null: nullpx
Juan Gabriel

Con “Amor eterno” Juan Gabriel en una de sus últimas noches con latinos en Nueva Jersey

El domingo 7 de septiembre de 2015, en el Prudential Center, ofreció un espectáculo de más de dos horas en el cual se aseguró de demostrarle a su público que estaba completamente recuperado de salud.
29 Ago 2016 – 10:10 PM EDT

NUEVA JERSEY. – En abril de 2014, la fanaticada de Juan Gabriel en todo el mundo fue alertada de que el cantautor mexicano había sido hospitalizado de emergencia tras sufrir un percance de salud en Las Vegas, Nevada. En aquel tiempo surgieron rumores sobre su muerte inminente, avivados por el hermetismo que imperó en su círculo íntimo, donde no se ofrecía información sobre el verdadero estado del Divo de Juárez.

Para el Día del Planeta, el 22 de abril de 2014, fuentes oficiales confirmaron que Juan Gabriel recibía tratamiento para combatir una neumonía que se resistía a ceder a los medicamentos, pero que poco a poco, el cantautor más prolífero de esta generación estaba decidido a vencer.

En mayo fue dado de alta y mientras se recuperaba en su hogar confirmó que completaría la gira artística que había suspedido por razones de salud. Fue esa la que lo trajo el 7 de septiembre de 2014 al Prudential Center de Nueva Jersey a deleitar con su talento a más de 15,000 fanáticos, la gran mayoría de ellos hispanos, residentes en Nueva York y Nueva Jersey.

Esa noche, el Divo de Juárez agradeció las buenas vibras para su recuperación y tal como prometió cumplió, dejándolo todo en el escenario. “Ya no vivo por vivir”, “Yo no nací para amar”, “Siempre en mi mente” y “No me vuelvo a enamorar” fueron de los primeros éxitos con los que comenzó a reavivar su relación con su audiencia, algunos de los cuales, con cerveza en mano, cerraban sus ojos y cantaban con fuerza, dando la impresión de querer ser uno con el maestro, transformando cada verso, cada nota musical en una experiencia.


Juan Gabriel, cuya madre Victoria decidió bautizar como Alberto en honor al personaje del doctor ‘Alberto Limonta’ de la telenovela “El derecho de nacer”, sabía el poder de los sentimientos el ser humano. Ese domingo, canción tras canción fue incrementando la necesidad en sus fans de dar rienda suelta a su energía, al elenco de emociones que protagonizan sus telenovelas personales.

Del desamor, su repertorio pasó a ese periodo de negociación con el ser amado: “Inocente pobre amigo”, “Costumbres”, “Insensible”, “Mi fracaso”, “No vale la pena” y “Se me olvidó otra vez”, sonaron entre otras, antes del gran reventón.

“Buenos días señor sol”, “No tengo dinero” y “Con tu amor” guiaron el camino a la recuperación, hasta alcanzar el éxtasis con “El Noa, Noa”, donde todos los asistentes, desde lo más jovencitos, pasando por Juan Gabriel y mujeres y hombres de más de 65 años, menearon sus esqueletos como les dio gusto y gana. Fueron más de cinco minutos en los que allí a nadie parecía dolerle un músculo.


Tras ese exorcismo musical, el Divo de Juárez presentó a su orquesta, bailarines, coristas y mariachis, en preámbulo a la despedida, que incluyó los éxitos con los cuales no podía decir adiós, como “Amor eterno”, “Abrázame muy fuerte”, “Pero qué necesidad”, “Te lo pido por favor” y una tragicómica interpretación de “La farsante”, que con tequila derramada sobre el escenario, le ganó más de una ovación.


Sellando la noche, Juan Gabriel dedicó su icónico tema “Querida”, intercambiando con la audiencia el verso “dime cuándo tú, dime cuándo tú, vas a volver”. Quedaba sobre la mesa la esperanza de un regreso.

Pero el domingo 28 de septiembre de 2016, faltando 9 días para el segundo aniversario de esa última noche con Nueva Jersey, la muerte de Juan Gabriel, el divo de Juárez, canceló un próximo encuentro físico este recinto. A perpetuidad quedó grabado en el recuerdo de quienes vivieron junto a él esa última noche en Nueva Jersey.

Vea además:


Más contenido de tu interés