null: nullpx
Abuso Policíaco

Protestan en San Diego contra policías por matar a un hombre negro, desarmado y enfermo mental

Cuestionan por qué un agente descargó su arma cuando su compañero ya había disparado con una pistola eléctrica, además de que supuestamente sabían que el hombre tenía algún problema con sus facultades mentales.
29 Sep 2016 – 8:00 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.- Decenas de personas se manifestaron este miércoles afuera de la comandancia de la Policía de El Cajón, en el condado de San Diego, para exigir una investigación federal luego de que uno de sus oficiales baleara a muerte a un hombre negro que estaba desarmado y padecía enfermedad mental.

El hombre, de aproximadamente 30 años de edad, fue identificado como Alfred Olango, un refugiado de Uganda.

El tiroteo ocurrió el martes alrededor de las 14:00 horas en el estacionamiento de un centro comercial luego de que Olango aparentemente sacó algo de su bolsillo y apuntó a un policía como si se tratara de una pistola, pero en la escena no se encontró ningún tipo de arma.


Este tiroteo es el más reciente en los que policías matan a hombres negros, muertes que la semana pasada desataron la ira de la comunidad afroamericana en Charlotte, Carolina del Norte, y en Tulsa, Oklahoma, donde las protestas se extendieron a disturbios públicos durante varias noches.

"Llamé para pedir ayuda"

Activistas afroamericanos han señalado que policías de varias ciudades del país están disparando a miembros de la comunidad sólo motivados por el perfil racial al considerar que cualquier hombre de esa raza anda armado y es un delincuente.

Los manifestantes que se apostaron afuera de la Policía de El Cajón, en su mayoría activistas afroamericanos de la localidad, reprobaron la forma en que actuaron los policías durante la intervención, la cual fue solicitada por la propia hermana de la víctima, quien al llamar al 911 habría dejado en claro que era un enfermo mental.

"Llamé para pedir ayuda, no para que le mataran", fue lo que habría reclamado la hermana según la transmisión en vivo a través de Facebook que hizo Rumbie Mubaiwa, una mujer que se encontraba en el lugar al momento del tiroteo.


Los activistas aseguraron que Olango padecía de sus facultades mentales y que la hermana llamó para que lo ayudaran al mostrar un comportamiento extraño.

"Al señor Olango lo mataron de tres balazos. El primer balazo por ser negro. El segundo balazo por ser enfermo mental. El tercer balazo por no seguir instrucciones", declaró a la prensa Christopher Rice-Wilson, un activista comunitario.

También cuestionaron el hecho de que uno de los oficiales disparara en repetidas ocasiones cuando el otro le había disparado primero con una pistola de descargas eléctricas o taser.

Investigación rigurosa

Afuera de la estación de policías los manifestantes recriminaron a los uniformados el tiroteo con gritos de "asesinos", "justicia para Alfred Olango" y "Black Lives Matter".

El jefe de la Policía de El Cajón, Jeff Davis, llamó a la calma y aseguró que habrá una investigación rigurosa y transparente, en la que participarán otras partes, no sólo asuntos internos.

"Varios pares de ojos analizarán esto, no sólo los nuestros", aseguró.

Lea también:

Más contenido de tu interés