Terremotos

Resguardarse bajo la puerta y otros mitos sobre los terremotos que debes conocer

¿Es mejor quedarse en casa o salir corriendo?, ¿puede un sismo causar otro a millas de distancia?, el sismólogo Jean-Paul Ampuero, del Instituto Tecnológico de California (Caltech), aclara las dudas.
4 Sep 2016 – 11:13 AM EDT

LOS ÁNGELES, California.- El sismólogo peruano del Instituto Tecnológico de California (Caltech), Jean-Paul Ampuero, aclaró a Univision Noticias en Los Ángeles algunas de las creencias que muchas personas tienen sobre los terremotos, ideas preconcebidas que podría llevar a cometer errores críticos en caso de que un gran sismo llame a la puerta.


La recomendación oficial para enfrentar temblores queda resumida en California por la campaña 'Agáchese, cúbrase, agárrese' que pide a los residentes que, cuando perciba que el suelo empieza a moverse busque el lugar más cercano donde pueda meterse debajo y cubrirse la cabeza como, por ejemplo, una mesa.

A pesar de los esfuerzos realizados en las regiones sísmicas de Estados Unidos por concienciar a la población, Ampuero es consciente de que muchas personas están malinformadas sobre la realidad que acompaña a un sismo de gran magnitud.

- Univision: ¿Se puede predecir un terremoto?
- Ampuero: La predicción de terremotos es uno de los grandes sueños de la sismología y sin embargo todavía no hemos identificado la señal robusta que nos permita hacer una predicción. Lo que sí está disponible es la prevención. Sabemos cuál es el impacto de un terremoto y sabemos que (en California) un terremoto va a ocurrir sí o sí y sabemos qué es lo que debemos hacer para protegernos. El reto es comunicarlo, aceptarlo, asimilarlo y vivir en la tierra de los terremotos con el reflejo que deberíamos estar preparados para un terremoto en cualquier momento.

- U: Un terremoto, ¿desencadena más sismos en otras partes del mundo?
-A: A veces nos da la impresión de que los fenómenos naturales ocurren por rachas. Pero, un terremoto es un suceso muy aleatorio. Un sismo que ocurre en Europa y otro que ocurre cerca de la India, por ejemplo, están a una distancia tan grande que no se comunican entre ellos. Son completamente independientes.

- U: Algunas personas asocian el calor con los temblores. ¿Existe algún nexo entre el clima y los sismos?
- A: No existe ninguna relación directa entre el clima y la ocurrencia de los terremotos. No es algo de lo que tengamos evidencias.

- U: ¿La sacudida es lo que más hay que temer de un terremoto?
- A: El temor aquí es lo que va ocurrir después del terremoto. No es temor, si no más bien es estar consciente de que todavía tenemos mucho por hacer a la escala del vecindario y de la comunidad.

El no lograr encontrar a tu familia, no lograr encontrar las medicinas que necesita alguien de la familia que está muy enfermo. El hecho de que haya incendios, el hecho de que pierdas tu trabajo o que no haya trabajo durante meses, que no haya acceso en el ATM a sacar dinero, que no puedas utilizar tu teléfono. La ayuda no va llegar a todos rápidamente. Vamos a tener que tomar el toro por las astas y cada uno activarse. Vamos a tener que colaborar con nuestros vecinos. Por eso es importante preparnos no sólo para lo que ocurre durante el terremoto, si no para lo que va venir después.

- U: ¿Es mejor quedarse dentro de casa, refugiarse bajo la puerta o salir corriendo durante un terremoto?
- A: Lo de correr fuera de la casa no es un mito. Yo diría que es más bien una lección que hemos aprendido en nuestros países y que tiene sentido en Latinoamérica por el tipo de construcciones que existen allá. Pero en California ese no es el riesgo mayor. El peligro que más tenemos aquí es que las cosas que están dentro de la casa nos caigan encima, como un ropero muy grande, la televisión, los vidrios que estallan. También existe la amenaza de un incendio por una fuga de gas. Hay que saber cómo detectar una fuga y conocer cómo cerrar la válvula.

Protegerse bajo el marco de la puerta es otra costumbre que ya no es actual. Es algo que también está ligado a las construcciones antiguas de adobe o ladrillo. En ese tipo de edificaciones el marco era el lugar más resistente de las casas, pero ya no es así. Es más, uno de los lugares más peligrosos quizás es la puerta. Uno va estar en el camino de alguien que quizás esté en pánico por salir. Al ir a la puerta uno se expone a peligros que vienen desde afuera y la puerta misma va estar batiendo muy violentamente.

- U: El llamado 'Big One' o 'El gran terremoto', ¿es un mito o una realidad?
- A: Todos los que vivimos y pensamos seguir viviendo en California vamos a pasar por un sismo mayor en algún momento. No sabemos cuándo, pero es inevitable. 'El gran terremoto' se ha estado preparando por más de 100 años y ya nos toca. Estamos hablando de un terremoto de magnitud 7.8 o 7.9. Para que tengan una idea, eso sería 30 a 50 veces más grande que los terremotos que recordamos de Northridge (1994, de magnitud 6.7) o Whittier Narrows (1987, de magnitud 5.9).

-U: ¿La falla de San Andrés es la amenaza más grande para California?
- A: La falla de San Andrés es la más famosa que tenemos en California. Sin embargo hay una cantidad de otras fallas secundarias (más pequeñas que generan sismos de magnitud más pequeñas) que están más cerca de nosotros, están bajo nuestros pies. Y por eso pueden causar daños que también son significativos. El terremoto de Northridge es un muy buen ejemplo de esto. Ocurrió en una falla que ni siquiera conocíamos, no sabíamos que estaba allí. Fue una sorpresa para todos. No fue la falla de San Andrés, fue una falla más pequeña, sin embargo causó muchos daños cerca del epicentro.


- U: ¿Qué tan real es el peligro de un tsunami para las costas de California?
- A: Si ocurre un terremoto en la falla de San Andrés, por ejemplo, no causaría directamente un tsunami porque la falla no está en el mar y porque no se desplaza verticalmente, si no horizontalmente. Sin embargo, un efecto secundario de un terremoto fuerte (como 'El gran terremoto') podría ser un deslizamiento de terreno submarino y esa avalancha submarina podría generar un tsunami. No sería un ola enorme como lo que hemos visto en Japón, pero localmente podría tener un impacto.

Además tenemos algunas fallas que están en el mar y que pueden generar tsunamis. No tan dramáticos como los de Japón, pero sí podrían causar daños. Lo que también puede ocurrir es que terremotos que suceden más lejos, por ejemplo en la costa noroeste de los Estados Unidos, en Oregon o Washington, sí pueden ser enormes y generar tsunamis muy grandes. Esa ola puede viajar a California y barrer las costas. No se trata de una ola de 20 metros, pero una ola de un metro puede causar bastantes daños a los puertos. Hay que estar atento a las alertas, especialmente las personas que viven en la costa.


Tsunami, olas de la destrucción

Loading
Cargando galería

Lea también:


Publicidad