null: nullpx
Deportaciones

Los Ángeles busca proteger la identidad de 500,000 inmigrantes para evitar su deportación

Autoridades del condado también proponen crear una unidad especial que desarrolle estrategias para evitar que se lleven a cabo redadas en ciertos lugares.
23 Nov 2016 – 8:07 PM EST

LOS ÁNGELES, California.- Alrededor de 500,000 residentes de Los Ángeles podrían ser deportados si el presidente electo Donald Trump ejecuta el plan de deportación masiva del que habló durante su campaña, refiere una moción presentada este martes en la Junta de Supervisores, la entidad de gobierno del condado.

La supervisora Hilda Solís presentó la iniciativa para que se exploren las medidas que se pueden establecer, utilizando la autoridad que tienen como condado, para proteger la identidad de cada uno de los inmigrantes en riesgo y evitar que sean deportados.

Solís también propone que se analicen medidas de prevención de redadas de inmigración en tribunales, escuelas y hospitales.

La moción explica que se podría crear una unidad especial que desarrolle esas estrategias de protección de inmigrantes que radican en el condado. El próximo 6 de diciembre será presentada para su votación.

De acuerdo con Solís, gran parte de los inmigrantes que están en riesgo son jóvenes amparados por la acción ejecutiva del presidente Barack Obama conocida como DACA.

Además, muchos niños nacidos en Estados Unidos serían separados de sus padres.

“El 57% de los niños en el área de Los Ángeles tiene padres no ciudadanos”, precisó la supervisora Solís.

También se contempla la posibilidad de un departamento de asuntos del inmigrante en el condado y que el sheriff Jim McDonnell reporte cuál será su plan en caso de que la nueva administración federal impulse la deportación masiva.

Este mismo martes la Junta de Supervisores aprobó una moción de la misma funcionaria con la que se adoptarán medidas similares a las que se implementaron después de los ataques terroristas en San Bernardino para evitar crímenes de odio.


Al siguiente día del proceso electoral que tuvo como ganador a Donald Trump, el Departamento del Sheriff de Los Ángeles empezó a registrar una serie de crímenes de odio en contra de inmigrantes hispanos, musulmanes y afroamericanos.

La ciudad de Los Ángeles por su parte está planteando crea la figura del "defensor del inmigrante" mientras que el jefe de la policía (LAPD), Charlie Beck, ya ha manifestado que no colaborará con la Oficina para el Control de Inmigración y Aduanas (ICE) para la deportación de inmigrantes.


Más contenido de tu interés