null: nullpx
Política

Un artista cubano que llegó a EEUU en el Mariel diseñó la polémica portada de Der Spiegel

Edel Rodríguez es el autor de la ilustración que muestra a Donald Trump con la cabeza decapitada de la Estatua de la Libertad. No está de acuerdo con la manera en la que el presidente pretende frenar la inmigración porque separa a familias, algo que, dice, le recuerda a la Cuba castrista de la que su familia huyó.
7 Feb 2017 – 9:24 PM EST

MIAMI, Florida.- Seguro que ya han visto la polémica portada de la publicación alemana Der Spiegel con una ilustración que representa al presidente Donald Trump con un cuchillo ensangrentado en la mano, la cabeza decapitada de la Estatua de la Libertad en la otra y con uno de los lemas del presidente como leyenda: 'America First'. Lo que quizás no se imaginaban hasta ahora es que quien está detrás de esa imagen es un artista de origen cubano que llegó a EEUU como refugiado con tan solo nueve años en el éxodo del Mariel.

Por eso, cuando casi cuatro décadas después de ser acogido en EEUU Edel Rodríguez vio las acciones de Donald Trump para frenar la entrada de inmigrantes y refugiados, al ilustrador no le gustó nada lo que estaba pasando y respondió como mejor sabe: con su arte.

"Nosotros vinimos a EEUU como refugiados políticos y en este país nos ayudaron, nos dieron una bienvenida buenísima, nos trataron de lo más bien, nos abrieron las escuelas... Este país para mí y para mi familia ha sido lo mejor del mundo y todas las oportunidades que yo he tenido han sido por este país", dice Rodríguez en entrevista telefónica desde New Jersey, donde vive. " Por eso es que no me gusta lo que está pasando ahora, la forma en que este país está cambiando por esta persona (Donald Trump)".


El artista cubano, que también ha ilustrado numerosas portadas de las revistas Time y Newsweek en EEUU, ya había trabajado previamente con Der Spiegel, así que no le sorprendió cuando le llamaron del semanario alemán pidiéndole una ilustración sobre las órdenes ejecutivas firmadas por Trump en materia de migración que, entre otras cosas, contemplaban el veto temporal a inmigrantes de siete países de mayoría musulmana ( una medida frenada ahora por la justicia) y a los refugiados.

"Yo ya estaba haciendo ese dibujo por mi cuenta, se lo envíe, les gustó y lo publicaron", afirma el ilustrador.

Con la imagen, que recuerda a las decapitaciones que llevan a cabo los combatientes del grupo yihadista ISIS, Rodríguez pretende simbolizar que el gobierno "de cierta manera está actuando de la misma manera" que los terroristas a los que quiere vetar en el país y por los que alega que puso en marcha estas medidas.


El artista de cubanoestadounidense asegura que está a favor de que EEUU controle la inmigración pero no cree que la forma de hacerlo de Trump sea la correcta. "Está separando familias, es lo que está haciendo este presidente y eso es algo que cuando yo era niño hacía Fidel Castro y mi familia odiaba a Fidel Castro por dividir las familias", apunta.

Por eso, el 29 de enero, dos días después de que Trump firmara la orden ejecutiva que frenaba la entrada de refugiados, Rodríguez compartió su historia en las redes sociales junto a una imagen de su familia a bordo del barco en el que llegaron a EEUU:


"Mi familia en el bote que nos trajo a EEUU en 1980. 125,000 cubanos llegaron en esa ola migratoria. Muchos estadounidenses pensaban que los barcos estaban llenos de lo peor que Cuba podía ofrecer y que quizás había espías comunistas en los barcos (esto era durante la Guerra Fría)", escribió el artista.

"La mayoría de los refugiados se asentaron en Miami y convirtieron la ciudad en un destino internacional. Una de las cosas que me motiva a trabajar es demostrar es que estaban equivocados. Eso nos motiva a muchos. Lo último que alguien quiere es dejar su país, todos queremos estar en casa. Prohibir la entrada de refugiados políticos y religiosos es inhumano y no representa a EEUU. Luchen y resistan a esto", añadió.

La ilustración con la que respondió Rodríguez a lo que estaba pasando en EEUU no dejó indiferente a nadie y en los últimos días ha recibido una avalancha de mensajes con reacciones a su creación: algunos son comentarios positivos, pero su email y sus redes sociales se han llenado de críticas con buenas dosis de odio que le han recordado a las que reciben los artistas en su Cuba natal cuando son críticos con el Gobierno.

"Cada uno puede tener su opinión. Me puedes decir no te gusta, pero insultos como que me debería haber ahogado cuando yo venía para acá en bote y cosas así son cosas que no deben existir en ese país", asevera.



Vea también: ¡Adiós Picasso y Matisse! El MoMA protesta exhibiendo a artistas de países afectados por el veto de Trump:

¡Adiós Picasso y Matisse! El MoMa protesta exhibiendo a artistas de los países afectados por el veto de Trump

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés