null: nullpx
Narcotráfico

"Viví en una jaula de oro con lujos inútiles": el hijo de 'El Mayo' Zambada revela detalles de su infancia

Detalles de la vida de Serafín Zambada fueron revelados durante su proceso judicial que concluyó este miércoles con una sentencia de cinco años y medio de prisión por narcotráfico. Un carro bomba que estalló frente a su casa en Culiacán, el asesinato de sus abuelos maternos y sus padrinos que se convirtieron en sus verdugos, fueron anécdotas que él compartió en un tribunal federal en California.
22 Mar 2018 – 09:20 PM EDT
Reacciona
Comparte
Una fotografía que Serafín Zambada Ortiz compartió en su cuenta de Facebook en una pose en la que imita al personaje Tony Montana de la película Scarface. Crédito: Imagen tomada de Facebook

LOS ÁNGELES, California.– Junio de 1990. Una gran fiesta se preparaba en Tijuana, México, por el bautizo del hijo menor del capo Ismael 'El Mayo' Zambada, uno de los fundadores del cartel de Sinaloa. El padrino de Serafín Zambada Ortiz, quien había nacido diez días antes en San Diego, California, era otro jefe pesado del narco, Benjamín Arellano Félix, uno de los líderes del cartel de Tijuana.

Unos meses después, los mafiosos mexicanos volvieron a celebrar al ritmo de música norteña, esa vez por la confirmación de Serafín. Para esa ocasión el padrino fue Amado Carrillo Fuentes, conocido como el 'Señor de los cielos' porque usó una flotilla de aviones para cruzar droga hacia Estados Unidos.

Pero aquella vida tranquila y de paz se acabó cuando 'El Mayo' Zambada y su socio, Joaquín 'El Chapo' Guzmán, decidieron apoderarse de Tijuana, un lugar estratégico para el trasiego de narcóticos hacia EEUU. Así, los hombres que apadrinaron a Serafín en la iglesia empezaron a buscarlo para asesinarlo.

Para resguardar a los suyos, 'El Mayo' los sacó de Tijuana y los llevó a su bastión, Sinaloa. Allí se enteraron de que no había un lugar seguro. Cuando Serafín celebraba sus 2 años de vida, un carro bomba estalló frente a su casa en Culiacán. La familia sobrevivió al ataque, pero la marcó para siempre.

"Los mismos hombres que no hacía mucho apadrinaron a nuestros hijos en la iglesia y prometieron criarlos para ser buenos católicos, ahora intentaban matarlos", relató la madre de Serafín, Leticia Ortiz Hernández, en una carta enviada a un tribunal federal en San Diego, en la cual pedía clemencia para su hijo, quien se encontraba esperando una sentencia por narcotráfico.

"Desde ese día, nuestras vidas nunca fueron las mismas", agregó la madre, quien contó que conoció a 'El Mayo' Zambada –también apodado 'El MZ'– siendo niña, cuando ambos vivían en poblados cercanos en Sinaloa. La pareja comenzó una relación en Mexicali en 1988.

Detalles de la vida de Serafín, alias 'Sera' y 'Flaco Zambada', han sido expuestos durante su proceso judicial, que concluyó este miércoles con una sentencia de cinco años y medio de prisión. Otros aspectos él los fue compartiendo a través de las redes sociales, publicando fotos de autos exóticos, armas chapadas en oro, fiestas, un tigre y ropa de diseñador. Un corrido lo describe como un amante de las armas y las "plebes" (mujeres), y como aliado fiel de los hijos de 'El Chapo', Iván y Alfredo Guzmán.

Pero en cartas enviadas a Dana Sabraw, el juez que vio su caso, Serafín contó que vivió bajo constante amenaza por los enemigos de su padre, por lo cual dejó de practicar fútbol, se ausentó de la escuela y cambió constantemente de domicilio para evitar que lo mataran. En un tiempo, las únicas personas ajenas a su familia con las que él convivió eran los escoltas que lo cuidaban.

"Viví en una jaula de oro con lujos inútiles", escribió Serafín en una de las cartas. "Desde 1992 hasta el año 2000, los días fueron difíciles y sangrientos, y (hubo) una guerra estúpida y sin sentido donde muchas familias fueron destruidas", lamentó.

Su madre dijo que trató de cuidar a Serafín, sabiendo que varios adolescentes fueron asesinados en Tijuana solo porque jugaban en el mismo equipo de fútbol de otro hijo de 'El Mayo' Zambada. Los padres y hermanos de ella murieron baleados en un hotel de Mazatlán, poco después de que la mujer y su hijo, entonces de 9 años, salieran del establecimiento.

De narco a agricultor

En la época más sangrienta de esa guerra entre narcos, Leticia Ortiz no aguantó más y se mudó a Phoenix, Arizona. Allí, durante dos años, Serafín y su hermana Teresa tuvieron una vida tranquila, acudieron a la escuela y aprendieron inglés; pero regresaron a México cuando expiró la visa de su madre.

Posteriormente, los jóvenes volvieron a Arizona para estudiar en la escuela The Orme, una prestigiosa preparatoria y universidad. Un año más tarde retornaron a Culiacán. Serafín asegura que fue lo peor que le pudo pasar, porque terminó involucrado en los negocios turbios de su padre.

Ocurrió siendo estudiante de Agronomía en la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS). Jamás concluyó la carrera. "Desafortunadamente, regresé a Culiacán, Sinaloa, y digo desafortunadamente, porque en esa ciudad no hay nada más que el tráfico de drogas", escribió el joven.

Tenía 20 años cuando se casó con Karime Torres Acosta, hija de Manuel Torres Félix, alias 'El Ondeado' y 'El M1', uno de los pistoleros más fieles de 'El Chapo' Guzmán y quien murió en un enfrentamiento con el Ejército mexicano en octubre 2012. Con Karime tuvo dos hijos.

Cuando su suegro falleció, Serafín era una estrella en ascenso en el mundo del hampa, liderando una célula que distribuyó varios kilos de cocaína y marihuana a San Diego. Un año después fue detenido por agentes de la Administración para el Control de Drogas (DEA) en una garita en Nogales, Arizona. Cayó en una investigación que incluyó escuchas telefónicas.

Zambada Ortiz se declaró culpable en septiembre de 2014 de conspiración para distribuir narcóticos y entonces se habló de que podría recibir una condena inclusive de cadena perpetua. Pero la sentencia que recibió finalmente, sumando el tiempo que ha pasado tras las rejas, lo dejará en libertad en septiembre.

Para dictarle esa sentencia, el juez Sabraw consideró su juventud, su relativa inexperiencia en el narcotráfico y su "remordimiento genuino" expresado en sus cartas.

Antes de escuchar la condena, Serafín afirmó que su único objetivo era criar a sus dos hijos "de la mejor manera posible", concluir sus estudios universitarios y ayudar a su madre en una huerta que tiene en México. Dijo que ya no quiere exportar droga a EEUU, sino fruta.

Cargando Video...
La historia de ‘el señor de los cielos’ Amado Carrillo Fuentes

Loading
Cargando galería
Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés