Muertes

Vicente entró sano y salió muerto de una cárcel de ICE en California, asegura su viuda

El hondureño Vicente Cáceres se encontraba jugando fútbol con otros internos en los campos deportivos de la cárcel de Adelanto el pasado 31 de mayo cuando colapsó debido a una deficiencia cardiaca (según ICE), pero sus deudos no creen esta versión.
3 Jun 2017 – 12:35 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.- María Isabel Juárez es un mar de lágrimas. Su esposo, Vicente Cáceres, falleció la tarde del 31 de mayo mientras jugaba futbol en la cárcel para inmigrantes en Adelanto, California. Él llegó ahí después de que los detuvieran agentes de la Oficina de Inmigración y Control Fronterizo (ICE).

“Yo te quería vivo”, expresa la mujer desconsolada sosteniendo una foto de Cáceres en su celular.


Juárez asegura que su marido no estaba enfermo, como lo indica ICE, y duda que su marido haya muerto por una deficiencia cardiaca durante un partido de balompié, según cita un reporte preliminar.

“Él no estaba mal. Él no tomaba ningún medicamento. Él normal, trabajaba y todo. No se sentía mal”, dijo Juárez en una entrevista con Univision 34 en su casa en North Hollywood.

Cáceres, de 46 años y originario de Honduras, fue arrestado en su hogar por oficiales de ICE el pasado 22 de mayo, como parte de la redada en la que 188 inmigrantes fueron detenidos en el condado de Los Ángeles. De acuerdo a la agencia, el centroamericano tenía una orden de deportación en su contra relacionada con dos convicciones previas por manejar borracho y fraude.

Su viuda afirmó que su esposo trabajaba honestamente y cumplía con las órdenes de un tribunal.

“Él estaba yendo a la corte por ese problema”, dijo la mujer sin dar más detalles.

A la espera de que le entreguen el cadáver de su marido, Juárez pide ayuda de la comunidad para sepultarlo. “Yo no tengo dinero, ni para los arreglos florales. No tengo nada”, expresó.


En fotos: La vida en el centro de detención de inmigrantes más grande de California

Loading
Cargando galería

Las muertes en Adelanto

En un comunicado, ICE declaro sobre el deceso del migrante: “La causa preliminar de la muerte de Cáceres fue descrita como síndrome coronario agudo. Al detenido de 46 años de edad se le había diagnosticado hipertensión y una hernia umbilical y recibía tratamiento para ambas condiciones mientras estaba en custodia de ICE”.

La dependencia indicó que Cáceres se encontraba jugando fútbol junto con otros internos en los campos deportivos de la cárcel de Adelanto cuando colapsó repentinamente. Al ser trasladado en ambulancia a un hospital, minutos después de las 7:00 de la tarde, los paramédicos le aplicaron descargas eléctricas con un desfibrilador para restablecer su ritmo cardiaco, pero no lograron revivirlo.

La Coalición de Justicia para los Inmigrantes alega que el fallecimiento de Cáceres se ajusta a “un patrón de muertes por negligencia médica” ocurridas en la cárcel de Adelanto, la más grande de California.

Mientras que la familia del centroamericano cree que su fallecimiento habría sido el resultado de un posible excesivo uso de fuerza en el centro, lo cual condujo a su infarto cardiaco.


“Hemos querido cerrar o llamar la atención sobre los abusos de derechos humanitarios”, dijo Dan Guzmán, activista de la Coalición de Justicia para los Inmigrantes, que está ayudando legal y financieramente a la familia, ya que Cáceres era el único proveedor de los suyos.

La muerte de este inmigrante es la quinta por condiciones médicas desde que el centro de detención de Adelanto abrió sus puertas en 2011. Un total de seis personas han perdido la vida en ese penal.

Además, este deceso es el décimo que ocurre en instalaciones de la compañía GEO, administradora del penal de Adelanto y otros a lo largo del país. Dicha empresa ha sido acusada de negligencia médica, castigos excesivos a través de confinamientos, maltratos y ofrecer pésimas condiciones a los internos.

“Este es un caso terrible, no debió haber pasado esta muerte, una muerte innecesaria”, dijo Guzmán.

Otros dos inmigrantes han perdido la vida recientemente en el penal de Adelanto.

Osmar Epifanio González Gabda, de 32 años y originario de Nicaragua, murió el pasado 28 de marzo luego de que seis días antes fuera hospitalizado tras intentar ahorcarse.

Mientras que Sergio Alonso López, un inmigrante mexicano de 55 años, falleció el 13 de abril después de que empezara a vomitar sangre. De acuerdo con las autoridades, el detenido tenía graves problemas de salud relacionados con el abuso de alcohol y la dependencia a los opioides.

La cárcel de ICE en Adelanto alberga a un promedio de 1,800 inmigrantes al día.


Más contenido de tu interés