Crisis en Venezuela

En suspenso la decisión de la OEA sobre la aplicación a Venezuela de la Carta Democrática

Tras escuchar el mensaje de Luis Almagro con los motivos para respaldar la acción, los delegados de 34 países que integran el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos debatieron el impacto de la medida.
23 Jun 2016 – 2:10 PM EDT

Con Venezuela ausente del salón Simón Bolívar, los delegados de los 34 países que integran el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) debatieron el jueves las implicaciones que prevén tendrá la aplicación de la Carta Democrática al gobierno de Nicolás Maduro.

Sin embargo, poco antes de las 2:00 de la tarde, hora del Este, concluyó la sesión sin que emitieran un voto decisivo y sin que se informara públicamente cuándo se retoma la discusión.

El debate dio inicio tras el fallido intento de la canciller venezolana Delcy Rodríguez, de cancelar la sesión. A primera hora alegó que discutir el tema significaría “un golpe de Estado” de este organismo al gobierno del presidente Maduro. “¿A dónde hemos llegado? ¿Qué precedentes estamos sentando?”, preguntó a los miembros del Consejo Permanente, que le respondieron a través del voto que desestimaban su pedido; 20 a favor, 12 en contra y dos abstenciones.

El revés llevó a Rodríguez a abandonar el salón, en la sede de la OEA en Washington D.C., tras la cual tomó la palabra el secretario general, Luis Almagro. “El objetivo no es castigar, ni sancionar a Venezuela”, dijo con firmeza, buscando que no se desvirtuara con conjeturas el esfuerzo de la organización. “Estamos aquí para apoyar a un Estado miembro y ayudarlo a volver al camino de la democracia”, reiteró.

Los seis retos

Durante la presentación de su informe de 131 páginas, Almagro invitó a los países miembros del Consejo Permanente de la OEA a “mantenerse del lado correcto de la historia” defendiendo a “un pueblo que necesita voz. Sólo volviendo a un ejercicio legítimo y responsable del poder, Venezuela podrá volver a la senda de la paz y la prosperidad”.

Urgió a que se adopten medidas para abordar la crisis humanitaria que -afirma- sufre el pueblo venezolano, la cual describió como “inédita” e “innecesaria”.

En concreto, solicitó a las delegaciones de países miembros, votar a favor de la aplicación de la Carta Democrática a Venezuela para conseguir:

  • Que antes de que termine el 2016, se realice el referendo revocatorio, previsto en la Constitución.
  • La liberación inmediata de todos los presos políticos.
  • El cese de las acciones del poder Ejecutivo para desestimar a la Asamblea Nacional.
  • La implementación y aplicación de todas las leyes aprobadas por la Asamblea Nacional.
  • El establecimiento de un organismo independiente contra la corrupción, que contemple la integración de expertos internacionales.
  • El nombramiento de un tribunal de Supremo de Justicia, a través de un proceso transparente en el cual sean partícipes los poderes Ejecutivo y Legislativo.

La votación del pleno podría resultar en el envío de una misión diplomática, en caso de recibir 18 votos o más. No se anticipa que los cancilleres decidan excluir a Venezuela de la OEA, lo cual requeriría el apoyo de 24 países o más.

Vea también:

Más contenido de tu interés