null: nullpx
Salud

Murió tras 5 días en coma: los paramédicos se negaron a trasladarla porque pensaron que "no tenía dinero"

La madre de Crystle Galloway, de 30 años, asegura que el personal de emergencia no llevó a su hija al hospital porque creyeron que no podrían cubrir los gastos de la ambulancia. Autoridades del condado de Hillsborough en Florida confirmaron que tampoco tomaron los signos vitales ni hicieron la evaluación médica correspondiente.
1 Ago 2018 – 8:50 PM EDT

MIAMI, Florida.– El pasado 4 de julio Nicole Black llamó al 911 para pedir ayuda urgente porque su hija, Crystle Galloway, no se sentía bien. Los paramédicos llegaron a la casa, pero la mujer de 30 años terminó siendo transportada al hospital por su propia madre, pues el personal de emergencia se negó a llevarla porque asumió que la familia no tenía dinero para pagar el traslado en ambulancia.

Esta fue la denuncia que Black hizo a las autoridades de Hillsborough en Florida y por la que ahora cuatro rescatistas han sido puestos bajo licencia administrativa y enfrentan una audiencia disciplinaria, según un comunicado del condado.

"Necesito una ambulancia", pidió la mujer al 911 y quedó registrado en la grabación de la llamada. Sin embargo, los paramédicos solo bajaron a su hija hasta su auto y fue ella misma quien la trasladó a un centro de urgencias cercano. Ella asegura que el personal de emergencia se negó a trasladarla en la ambulancia.

"Toda la conversación, mientras los paramédicos ponían a mi hija en mi auto, era que esto era lo mejor para nosotros porque no podíamos pagar una ambulancia", dijo Black a la estación local WFTS.

Además, los paramédicos al parecer tampoco le prestaron la atención mínima a la mujer cuando respondieron a este llamado. El administrador del condado Hillsborough, Mike Merrill, confirmó que el personal falló en tomarle los signos vitales a Galloway y no hicieron ni una evaluación médica, de acuerdo a una investigación interna que les permitió determinar que los trabajadores "no hicieron sus trabajo" y violaron el procedimiento estándar.

"Nunca hicieron una evaluación médica, nunca le tomaron la presión arterial o la temperatura. Subieron, la miraron y dijeron que les costaría 600 dólares llevarla al hospital", aseguró a CNN el abogado de Black, Chris Jayson, quien verificó que además la familia sí tenía seguro médico.

"Algo está mal con mamá"

Black se enteró de que su hija necesitaba ayuda cuando su nieta la llamó a avisarle que algo estaba mal con su madre. Vivían a dos casas de distancia, así que ella corrió para ver qué pasaba. Al llegar, la encontró desplomada en el baño, con los "labios hinchados y botando baba por la boca". La mujer señaló que su hija estaba todavía consciente y luego se desmayó.

Mientras enviaban a los paramédicos, Black le explicó al despachador del 911 que su hija había tenido una cesárea el 27 de junio y que estaba mal. A la escena llegaron 12 minutos después los tenientes John 'Mike' Morris y Cortney Barton y los bomberos rescatistas médicos Justin Sweeney y Andrew J. Martin.

Según el teniente Morris y el médico de bomberos Sweeny, una vez que llegaron al sitio le preguntaron a la paciente si quería que la llevaran al hospital y ella "respondió afirmativamente".

Galloway fue capaz de levantarse y caminar hacia la silla de la escalera que el equipo usaría para bajarla los tres pisos. En lugar de ponerla en la ambulancia, la metieron en el auto de Black y la madre se fue con ella.

Al llegar al centro de urgencias, le hicieron una tomografía y dijeron que la paciente tenía ser transportada en helicóptero al Hospital General de Tampa. Fue entonces cuando Galloway entró en coma.

"Mi hija era una buena chica. Se graduó de la universidad. No bebe ni fuma ni nada, pesaba 120 libras y estaba empapada de susor y su departamento de bomberos le negó los servicios, y ahora está en coma", reclamó angustiada la madre cuando la llamaron del condado para averiguar sobre su denuncia.

Galloway murió en el hospital cinco días después de entrar en estado de coma.

¿Una confusión o discriminación?

"Primero las trataron como si estuvieran borrachas, porque era temprano en la mañana del 4 de julio. En realidad, ella se había convertido en madre recientemente, pasaba todo el día en casa cuidando a sus hijos y no se sentía bien. Además, casi no estaba durmiendo con este nuevo bebé", alega el abogado de la familia.

El administrador del condado señaló que los paramédicos violaron tres procedimientos del protocolo: no tomaron los signos vitales de Galloway, no obtuvieron un "rechazo informado" (un documento firmado que dijera que la paciente o sus familiares rechazaron el servicio de ambulancia) y por último falsificaron la razón de la llamada en sus informes.

El equipo de emergencia hizo el papeleo después de atender esta situación y reportó que no se pudo encontrar al paciente. Uno de los trabajadores dijo que la llamada fue etiquetada como tal porque "no había información del paciente para ingresar y era solo una ayuda para levantarla".

La investigación del condado descubrió que también hubo "cierta confusión sobre el transporte", pues los rescatistas pensaron que Black solo quería ayuda para bajar a su hija y dijo que ella la llevaría al hospital.

Debido a este detalle, el presidente del sindicato que representa a los empleados de bomberos del condado de Hillsborough afirma que la versión de la madre es una "mentira absoluta".

"Nunca le hablaríamos a alguien sobre lo caro que es un viaje en ambulancia", dijo Derrik Ryan a CNN y agregó que el equipo rescatista no tomó los signos vitales de la mujer en su casa porque el lugar era pequeño y oscuro. Además, explicó que planeaban llevarla una vez que la bajaran a la planta baja, pero "la madre se fue demasiado rápido" en su auto.

Los cuatro trabajadores de rescate aseguraron en sus declaraciones por escrito que la madre insisti en que ella misma llevaría a su hija al hospital.

Por su parte, Michael Lozano Jr., director médico del departamento de bomberos y quien revisó el incidente, concluyó que "no puede confiar" en los trabajadores que "no cumplieron con los elementos esenciales de su trabajo".

El abogado de Black también contó que la gente le preguntó a Black si cree que su raza fue un factor en la respuesta que obtuvo de los paramédicos: "Ella dice que no sabe lo que hay en su corazón, pero como mínimo llegaron a su casa y los trataron de manera diferente y supusieron que no podían pagar su ayuda".

"Si la demora causó esta falla y la llevó a su muerte, tomaremos las medidas apropiadas", advirtió el representante legal.

La familia ha creado una página de GoFundme para recolectar dinero que ayuden con los gastos del cuidado de los niños que deja Galloway. Además de su hijo recién nacido, tenía otras dos hijas pequeñas que permanecerán bajo la custodia de la abuela.

Mira también:


Una inmigrante retenida dos días por 'coyotes' dentro de una ambulancia se salvó de morir gracias a su celular

Loading
Cargando galería


RELACIONADOS:SaludMuertesRacismoLocal

Más contenido de tu interés