null: nullpx

Hispano herido tras explosión en Durham pide ayuda de la comunidad

Enrique Reyes Rodríguez tiene quemaduras en el 30% de su cuerpo y lleva 5 cirugías en el cráneo. Su esposa lleva mes y medio cuidándolo en el hospital.
20 May 2019 – 05:34 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
Víctima de explosión en Durham Crédito: Sra. Severiana Hernández

CAROLINA DEL NORTE, Durham.- “Lo único que te puedo decir es que no era yo, sentía que en ese momento toda mi vida, todo mi mundo se derrumbaba”, así describe Severiana Hernández, el momento en que recibió la noticia de que su esposo era una de las víctimas en la explosión en Durham el pasado 10 de abril.

Desde entonces, la Sra. Hernández ha estado al lado de su marido. “No me he separado de él. Primero estuvimos en Duke, luego nos trasladaron a UNC y ahora de nuevo estamos en Duke”.

Enrique Reyes Rodríguez de 39 años es una de las víctimas en la explosión más fuerte en la historia de Durham y tras mes y medio en el hospital, aún se encuentra en una situación muy grave. “Tiene la cara el brazo y la pierna derecha quemados, una muñeca y un tobillo quebrados. Mañana le hacen otra operación”, comenta a las cámaras de Univision.

DESCARGUE SU APP UNIVISION 40 NORTH CAROLINA: APP IOS & APP Android

De acuerdo con la Sra. Hernández, su esposo tiene el 30 por ciento del cuerpo quemado y le han hecho 5 operaciones de cráneo. La siguiente cirugía será reconstructiva. “Es un injerto de piel que tomarán de la pierna izquierda para cubrir parte del codo derecho de mi esposo”, indica la Sra. Hernández.

Según el relato de su esposa, el Sr. Reyes no recuerda lo ocurrido el día de la detonación con claridad. Presuntamente, el veracruzano trabajaba para una compañía de instalación de tuberías de gas y caminaba junto con un colega pocos minutos después de haber solicitado al dueño de la cafetería Kaffeinate que evacuara el negocio.

Aunque ya no se encuentra inconsciente, el Sr. Reyes, originario de Veracruz, México, aún está en condición difícil. “Los médicos no me dicen nada, pero sí ha ido mejorando. Al menos ya se comunica con nosotros”, señala la Sra. Hernández quien ahora enfrenta no sólo el dolor de ver a su marido postrado en una cama, sino la angustia de una cuenta de hospital que suma números todos los días.

“Lo único que le pido a la gente es que por favor nos apoye, mi hija Stephanie Hernández abrió una cuenta de Go Fundme para recaudar fondos para los gastos de las operaciones”, indicó la Sra. Hernández. Para la Sra. Hernández su esposo siempre ha sido un buen padre, buen esposo y el único sostén de la casa.

La explosión en el centro de Durham dejó una persona muerta, el dueño de la cafetería que se negó a evacuar y al menos 19 heridos en los que se encuentra el Sr. Reyes.

Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés