null: nullpx
Condenas

Lo salvaron de saltar de un puente para encerrarlo de por vida en la cárcel

Daniel Diego Pérez fue sentenciado por estrangular a su esposa y poner en riesgo a sus cuatro hijos al protagonizar una persecución policíaca en 2014.
23 Sep 2016 – 10:43 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.- Un hombre que fue arrestado en el momento en que amagó con lanzarse de un puente al finalizar una persecución policíaca recibió una sentencia de por vida en prisión con posibilidad de libertad condicional después de 22 años de encierro.

La condena para Daniel Diego Pérez, de 45 años de edad, es por el asesinato de su esposa Erica, quien tenía 39 años de edad cuando su cadáver fue encontrado el 11 de diciembre de 2014 en la cajuela de un automóvil.

Ese día Pérez protagonizó una persecución policíaca llevando a sus cuatro hijos a bordo, quienes en ese entonces tenían 6, 8, 10 y 11 años de edad.


La Fiscalía de Distrito de Los Ángeles le fincó cargos de homicidio en segundo grado y de abuso infantil al poner en riesgo la vida de los niños durante la persecución.

Pérez se declaró culpable para llegar a un acuerdo de sentencia que le permitirá solicitar la libertad condicional después de cumplir 15 años por el homicidio y 7 años por abuso infantil.

El cadáver en la cajuela

Cuando el 11 de diciembre de 2014 múltiples patrullas lo persiguieron por varias autopistas del sur de California, Daniel Diego Pérez iba a acompañado de sus cuatro hijos y varias televisoras locales transmitieron en vivo la huida.

Seis días antes Pérez había cometido un horrendo crimen.

Erica y sus cuatro hijos habían sido reportados como desaparecidos desde el 5 de diciembre. Tampoco se sabía del paradero de Pérez.

La Policía de Montebello, ciudad del condado de Los Ángeles donde vivía la familia Pérez, encontró el cadáver de Erica en la cajuela de su propio vehículo casi una semana después de su desaparición. Había sido golpeada y estrangulada.

La transmisión en vivo que hizo el canal 7 de ABC


Las autoridades emitieron la Alerta Amber y ese mismo día del hallazgo ubicaron el vehículo del esposo donde iban los cuatro niños rumbo a México.

Durante la persecución Pérez liberó a dos de sus hijos y más adelante la policía pudo acorralarlo en un puente de la autopista 67 del condado de San Diego, donde bajó del vehículo junto con sus dos hijos.

Empezó a caminar hacia la orilla de la carretera mientras hablaba por un teléfono celular y cuando el equipo SWAT se abalanzó sobre él, Pérez intentó lanzarse del puente, pero fue derribado y los niños puestos a salvo.


Más contenido de tu interés