null: nullpx
Estafa y Fraude

Miles de hispanos fueron usados como "cajero automático" en fraude millonario a aseguradoras en California

La Fiscalía del condado de Orange presentó cargos contra 10 abogados y 6 intermediarios que buscaban a sus víctimas en personas que se lastimaron en el trabajo para estafarlos a ellos y a los seguros de sus empleadores.
6 Jun 2017 – 6:22 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.- La hondureña María se lastimó la espalda en 2011 jalando un carrito en una panadería para la cual trabajaba y le pareció apropiado contratar a una firma de abogados para solicitar una compensación laboral. Pero algo le 'olió' mal cuando finalizaba su caso: recibió un documento que indicaba un pago de 40,000 dólares, sobrepuesto a una cantidad cinco veces mayor que aún se podía ver atrás, de 200,000 dólares.

"Ellos le habían puesto con tinta otra cantidad y luego me fueron descontando 6,000 dólares por honorarios y por otras cosas. El caso es que al final solo me dieron 33,300 dólares", dijo a Univision Noticias esta mujer de 46 años, quien pidió no publicar su apellido por temor a represalias.

Esta madre de una niña diagnosticada con retraso mental contó que cuando recibió el cheque lo tuvo que repartir entre sus acreedores. "Todo lo debía, porque pagué la renta y la comida sin estar trabajando", cuenta.

Pero eso no fue lo peor de todo. Una cirugía en la columna vertebral, que le habría sugerido un médico de su abogado, contrario a la recomendación que le hizo un doctor de su antiguo empleador, la dejó con secuelas que no le permiten ahora trabajar. "Quedé peor: no puedo estar mucho tiempo parada, ni sentada", afirma.

María se sorprendió al ver la cara de su abogado, John Jansen, entre los 10 litigantes y 6 intermediarios acusados este lunes de formar parte de un esquema fraudulento al sistema de compensación al trabajador, que robó más de 300 millones de dólares desde 2014 a través de pagos indebidos de seguros.

Este sistema de estafas se concentró en la comunidad de habla hispana en el sur de California. Más de 33,000 pacientes fueron "explotados" por los acusados, según la Fiscalía del condado de Orange, que presentó los cargos.


El modus operandi

"Podrías recibir hasta 1,104 dólares a la semana. Consulta gratis. No cobramos hasta que ganamos", prometían los carteles en español que se distribuyeron estratégicamente en vecindarios y negocios hispanos en el sur de California, en la frontera de México con Estados Unidos, así como en medios impresos.

"Los individuos detrás de este complejo esquema se enfocaban y explotaban a miembros de la comunidad de habla hispana usándolos como cajeros automáticos", dijo Tony Rackauckas, fiscal de Orange, en una conferencia de prensa.

Las empresas que se usaron como fachada para la estafa fueron Centro Legal Internacional, Justicia Legal Internacional, Centro de Abogados Internacional, Providence Scheduling, USA Photocopy, Professional Document Management y C&E Tecnology.

Los nombres de estas oficinas encabezaban su publicidad. "Repartían boletines en negocios, tianguis, en la frontera entre México y Estados Unidos y en publicaciones en español", informó el fiscal Rackauckas.

Dichos anuncios ofrecían consultas gratuitas y dirigían a números 1-800 que atendían telefonistas en un call center en El Salvador, según las autoridades.

Los presuntos líderes de este esquema de fraudes son Carlos Aguello III y Edgar González, quienes enfrentan una pena de hasta 29 años y 20 años en la cárcel, respectivamente.

De acuerdo con la Fiscalía, un grupo de "reclutadores" era enviado a los hogares de los posibles pacientes para que firmaran documentos legales, sin siquiera haber tenido contacto con los abogados. Posteriormente, estos enviaban las formas a los litigantes y a los proveedores médicos. Los abogados también permitieron que dichos intermediarios sometieran a las aseguradoras documentos que estos no habían preparado, ni revisado.


Los acusados

Todos se llevaban una rebanada del pastel, según la Procuraduría del condado de Orange. Mientras los "reclutadores" recibían un pago mensual por su labor, los abogados cobraron grandes cuotas por sus honorarios, sin incluir hasta un 10% de los acuerdos con las compañías de seguros.

Los litigantes acusados son John Jansen, de 49 años y residente de Santa Ana; Jon Woods, de 56 años y de Cypress; Payman Zargari, de 49 y residente de Sherman Oaks; Fari Rezai, de 39 y de Irvine; Lionel Eduardo Giron, de 49 y de Pomona; Dennis Ralph Fusi, de 73 años y de Lakewood; Jorge Humberto Reyes, de 39 y residente de Los Ángeles; Rony M Barsoum, de 43 y también de Los Ángeles; Robert Irving Slater, de 67 años y de Encino; y Robin Jacobs, de 52 años y de Sherman Oaks.

Esta última acusada habría engañado a otra supuesta víctima de este esquema, quien contó a Univision Noticias que tras dos años de representación legal no ha recibido ni un centavo de la compensación que le prometieron. Este hombre, quien pidió no revelar su identidad, relató que se lastimó la espalda en junio de 2015 mientras trabajaba como jardinero en un hotel en Victorville.

Él cree que la oficina de Jacobs robó el dinero que le correspondía. "Porque la aseguradora me mandó una carta hace un año en la que decía que consideraban darme los beneficios (por la lesión), pero no he recibido nada", aseguró.

El fiscal Rackauckas resaltó que es "conservadora" la estimación de que los 16 acusados robaron más de 300 millones de dólares. "La gente que vive en los barrios pobres no debería ser victimizada por abogados sin escrúpulos".

Hasta ahora ningún proveedor médico ha sido acusado, pero los investigadores indicaron que existe la posibilidad de que algunos también hayan pagado por los pacientes reclutados.

Vea también:


5 cosas que debe saber sobre la cobertura de Medi-Cal

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés