null: nullpx
Tiroteos

Sepultarán en México al niño que murió en un tiroteo en una escuela de San Bernardino

Jonathan Martínez, un estudiante con necesidades especiales, se encontraba junto a su maestra cuando fue baleado y murió en un hospital cercano.
15 Abr 2017 – 8:12 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.- La familia de Jonathan Martínez, el niño de ocho años que murió junto a su maestra en un tiroteo ocurrido el lunes en la primaria North Park de San Bernardino, informó que los restos del menor serán sepultados en el estado mexicano de Durango, su lugar de origen.

Jonathan, un niño con necesidades especiales, estaba junto a su profesora, Karen Smith, cuando el esposo de esta, Cedric Anderson, ingresó al aula B-1 y los mató a tiros. En la balacera el hombre hirió a otro estudiante. Luego se suicidó.

Hijo único de un matrimonio de inmigrantes mexicanos, Jonathan será despedida por su comunidad en una misa fúnebre que se realizará en la catedral Holy Rosary de San Bernardino el viernes 21 de abril a las 7 p.m.

Su familia invitó a los asistentes a llevar osos de peluche y canastas de Pascuas, pues el niño esperaba con ansias dicha celebración religiosa.

“Cualquier persona que desee ayudar es bienvenida y también pueden llevar ositos de peluche y cestas de Pascua ya que Jonathan estaba muy emocionado y preparándose para la Pascua”, se indicó en un breve comunicado de prensa divulgado en nombre de la familia del menor.


Posteriormente, en una fecha aún no especificada, los restos del niño serán repatriados a México.

“Jonathan va a ser llevado a Durango, México, donde va a ser enterrado”, cita el comunicado.

Los representantes del gobierno de México apoyaron en el proceso para trasladar el cadáver del niño al vecino país. El gobernador del estado de Durango, José Aispuro, comentó en su cuenta de Twitter un día después del tiroteo que su administración daría “todas las facilidades y apoyo a la familia de Jonathan”.


Para cubrir los gastos fúnebres se abrió una cuenta en la página GoFundMe que hasta este viernes había recaudado más de 128,000 dólares.

Fotografías compartidas por su familia confirman que desde pequeño le inculcaron el orgullo hacia su cultura hispana. En distintas imágenes Jonathan aparece vestido de charro, montando caballos y disfrazado de El Chavo del Ocho, el popular personaje cómico de la televisión mexicana.

Los parientes de Jonathan han expresado que con la muerte del niño desean despertar consciencia sobre el trastorno genético que él padecía, el Síndrome de Williams, que causa problemas cardiovasculares y que ha sido diagnosticado a entre 20,000 y 30,000 estadounidenses.

Quienes lo padecen desarrollan una personalidad amigable y afinidad por la música. A Jonathan, según sus allegados, “le gustaba dar abrazos”.


En fotos: el luto envuelve a San Bernardino luego del tiroteo en la escuela primaria North Park

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:TiroteosMuertesCaliforniaLocal
Publicidad