Condenas

Sentencian a mujer que hacía 'el facial del vampiro' y otras cirugías estéticas de forma ilegal

Era una conocida masajista en Long Beach, California, que fue acusada de homicidio involuntario luego de que una de sus clientes murió al ser sometida a un procedimiento de aumento de glúteos.
12 Jul 2017 – 8:23 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.- Una mujer que solía realizar cirugías cosméticas de manera ilegal fue sentenciada el lunes a tres años de prisión tras ser acusada de homicidio involuntario luego de que una de sus pacientes murió de un paro cardiaco tras ser sometida a un procedimiento de aumento de glúteos.

Sandra Yaneth Pérez González, de 48 años, recibió la condena de forma inmediata al no responder a los cargos en su contra, informó la Fiscalía de Distrito de Los Ángeles.

Era una conocida masajista en Long Beach, California, que de manera clandestina realizaba el famoso “tratamiento facial del vampiro” (vampire facelift), un procedimiento que extrae sangre del mismo paciente para centrifugarla y obtener un plasma que se le vuelve a inyectar a la persona en el rostro, con lo que supuestamente se rejuvenece la piel.

También se le acusó de realizar otras cirugías estéticas de forma ilegal, como la que el 12 de febrero de 2014 le habría aplicado a una de sus clientes para aumentarle los glúteos.


Se trataba de Hamilet Suárez, de 36 años, quien acudió a los servicios clandestinos de la masajista, pero que tras el procedimiento falleció al sufrir un infarto.

Detectives de Long Beach investigaron la muerte de Hamilet Suárez debido a circunstancias extrañas y a las contradicciones en las que habría caído la masajista que negó haberle hecho una cirugía estética.

Sandra Yaneth Pérez González, quien también usa el apellido Slaughter (masacrar), contaba con licencia de masajista, pero no para realizar procedimientos médicos.


Los masajes los llevaba a cabo en un cuarto que rentaba en el salón de belleza Areli’s, ubicado en el 2113 de avenida Pacific, en Long Beach, California.

Sin embargo, los detectives descubrieron que ahí mismo practicaba de manera ilegal cirugías estéticas para levantar glúteos, aumento de labios y los “tratamientos faciales de vampiro”, además decomisaron varios recipientes de vidrio con algunos de los químicos que usaba en las operaciones.

Al no responder a los cargos en su contra (ni culpable ni inocente), con lo que impidió un juicio, la corte emitió la sentencia de tres años en prisión.

Vea también:


El fentanilo: la potente droga que se propaga en EEUU

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés