null: nullpx
Terremotos

Ecuatorianos en NYC reciben píldoras de alegría para sanar el alma

Ayudar con la risa es la misión de Latino Clowns frente a la tragedia que ocasionó el terremoto en Ecuador.
27 Abr 2016 – 08:13 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
El payaso Marcolín provocando risas durante el evento de ánimo en Queens. Crédito: Gerardo Romo / Univision 41 Nueva York

QUEENS, Nueva York. - A poco más de una semana del devastador terremoto de 7.8 grados en Ecuador, este miércoles una docena de payasos latinos ofreció seis horas de tratamiento gratis a los ecuatorianos residentes en la Ciudad de Nueva York.

“En este momento de profundo dolor y pérdida, queremos abrazar a la gran nación de Ecuador. Hacer reír es nuestra forma de solidarizarnos”, explicó el payaso Concorito, nacido en Guayaquil. “Lo hacemos con respeto y sentimos el duelo de quienes perdieron a seres amados”.
Latino Clowns, asociación integrada por medio centenar de payasos del área tri-estatal, dedicó a las familias ecuatorianas un maratón de ánimo y fortaleza ante la catástrofe, que dejó 659 muertos y 29,000 albergados, según cifras oficiales.

Aprovechando que esta semana los niños no tienen clases, citaron a la comunidad ecuatoriana de nuestra región en el vecindario de Jackson Heights, y allí los maestros de la comedia sana hicieron hasta malabares para lograr una sonrisita en cada vida. Por otro lado, recogían donaciones para los sobrevivientes que están en las zonas más afectadas de Ecuador.

Loading
Cargando galería

Rexorsz, payaso de origen mexicano, inició su carrera impartiendo sesiones de risoterapia en Queens y sabe que la alegría puede curar un dolor profundo.

“Muchos payasos colaboramos en hospitales porque sabemos que las píldoras de alegría sanan el alma”, expresó. “Este es nuestro oficio y lo ponemos al servicio de nuestra comunidad”.

Por su parte, Nolito, que comenzó su carrera en meses recientes, no dudó en hacer sus fascinantes trucos de magia pese a que horas antes fue sometido a diálisis en el hospital. “Padezco insuficiencia renal crónica dese la adolescencia, pero no me rindo. Y sé que el pueblo de Ecuador no se rendirá”, aseguró.

El esfuerzo, valió la pena: “Es algo muy bonito. Mi patria está devastada, pero aquí en Nueva York hay hermandad. Es un consuelo”, dijo la ecuatoriana Elena Cruz, quien acudió al evento con su hija Fátima, de 10 años.

Lea también:


Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés