Virus del Zika

A Melissa Mark-Viverito le preocupa la asperjación aérea de Naled en Puerto Rico

La presidenta del Concejo municipal de la Ciudad de Nueva York pide al CDC otra alternativa para combatir el mosquito portador del virus del zika.
6 Jul 2016 – 6:18 PM EDT

MANHATTAN, Nueva York.- La presidenta del Concejo Municipal de Nueva York, la puertorriqueña Melissa Mark-Viverito, pidió a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) que sugieran otras alternativas a la asperjación aérea de Puerto Rico con el pesticida Naled.

“La fumigación es algo que puede impactar la salud del pueblo puertorriqueño (...) es necesario analizar qué alternativas se pueden implementar”, comentó. “Entiendo la preocupación del CDC por el virus del zika, pero posiblemente el Naled puede generar otros problemas de salud y ambientales. Realmente me preocupa que se rieguen pesticidas”, admitió.

Según la Agencia de Protección Ambiental (EPA), el Naled es un insecticida organofosforado que se registró en 1959 para su uso en Estados Unidos. Se utiliza para el control de mosquitos adultos, pero también en invernaderos y cultivos.

El químico se esparce mediante dispensadores instalados en camiones o aviones que sueltan finas gotas de aerosol. La sustancia permanece en el aire y mata mosquitos al contacto.

“Naled se puede utilizar para los programas de control de mosquitos de salud pública sin que represente un riesgo excesivo para la población cuando se aplica según las instrucciones”, explica la EPA, que recomienda 0.1 libras de ingrediente activo por acre.

Sin embargo, una dosis elevada puede afectar el sistema nervioso y provocar náusea, mareo y confusión. El envenenamiento severo deriva en convulsiones, parálisis respiratoria y la muerte.

“Se deben considerar todos los riesgos”, expresó el miércoles, Mark-Viverito.

La EPA evaluó los plaguicidas que se usan en Estado Unidos registrados antes de 1984, para determinar si siguen cumpliendo con los estándares científicos y de seguridad. Naled fue aprobado nuevamente en 2006.

Los detractores en Puerto Rico aseguran que el insecticida podría impactar la flora y la fauna, aunque la epidemióloga del Estado, Brenda Rivera, negó que la asperjación con Naled vaya a afectar a las abejas y coquíes.


Lee también:


Más contenido de tu interés