null: nullpx
Alquiler

El Concejo de Nueva York evalúa medidas para atajar a los caseros que acosan a sus inquilinos

Decenas de inquilinos de la ciudad de Nueva York y organizaciones que defienden sus derechos a través de los condados se movilizaron para expresar su miedo y denunciar el acoso de caseros que les quieren aumentar la renta o que, como cuentan, persiguen sacarlos de sus viviendas.
31 Oct 2016 – 05:59 PM EDT
Comparte

MANHATTAN, Nueva York. - La casa suele dar sosiego, pero para inquilinos que lidian con caseros que les quieren subir el pago de su alquiler o que intentan sacarlos de sus apartamentos, ese espacio privado puede convertirse en peligro, inestabilidad y molestia.

Este lunes esa incomodidad se puso de manifiesto a través de distintos residentes que han experimentado hostigamiento de sus caseros y grupos que defienden la preservación de vivienda asequible y en una audiencia del Comité de Vivienda y Edificios del Concejo Municipal de la ciudad de Nueva York que evaluó tres medidas de vivienda que buscan atender problemáticas como la de la dominicana Rosa García.

García ha vivido 42 años en Brooklyn pero desde hace un tiempo, cuenta que " en el área de Los Sures, tienen atemorizadas a personas mayores con que las van a sacar de sus apartamentos y no les dan servicio".

"Tenemos organizaciones que nos están ayudando porque nos quieren sacar. Tengo 30 años viviendo en ese edificio (ubicado en el South Side de Williamsburg) y todas las personas que están en el edificio están en lo mismo", explica García frente a la alcaldía de la ciudad de Nueva York.

Los proyectos de ley que se discutieron durante horas buscan atajar el acoso de caseros y de compañías de renta hacia los inquilinos por medio de listas de vigilancia y el aumento de penalidades a los caseros en vías de prevenir prácticas de "predatory equity", un término que hace referencia a inquilinos que se quejan de caseros que los acosan, condiciones pobres de vivienda por mantenimiento atrasado del edificio, cuotas ilegales, la pérdida de alquiler estabilizado y una 'relación deuda-ingreso' alta que puede acabar en ejecución hipotecaria, entre otras manifestaciones.

Por un lado, Intro 1210-2016 requiere que el Departamento de Conservación y Desarrollo de Vivienda (HPD, por sus siglas en inglés) cree, mantenga y publique en su página web una lista de vigilancia de propietarios de vivienda que han incurrido en prácticas de "predatory equity".

Intro 1211-2016, de otra parte, establece una presunción refutable respecto al acoso de caseros en múltiples edificios residenciales que tengan una proporción del servicio de la deuda de menos de 1.05 y actos de hostigamiento u omisiones del dueño causadas, o con la intención, de que los inquilinos abandonen la vivienda.

La otra medida bajo consideración del comité es Intro 930-2015 expandiría el programa de 'Transferencia a un Tercero', que le permite a la ciudad tomar posesión y vender de edificios residenciales a terceros calificados, para incluir edificios cuyos dueños han acumulado muchas violaciones del Código de Construcción de la ciudad.

Travis Lamprecht, de la oficina del concejal Vincent J. Gentile, explicó que estos proyectos de ley están sujetos a enmiendas o a que permanezcan igual. Luego, en una fecha a determinarse, estas medidas regresan al Comité de Vivienda y Edificios del Concejo Municipal para que pasen a votación.


Este lunes, entretanto, concejales con interés en estas medidas como Ritchie Torres lanzaron diversas preguntas a deponentes de la audiencia como Vito Mustaciuolo, comisionado diputado de la Oficina de Orden Público y Servicios al Vecindario del HPD.

"El fenómeno de 'predatory equity' se ha estado viendo en los últimos 10 años tras la crisis financiera y por lo que veo, en esos 10 años HPD no ha desarrollado una estrategia, un estándar para identificar 'predatory equity'. Me puede responder con un simple 'no', dada la limitación de tiempo", le cuestionó Torres a Mustaciuolo.

"No tenemos una definición categorizada", respondió Mustaciuolo aludiendo a los retos que enfrenta la agencia en estos términos como reunir data de miles de edificios para documentar la extensión del 'predatory equity'.

"Sabiendo las condiciones financieras de una propiedad, hay modo de saber, de predecir qué vivienda asequible está en peligro o qué inquilinos están en peligro de mantenimiento atrasado, de acoso, de desplazamiento. ¿Cómo eso no es un valor suficiente para que HPD añada data para determinar 'predatory equity'?", señaló Torres.

Pero mientras estos proyectos se evalúan y evolucionan, los inquilinos deben regresar a casa enfrentar una serie de situaciones de vivienda que inevitablemente les preocupan.


"Siento que no tenemos voz en nada"

"Estoy aquí peleando por mi renta porque el landlord nos quiere sacar porque ahora mismo nosotros no pagamos tanto y hay apartamentos que pagan 3,000 dólares o 2,500 dólares y ellos nos quieren sacar de todas maneras. Antes se pasaban llamándonos, que querían hablar con nosotros, pero ya no. Bárbara, la muchacha que nos ayuda le mandó una carta de que eso es acoso y ya paró", dice la puertorriqueña Daisy Fuentes quien lleva 43 de sus 70 años en Brooklyn.

El cartel que lleva Fuentes -apoyada como Rosa García por la organización Los Sures- en sus manos es un eco de su sentir: "¡La construcción como (forma de) hostigamiento da miedo!".

Madeline Méndez, residente del East Harlem, expresa pesar por cómo su vecindario está siendo gentrificado y porque nota que el hostigamiento en su edificio está empezando.

"Quisiera una ley que detenga el hostigamiento de estos landlords a sus tenants. La mayoría de ellos son minorías, o de low income, y siento que no tenemos voz en nada. Me desanima que muchos somos minorías que nos están empujando", detalla quien cuenta con el apoyo de la organización CASA.

Méndez explica que su tristeza se extiende a miembros de la comunidad que indocumentados o no, " sienten que no tienen derechos y por eso no hablan, porque tienen miedo".


Vea también:


RELACIONADOS:AlquilerManhattanBronxQueensBrooklyn
Comparte

Más contenido de tu interés