null: nullpx
Huracán Irma

Extreme sus precauciones: estos consejos de seguridad le pueden salvar la vida tras el paso del huracán Irma

No todas las muertes provocadas por un huracán se deben a la tormenta. Las autoridades alertan de los riesgo del agua estancada y los cables eléctricos.
10 Sep 2017 – 4:08 PM EDT

MIAMI, Florida. Antes de tocar tierra en Florida, el huracán Irma provocó la primera víctima mortal en este estado: un hombre de 57 años que sufrió una caída mientras colocaba maderas para proteger su casa en el condado de Broward, en el sur de Florida. Los expertos advierten de que las muertes que dejan los huracanes no se producen exclusivamente por la tormenta. Antes y después hay también graves peligros de los que protegerse.

"Normalmente vemos que mucha más gente muere como resultado de problemas indirectamente relacionados [con el huracán]", dijo Stephen Nelson, médico forense del condado de Polk, al Miami Herald, quien advirtió de que muchas de estas situaciones peligrosas son prevenibles.

De acuerdo con el médico, los fallecimientos pueden resultar de preparaciones antes de la tormenta o de las labores de limpieza tras el paso de un huracán. Por ello, recomienda que se extremen las precauciones.

Los generadores eléctricos, siempre en el exterior
Uno de estos peligros es el envenenamiento con monóxido de carbono. Los expertos piden a los residentes que no pongan generadores en el garaje de su vivienda: el generador tiene que estar fuera de la casa. Tampoco se recomienda ponerlo cerca de una ventana abierta, pues el monóxido se puede quedar en el interiory alguien podría envenenarse al inhalarlo.

"Los generadores nunca deben ser usados dentro de un espacio cerrado", dijo Patricia Boswell, directora del departamento de salud del Condado de Volusia, en un comunicado citado por el Miami Herald.

Si un generador está afuera de una casa pero demasiado cerca de una entrada de aire, por ejemplo cerca de una unidad de aire acondicionado, respiraderos, puerta o ventana, el gas tóxico del generador puede entrar en su hogar y causar graves enfermedades o hasta la muerte a las personas que están en la vivienda.

Entre los síntomas más comunes por inhalar monóxido de carbono están dolor de cabeza, náuseas, debilidad, malestar y dolor abdominal, mareos y confusión. Otros signos y síntomas pueden incluir visión borrosa, entumecimiento y hormigueo, pérdida o falta de coordinación muscular, irritabilidad, agitación, dolor en el pecho, dificultad para respirar, palpitaciones, convulsiones y pérdida del conocimiento.

Entre los consejos de utilidad que ha dado a conocer el departamento de salud del Condado Lake es que:

  • Nunca utilice una estufa de gas o un horno para calentar la casa y no queme carbón dentro de una vivienda, garaje, vehículo e incluso en una chimenea y evite usar calentadores de gas, propano o queroseno sin ventilación en espacios cerrados, especialmente en áreas que se utilicen para dormir.
  • Nunca deje un automóvil en funcionamiento en un garaje, incluso con la puerta del garaje abierta, y no deje abierta la ventana trasera o la puerta trasera de un vehículo mientras conduce, pues el monóxido de carbono puede entrar en el auto.
  • No utilice un generador portátil o una herramienta alimentada con combustible en interiores o en otras áreas cerradas o parcialmente cerradas. Coloque siempre los generadores portátiles al aire libre en una superficie seca lejos de puertas, ventanas, respiraderos y equipos de aire acondicionado que podrían permitir la entrada del monóxido.
  • Oriente el generador de modo que el puerto de escape esté apuntando lejos de la casa y si sospecha síntomas de intoxicación por monóxido de carbono, vaya fuera de la casa o edificio sin demora y busque atención médica inmediata.

Peligros del agua estancada
Entrar en contacto con el agua que deja una inundación después de un huracán puede ser inevitable, pero acarrea también varios riesgos. Cuando el agua se estanca y comienza a calentarse se convierte un caldo de cultivo ideal para las bacterias. Además, las aguas de inundación pueden estar contaminadas con material fecal.

Las bacterias potenciales en el agua de inundación incluyen los patógenos como el cólera y el E. Coli, lo que puede causar entre otras cosas enfermedades gastrointestinales, que pueden ser especialmente peligrosas para ancianos, personas enfermas, bebés y niños pequeños.

Como medida de protección, las autoridades recomiendan a residentes que se laven las manos después de entrar en contacto con el agua estancada. Los juguetes de los niños u otros objetos que hayan estado en contacto con el agua de la inundación deben ser desinfectados antes de usarlos o incluso deben ser desechados.

El departamento de salud del Condado de Orange recomienda las siguientes precauciones para prevenir posibles enfermedades tras estar en contacto con el agua que deja una inundación:

  • Lávese las manos con agua y jabón antes de preparar o comer alimentos, después de usar el inodoro, después de participar en actividades de limpieza de inundaciones y después de manejar artículos contaminados con agua de inundación o alcantarillado. Evite comer o beber cualquier cosa que haya sido contaminada con aguas de inundación.
  • No pasee por agua estancada. Si lo hace, bañese y póngase ropa limpia tan pronto como sea posible. Evite el contacto con las aguas de inundación si tiene cortes o heridas abiertas. Si tiene heridas o llagas abiertas y no puede evitar el contacto con las aguas de inundación, manténgalas tan limpias como sea posible lavándolas bien con jabón para controlar una posible infección. Si una herida desarrolla enrojecimiento o hinchazón, busque atención médica inmediata.
  • Si realiza labores de limpieza en su casa después de una inundación, use botas de goma y guantes durante la limpieza. Además retire y deseche los materiales absorbentes del hogar, tales como revestimientos de paredes, telas y alfombras entre otros, pues pueden almacenar bacterias.
  • Limpie las paredes y pisos duros con agua y jabón y desinfecte con una solución de 1/4 taza de lejía en un galón de agua. Desinfecte completamente las superficies de contacto con alimentos y áreas donde juegan los niños pequeños. También lave toda la ropa de cama y ropa con agua caliente.

Ojo con el agua potable
Según el departamento de salud del condado de Volusia, las fuertes lluvias causadas por un huracán pueden contaminar el suministro público de agua, especialmente si se acompaña de una marea o inundación.

Durante y después de la tormenta, las plantas de tratamiento de agua pueden no estar funcionando, pero incluso si son funcionales, daños por tormentas e inundaciones pueden contaminar las líneas de agua, por lo que los individuos no deben asumir que el agua en la zona afectada por la tormenta es segura para beber.

La única manera de verificar que el agua es segura para beber es mediante un análisis oficial. Mientras eso sucede, el departamento de salud recomienda usar agua embotellada o hervida para cocinar y beber.


  • No use agua contaminada para lavar los trastes, cepillarse los dientes, lavar y preparar los alimentos o para hacer hielo. Si usa agua embotellada, sepa de dónde vino. De lo contrario, el agua debe ser hervida o tratada antes de su uso. Beba sólo agua embotellada, hervida o tratada hasta que su suministro se pruebe y se considere seguro.
  • El agua también puede ser tratada con cloro mezclando ocho gotas (1/8 cucharadita, aproximadamente el tamaño de una moneda de diez centavos) de blanqueador de cloro casero común sin aroma, (4-6 por ciento de ingredientes activos) por galón de agua. Mezclar bien la solución y dejar reposar unos 30 minutos.
  • Use un recipiente con tapa y almacene el agua que se va a usar para beber. Esto evitará la contaminación. Sin embargo, este tratamiento no mata a los organismos parásitos que pueden haber entrado en un pozo inundado.

Cuidado en el hogar
Si su plomería está funcionando lentamente, le recomiendan conservar el agua tanto como sea posible; cuanto menos agua se utilice, menos aguas residuales el tanque séptico debe procesar o una línea de alcantarillado necesita manejar.

Minimice el uso de su lavadora y si es posible vaya a una lavandería. El alquiler de un inodoro portátil por un periodo temporal puede ser otra opción. No haga bombear el tanque séptico y no lo repare el tanque ni el campo de drenaje hasta que el suelo se haya secado. Cualquier reparación debe ser permitida e inspeccionada por el departamento de salud de su condado.

Lesiones físicas
Otra causa importante de muerte antes o después de los huracanes son las lesiones. Tenga cuidado, especialmente al acercarse a los cuerpos de agua por las líneas de energía electrica que pueden haberse caído para evitar ser electrocutado.

En condiciones normales, el contacto con líneas caídas del entramado eléctrico de las ciudad suele ser uno de los riesgos más comunes para que la gente sea electrocutada. Muchos creen que son líneas telefónicas o líneas de cable que no están cargadas.

“El contacto con las líneas eléctricas es una causa importante de lesiones y muertes relacionadas con la electricidad”, explica John Drengernberg, director de seguridad de UL, una compañía independiente que ayuda a mantener seguros a los consumidores de accidentes con descargas eléctricas.

Drengernberg advierte que los transeúntes siempre deberían pensar que un cable sobre la acera o la vía tiene electricidad corriendo a través de el. A eso hay que añadirle que el agua es un buen conductor de electricidad. Cualquier cantidad de agua, incluso un simple charco, podría estar cargado de electricidad.

Después de un huracán, por supuesto, los chances de este tipo de accidentes aumentan. Las redes eléctricas sufren daños debido a la caída de postes y muchas veces después de que caen al suelo los cableados eléctricos terminan siendo tapados por las aguas crecientes imposibilitando que la gente sepa donde se está parando.

“Bastaría tener los pies sobre el agua y tocar una rama o a una persona que entrara en contacto con una línea de estas para sufrir una descarga que podría ser mortal”, insiste el experto.

Por ello recomiendan que no use, apague ni encienda una herramienta eléctrica ni un electrodoméstico si está parado en agua. No reconecte la luz hasta que un electricista autorizado inspeccione los equipos.

Estas son algunas otras recomendaciones:

  • Lo primero es moverse al menos a 10 pies de distancia de la línea y cualquier cosa que la toque. El cuerpo humano es un conductor de la electricidad.
  • La manera correcta de alejarse de la línea es alejarse con pequeños pasos, manteniendo los pies juntos y en el suelo en todo momento. Esto minimizará el potencial de una fuerte descarga eléctrica. La electricidad quiere pasar de una zona de alta tensión a una zona de baja tensión, y podría hacerlo a través de su cuerpo.
  • Si ve a alguien que está en contacto directo o indirecto con la línea derribada, no toque a la persona. Podría convertirse en la próxima víctima. Llame al 911.
  • No intente mover una línea eléctrica caída o nada en contacto con la línea usando otro objeto como una escoba o un palo. Incluso materiales no conductores como madera o tela, si está ligeramente húmedos, pueden conducir electricidad y luego choque. Si ve que algo así ocurre infórmele a cualquier línea de ayuda.
  • No conduzca sobre líneas eléctricas caídas ni en áreas inundadas.

Cómo preparar un kit casero, qué hacer con los aparatos eléctricos y más consejos antes de la llegada del huracán

Loading
Cargando galería


Más contenido de tu interés