Condenas

Sale de la cárcel tras 16 años encarcelado injustamente, pero podría ser deportado

Lo confundieron con el "Violador de la lágrima" y pasó 16 años en prisión. Fue exonerado en noviembre pero quedó en manos de las autoridades migratorias para su deportación, aunque una petición de asilo ha demorado el proceso y este jueves, por primera vez en mucho tiempo, volverá a pisar la calle y a abrazar a su madre.
26 May 2016 – 4:00 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.- La larga espera de Luis Vargas concluirá este jueves por la noche cuando vuelva a pisar la calle por primera vez en más de 16 años, el tiempo que ha pasado en prisión condenado injustamente por asaltar sexualmente a tres mujeres en 1998. Aunque esa pena queda atrás, su batalla legal continúa. Ahora tendrá que pelear para evitar su deportación.

Vargas, de 47 años, fue exonerado de los crímenes el 23 de noviembre, día en el que podría haber recuperado su libertad si no fuera porque es un inmigrante indocumentado que tenía una orden de expulsión. Agentes migratorios lo esperaban a las puertas de la corte para trasladarlo hasta la prisión de Santa Ana, donde ha vivido durante los últimos 6 meses.

Este lunes, se presentó una demanda civil para reclamar una indemnización millonaria por el encarcelamiento de Vargas y su abogado, Álex Gálvez, aprovechó ese caso para pedir el asilo en EEUU de su defendido.

"Al menos hemos comprado así 2 años más (en Estados Unidos)", comentó Gálvez en una entrevista con Univision Los Ángeles. El abogado explicó que Vargas se ha convertido en una persona conocida y si finalmente es recompensado con una fortuna por sus años encerrado, su vida podría correr peligro si lo envían a México.

"El último caso de una pesona que fue encarcelada injustamente por 10 años un millón de dólares por año", apuntó Gálvez "Él va a ser un objetivo, una persona que querrán extorsionar. Si lo deportan lo van a matar", indicó el abogado.



El miércoles un tribunal en Los Ángeles autorizó una fianza de 7,000 dólares al considerar que Vargas ni supone un peligro para la sociedad y ni se fugará a otro país. Su familia reunió el dinero y este jueves por la mañana su madre, Blanca Alatorre, depositó la cantidad en los juzgados.

"Está muy contento", comentó a Univision la mujer, que no puede esconder su satisfacción por la pronta liberación de Vargas, quien dormirá esta noche en su casa.

"Tenemos mucho que platicar", explicó Alatorre que confesó que una de las ilusiones de su hijo es poder ir a comerse una hamburguesa, algo que su madre piensa que dejarán para el viernes. El domingo sus hijos -tiene 4- le han preparado una fiesta de bienvenida en Santa María.


Las condenas de Vargas

Luis Vargas fue sentenciado en 1999 a 55 años de cárcel por violar a una menor y abusar sexualmente de otras dos mujeres. Su caso fue aceptado en 2011 por California Innocence Project. Esta organización que estudia condenas injustas requirió un análisis de ADN de unas evidencias para determinar la implicación de Vargas.


Las pruebas lo exculparon y conectaron los crímenes con el llamado "Violador de la lágrima", un sujeto buscado por las autoridades al que se le atribuyen más de una treintena de violaciones en 15 años. La descripción hecha por las víctimas guardaba semejanza física con Vargas, quien tenían antecedentes. Había pasado dos años y medio en prisión por la violación de quien entonces era su pareja.

Tras cumplir aquella condena, Vargas fue deportado a Tijuana y fue la misma mujer que lo denunció la que fue a buscarlo y lo metió de regreso en Estados Unidos escondido en su camioneta.

"Después vivieron juntos 5 años y tuvieron un hijo", detalló Gálvez, quien dio a entender que aquel caso fue por una denuncia desmedida de su pareja. "Los dos estaban bebidos", manifestó.

El futuro de Vargas

Durante los 16 años de cárcel, Vargas tuvo tiempo para cursar varias licenciaturas universitarias, como Humanidades y Ciencias Sociales, y comenzó a dar clases a otros reclusos. Una actividad que quiere retomar ahora que recupera su libertad, al menos mientras espera una resolución sobre su deportación.

"Su caso va para largo", declaró su madre que mira al futuro con optimismo.

Lea también:


Más contenido de tu interés