null: nullpx
Racismo

“Yo he pasado por mucho, ha sido alto el costo de la libertad”: cubano víctima de ataques racistas en Miami Beach

Manoreys Rojas es el empleado de la tienda 7- Eleven, que recibió insultos de una mujer quien le gritó "váyanse a su país". Univision 23 había hablado con él en marzo de 2018, cuando supo que era un médico traumatólogo que no dejaron entrar a Cuba para ver a su hija de 11 años, quien intentó quitarse la vida.
13 Ago 2019 – 12:16 PM EDT

El médico cubano, quien ahora trabaja en el 7-Eleven de Miami Beach, ya había pasado anteriormente por otra calamidad pero en Cuba, su país natal.

Hace un más de un año, Manoreys Rojas viajó a Cuba para visitar a su hija de 11 años, quien intentó quitarse la vida con unos fármacos.

“A mí me parte el alma porque ella le dijo a la doctora que su papá no la quiere, pero yo me desvivo por mis hijos”, dijo en marzo del año pasado el médico cubano a Jenny Padura, en una entrevista exclusiva para Univision 23.

Manoreys Rojas, quien es traumatólogo, desertó durante una misión de médicos cubanos en Ecuador hace cinco años y por eso, según dijo, el régimen de la isla no lo deja entrar hasta que pasen ocho años.

“Yo no voy no porque no quiera, sino porque no me dejan entrar”, dijo con lágrimas en los ojos el doctor. A

Rojas lo dejaron vardo en el aeropuerto de Cuba por diez horas y finalmente le anunciaron que no podría ingresar a al isla. “Yo he pasado por mucho, ha sido alto el costo de la libertad”, concluyó en esa entrevista Manoreys Rojas.

Este lunes el doctor prefirió no hablar del ataque racista que recibió, para respetar la política del supermercado en donde trabaja en Miami Beach. La cliente del 7-Eleven empezó a insultarlo diciendo que se regresara a su país, y le gritó todo tipo de palabras soeces y comentarios racistas en contra de los latinos.

En un video se ve a la mujer diciendo que "todas las latinas son prostitutas" y que "los latinos deberían irse del país".

"Váyanse a su país, los latinos apestan”, gritaba la mujer que se molestó porque Rojas le dijo que debía pagar por unos vasos, en donde quería llevarse aderezos para unos perro calientes.

Algunos compradores frecuentes del lugar han cuestionado el ataque. "Estados Unidos es un país de inmigrantes. No importa de cual país vienes", declaró un hombre a Univision Miami. En caso de que la mujer retorne a la tienda los empleados deben llamar a las autoridades para que le pongan una orden de restricción.

19 veces que los inmigrantes hicieron grande a EEUU

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:RacismoAtaquesMiami Beach

Más contenido de tu interés