null: nullpx
Univision 41 Investiga

El fin de la fianza... ¿cuáles son las implicaciones de eliminar este sistema en Nueva York?

En Nueva York, una persona que es acusada de un crimen puede tener la opción de pagar una fianza por su libertad. Sin embargo, no todo el mundo tiene el dinero para pagar el monto requerido para salir. Una nueva ley a implementarse en el 2020 permitirá que las personas acusadas de la mayoría de los delitos menores y crímenes sin violencia no sean obligadas a pagar dicha fianza.
6 Abr 2019 – 10:36 PM EDT

La legislatura del estado de Nueva York aprobó en la noche del domingo 31 de marzo una ley que reformará el uso de la fianza. A partir del 1 de enero de 2020, las personas acusadas de la mayoría de los delitos menores y crímenes sin violencia no serán obligadas a pagar por su libertad de la cárcel. En cambio, serán liberados automáticamente después del arresto mientras esperan el juicio.

Bajo las reglas actuales en el estado de Nueva York, una persona que es acusada de un crimen puede tener la opción de pagar una fianza por su libertad. En teoría, el sistema de libertad bajo fianza garantiza que una persona regresará para ser juzgada, porque el dinero se le devuelve a la persona cuando termina el juicio. Los agentes de fianzas son compañías privadas que pueden prestar el dinero por una cuota. Pero una persona que no puede pagar la fianza -o la cuota de un negocio privado de fianzas-, puede pasar semanas o meses en la cárcel.

Sin embargo, los abogados de la defensa pública dicen que la nueva ley debería entrar en vigor inmediatamente. Las familias pobres sufren con este sistema.

Un ejemplo es una familia peruana de Long Island que fue separada en el 2008 porque no tenía el dinero para pagar la fianza de uno de sus miembros cuando fue arrestado.

Sandra Rivas era una madre soltera con dos hijos adolescentes que vivían en Glen Cove, Nueva York. Tenía tres trabajos, uno de ellos como repartidora de periódicos. Se quedó más tiempo de lo permitido por su visa y vivió como inmigrante indocumentada. Le dice a Univision 41 Investiga que obtuvo una licencia de conducir legal en el año 2000, pero que no pudo renovarla después de que los ataques terroristas del 11 de septiembre hicieron que el gobierno de Estados Unidos aumentara la dificultad para obtener credenciales oficiales. Luego le pusieron algunas multas de tráfico, pero faltó a una cita en la corte porque no podía dejar de ir al trabajo como niñera de una pareja estadounidense en Long Island.

La policía del condado de Nassau en Bethpage, Nueva York, detuvo a Rivas mientras conducía hacia el trabajo a las 3:25 de la mañana del 12 de junio de 2008. El oficial la arrestó por conducir sin licencia, y el juez local fijó la fianza en 1.000 dólares.

Su hijo de 17 años, Ángel Reyes, no tenía el dinero para pagarla en efectivo inmediatamente. Para cuando recaudó suficiente dinero, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos ya había sido notificado, y ella tuvo que pasar dos semanas en la cárcel del condado. En su 45 cumpleaños, fue transferida al ICE y pasó los siguientes seis meses en prisiones federales. Finalmente, fue deportada a Perú.

En una llamada telefónica desde Perú, Rivas dijo a Univision 41 Investiga: "Yo prácticamente huí de mi país. Y yo le dije eso al juez. Pero el juez no me hizo caso."

Explica que le hicieron sufrir más de lo esperado, simplemente porque no tenía suficiente dinero para pagar por su libertad. Incluso mantuvo en secreto el hecho de que tenía hijos, porque temía que los agentes federales de inmigración también los persiguieran. "Yo trataba de no mencionar mucho que tenía hijos, porque tenía el temor de que fueran por ellos. Así que yo hice silencio", manifiesta.

"Verdaderamente nosotros vivimos en un sistema que calcula tu nivel de libertad basado en el dinero que tú tienes en tu cuenta de banco. Y no debería ser así, porque...¿cuántas personas inocentes no tienen el dinero para pagar $500 o $1000, y por eso pasan meses en la cárcel?", comenta Angel Reyes a Univision 41 Investiga. "Qué más quisiera yo que mi mamá estuviera aquí para cargar a mi hija, pues. Pero esa es la sociedad en la que vivimos, y esa es la sociedad por la que tenemos que luchar".

Esta es la razón por la que políticos como el Senador del estado de Nueva York, Gustavo Rivera, votaron por la reforma de la fianza el domingo.

"Desafortunadamente, el sistema que tenemos ahora criminaliza la pobreza. Y eso es, al fin, lo que queremos cambiar" -indica el
senador-."Harvey Weinstein ha sido acusado de repetidamente violar a diferentes mujeres, pero él entro, vio al juez por 15 minutos y se fue para su casa. Si uno tiene dinero, llega a su casa al fin del día. Y eso no es justo".

Así es como el asambleísta del estado de Nueva York, Félix Ortiz, quien también votó a favor de la reforma de la fianza, describe el sistema actual: "Discriminatorio, racista, y a la misma vez desafortunadamente un sistema que no le da oportunidades aquellos que son acusados por tonterías."

La situación financiera es tan difícil que se han creado grupos de caridad que ayudan a pobres salir de las cárceles.

Univision 41 Investiga se pasó un día con la organización The Bronx Freedom Fund, observando cómo ellos reciben solicitudes de ayuda. Seguimos a Elena Weissman mientras ella caminaba a una cárcel cercana para pagar la fianza de un preso. La organización pagó los $1,000, sin cobrarle nada. Tres horas después, él fue liberado de la cárcel flotante de El Bronx.

"El #BailReformNY aprobado en el presupuesto estatal es un primer paso importante que restaurará la presunción para miles de neoyorquinos. Pero la injusta detención preventiva continúa. La gente seguirá estando sujeta a fianza en efectivo simplemente b/c de cargo. El trabajo continúa. #EndPretrial", publicó la organización en Twitter.

"No debería existir una organización sin fines de lucro que pague la fianza de la gente" -subraya Weissman-, pero en el sistema que tenemos, realmente hay dos sistemas de justicia. Uno para las personas que pueden permitirse pagar su fianza y luchar por su caso desde una posición de libertad, y otro para las personas que no pueden hacerlo. Y ahí es donde entran nuestros clientes. En la ciudad de Nueva York, el 89% de las personas no pueden pagar la fianza que se les ha impuesto”.

No obstrante, eliminar la fianza para la gran mayoría de los casos preocupa a los agentes de fianza, que esperan que narcotraficantes capturados por la policía sean liberados y escapen la justicia.

"Entonces, ¿qué? ¿Él automáticamente queda libre? ¿Y está en el próximo avión a Marsellés?", pregunta Eduardo Guilarte, el dueño del negocio BailNYC.

Eduardo Guilarte es un agente de fianza que dice que el sistema actual le da una responsabilidad importante, monitoreando a los acusados mientras esperan el juicio. Es un trabajo que el gobierno no hará con tanto cuidado, dice.

“Yo soy responsable de que el acusado se presente al tribunal… porque si no, yo tengo que pagar esa fianza a la corte, los $100,000, los $50,000, los $60, lo que sea" -dice Guilarte-. Con el nuevo sistema, “no va a ver nadie que le importe".

Pero todos quienes conocen este sistema: fiscales, activistas y hasta los empresarios que se benefician de la fianza, admiten que algo tiene que cambiar, especialmente si el estado está dispuesto a reducir la población encarcelada.


Te pudiera interesar:


La caída de Weinstein: así se entregó a la policía y fue acusado de violación y agresión sexual (fotos)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés