null: nullpx
Huracán Irma

Filas kilométricas para huir de Florida antes del huracán Irma: "Manejamos a 3 millas por hora"

Estos son los relatos de tres periodistas de Univision que tuvieron que salir de sus casas en Miami y tomar carretera en busca de resguardo en otras zonas de Florida e incluso fuera del estado, que se espera sea azotado este fin de semana por el potente ciclón.
8 Sep 2017 – 2:56 PM EDT

Un trayecto de ocho y nueve horas de Miami a Orlando que usualmente toma la mitad de ese tiempo. Casi cuatro horas para recorrer apenas 20 kilómetros y llenar el tanque de gasolina con el objetivo de salir de las zonas bajo orden de evacuación obligatoria ante el inminente azote del potente huracán Irma.

Ése era el panorama en las carreteras para los miles de residentes de Miami y otras partes de Florida que formaban parte de la evacuación de mayor magnitud en la historia del estado. Y, a horas de que comiencen a sentirse los vientos huracanados del ciclón categoría 4, las autoridades buscaban garantizar el suministro de combustibles para que todos logren salir de las zonas que recibirán el peor golpe.

Jorge Cerpa y su familia salieron el jueves a las 11:00 de la noche de Miami con la consigna de llegar a casa de un familiar en Memphis, Tennessee. El camino estuvo despejado hasta Pompano Beach, donde se toparon con lo que describe como "filas interminables".


" Manejamos a tres millas por hora. Como la autopista tiene dos vías, a esa altura, cuando uno entra al carril auxiliar para ir a la salida y las plazas de servicio, se forma un cuello de botella. Usualmente me tardo cuatro horas para llegar a Orlando, pero salí a las 11 de la noche y he llegado a Orlando casi ocho horas después", relató.

El atasco es causado principalmente por la gran cantidad de conductores que necesitan abastecerse con combustible en medio de grandes autopistas como el Florida Turnpike.

Toda la ruta en rojo

"Son justamente los oasis de la Turnpike los que están generando el mayor tráfico, porque por las filas para poner gasolina se pierde un canal (carril), y se siente el efecto desde unas ocho millas antes. En un momento, a la altura del Fort Drum Marsh Conservation Area, Google Map empezó a marcar toda la ruta a Orlando en rojo, como si hubiese habido un accidente de tránsito", fue la experiencia de Olivia Liendo, que partió con su esposo y su pequeña hija hacia el norte del estado.


Olivia salió de su apartamento en Coral Gables tras sellar sus ventanas con madera y empacar agua, alimentos y cosas que sabe le dolerá perder si Irma inunda su hogar. "Libros de mi papá, un cuadro y los zarcillos de mi bebé que no se ha estrenado porque todavía no tiene huecos en las orejas..."

Tiene la intención de llegar a Georgia y, después, seguir más allá. "En un momento estuvimos conduciendo sobre lo que hoy viernes se considera va a ser uno de los puntos en que el lunes impacte el huracán. Todavía tenemos tiempo, pero seguimos rumbo al norte".

"Rápido" y con suerte

Algunos, como Tamoa Calzadilla y su familia, se acercaban con relativa rapidez a sus destinos gracias a que tomaron rutas alternativas a las grandes autopistas.

"Corrimos con mejor suerte en nuestra huida de Miami por dos factores: salir de madrugada rumbo al norte y utilizar la olvidada ruta 27 en lugar de las populares autopistas Turnpike o la I-95, (que no están cobrando peaje por órden del gobernador Rick Scott)", dijo Tamoa, que emprendió el trayecto en un grupo de dos familias, con cinco niños y una abuela.


"Viajamos en caravana con un amigo floridiano que nos llevó sin dudas por la vieja ruta 27, que recorre el estado al oeste del gran lago Okeechobee", explicó.

"El camino estaba lleno de familias como las nuestras, aliviadas y sin desperdiciar la posibilidad de usar unas de las decenas de estaciones de gasolina que estaban prestando servicio normalmente en el trayecto. Sorprendidos por la despejada ruta 27, a las 5 am llegamos a Orlando y atravesamos la ciudad para empalmar con la I-95. Allí nos esperaba el tráfico pesado del que habíamos podido escapar en la madrugada".

No tuvieron, hasta el momento, problemas para abasterse de gasolina. "Tres veces hemos cargado gasolina normalmente (...) A las 3 pm (del viernes) -14 horas después de salir- cuando terminamos esta nota, al recorrido le quedaban un poco más de dos horas para su destino final: Fort Mill, al norte de Carolina del Sur".

"Necesitamos que las gasolineras permanezcan abiertas"

Para que la gasolina fluya en las estaciones de servicio y oasis habilitados en algunas vías importantes, el gobernador Rick Scott ordenó a la policía estatal escoltar a los camiones con combustible para que puedan llegar lo más rápido posible.

Fueron levantadas restricciones para que los camiones con gasolina puerdan trasladarse a Florida sin problemas, tanto en el estado como en los cercanos Georgia, Alabama y Carolina del Norte y del Sur. Los puertos también están listos para recibir combustible vía marítima con la ayuda de la Marina estadounidense.

"A las estaciones de gasolina en las zonas de evacuación: necesitamos que permanezcan abiertas hasta que puedan para que la gente logre salir. Haremos arreglos para que sus empleados tengan escolta policial para que puedan salir de forma segura", urgió Scott.

El pago de peajes fue suspendido en todo el estado hasta que pase el huracán y habrá agentes de carreteras apostados las 24 horas en las vías de Florida.

FOTOS: Florida en alerta se prepara para recibir al poderoso huracán Irma

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés