null: nullpx
Abuso Infantil

Piden vestir camisetas de superhéroe para el funeral del pequeño Anthony Ávalos

Este viernes se realizarán los servicios fúnebres del niño de 10 años que murió en Los Ángeles tras ser supuestamente torturado por su propia madre y el novio de esta. Sus familiares han pedido a los asistentes honrar al menor vistiendo de esta manera, pues para ellos Anthony fue un "héroe que sacrificó su vida para proteger a sus hermanos".
19 Jul 2018 – 4:52 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.– "El cielo necesitaba un HÉROE como tú", se lee en la última públicación del Facebook de María Barrón, la tía de Anthony Ávalos. Ella y su familia han decidido hacer un pedido especial para el funeral de su sobrino, una ceremonia que atrae la atención de los medios por la indignación que ha despertado el caso en el sur de California.

Anthony tenía 10 años y murió hace casi un mes en un hospital al día siguiente que los paramédicos lo encontraron inconsciente en su casa. Su madre dijo que el niño había sufrido una caída, pero ahora ella y su novio enfrentan cargos por asesinato y tortura del menor.

"Nos gustaría si todos pueden vestir camisetas de superhéroe en honor a Anthony", pidió la familia del pequeño, incluyendo su padre y tíos, a las personas que asistirán a los servicios fúnebres este viernes en la iglesia San Junipero Serra Parish en Lancaster, en el condado de Los Ángeles.

Esto coincide con la forma en que los parientes del niño se han referido a él tras su muerte, pues aseguran que soportó las torturas de su madre y padrastro por defender a sus hermanos, quienes ahora están bajo custodia del Departamento de Servicios para Niños y Familias (DCFS).

La tía de Anthony, María Barrón, dijo este martes en una conferencia de prensa que su sobrino "no se merecía todo el dolor que soportó". "¿Por qué? ¿Por qué le falló el DCFS?", preguntó. "¿Por qué no actuaron? Él tenía a tantas personas que lo amaban, tantas personas dispuestos a hacerse cargo de él".

Se refirió al pequeño como un "verdadero héroe" que "sacrificó su vida para proteger a sus hermanos".


El abogado de la familia, Brian Claypool, indicó esta semana que han "contado 15 acusaciones justificadas de abuso infantil, abuso sexual y abuso físico", de las cuales por lo menos dos o tres son denuncias de abuso sexual en esa vivienda. "Díganme si esto no es información suficiente para un trabajador social compasivo y bien entrenado para sacar de inmediato y permanentemente no solo a Anthony, sino a los otros seis niños de la casa", preguntó a periodistas.

Claypool está pidiendo que los trabajadores sociales que estuvieron en contacto alguna vez con las denuncias provenientes de esta casa sean investigados criminalmente por negligencia. Tras la muerte del niño se conoció que el Sheriff angelino y el DCFS ya habían acudido a esta vivienda en varias ocasiones por acusaciones de abuso infantil.

Funcionarios escolares, una profesora, un consejero, miembros de la familia y otras personas llamaron a la Policía o a la línea de reportes de abuso infantil al menos 16 veces desde 2013 para denunciar que Anthony era víctima de maltrato en su casa, de acuerdo a documentos del condado.

Esas llamadas reportaron que tanto el niño de 10 años como sus hermanos eran abusados, les negaban comida y agua, eran golpeados, eran colgados de cabeza desde una escalera, forzados a permanecer agachados por horas, encerrados en espacios reducidos sin acceso al baño, obligados a pelear entre ellos y a comer de la basura.

La madre de Anthony, Heather Maxine Barrón, de 28 años, y su novio Kareem Ernesto Leiva, de 32 años, han sido acusados de asesinar al niño y de torturarlo en los días previos a su muerte el 21 de junio. Ambos tendrán que comparecer en corte el próximo 3 de agosto para enfrentar cargos por asesinato, tortura y abuso infantil.


Mira también:


Crimen de Gabrielito: la historia de una tortura infantil que terminó en tragedia (fotos)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés