies del suelo (7 metros), el parque ofrece una vista única al Museo-Memorial del 11-S y al One World Trade Center, el edificio más alto de los Estados Unidos y primero en ser desarrollado en la zona.

Anclado en el corazón financiero de Manhattan, Liberty Park presume un jardín vertical, bautizado como el “Living Wall”, cuya belleza está a cargo de 826 tipos de plantas diferentes.

Abierto desde las 6:00 de la mañana hasta las 11:00 de la noche, el pedazo de paraíso en la convulsa zona cuenta además con un árbol, hijo del mismo que Ana Frank describió en su diario que observaba desde la cual estuvo escondida de los Nazis, en Amsterdam.

El parque, cuyo costo ascendió a 50 millones de dólares, ofrece al visitante veredas y múltiples bancos de madera para descansar y meditar. Para que esté listo en su totalidad, aún falta que se culmine la construcción del Santuario Nacional San Nicolás, a cargo del arquitecto español Santiago Calatrava -el mismo que diseñó la nueva estación del tren de World Trade Center- lo que se anticipa ocurra en el 2019.

RELACIONADOS:ManhattanRelaxArquitecturaNaturalezaMuseos

Más contenido de tu interés