null: nullpx
Cirugía

Las siamesas Erika y Eva serán operadas este diciembre en Stanford

Las niñas son hispanas y tienen 2 años de edad, nacieron unidas de la cadera, pero tienen cerebro y corazón propio, por lo que en diciembre serán sometidas a un riesgoso procedimiento quirúrgico para separarlas.
24 Nov 2016 – 12:55 AM EST

LOS ÁNGELES, California.- Erika y Eva Sandoval tienen dos años de edad y un sólo cuerpo. Son siamesas que nacieron unidas de la cadera y el esternón, el hueso al que se enlazan las costillas, pero tienen su propio cerebro y corazón.

Aunque se fusionan en el vientre, tienen casi completos sus sistemas digestivos, los cuales serían capaces de funcionar por separado y por lo que los médicos han determinado factible un procedimiento quirúrgico.

La intervención que les daría a las niñas una mejor calidad de vida se ha programado para los primeros días de diciembre, aunque sin fecha precisa, en un hospital infantil de Stanford, en el norte de California.

“Quiero que tengan la oportunidad de una vida independiente”, dijo Aida Sandoval, madre de las siamesas.

Los dos años de vida de Erika y Eva


Erika y Eva, las niñas milagro

Loading
Cargando galería

Intervención de alto riesgo

A pesar de que las niñas comparten hígado, riñones y una tercera pierna, los médicos estiman las probabilidades de éxito en 70%, pero el 30% representa el riesgo de que una de las niñas no sobreviva. O las dos.

La operación es de alto riesgo porque implica la separación de varios órganos y los médicos estiman que podría prolongarse hasta por 16 horas con la participación de unos 50 especialistas.

Uno de los principales problemas que los médicos enfrentan en este caso es el corte de hígado, ya que pudiera producirse una hemorragia. Además, después de la separación, cada una de las niñas tendrá que ser sometida a múltiples cirugías reconstructivas.

De acuerdo con la Asociación Americana de Cirugía Pediátrica (APSA), el nacimiento de gemelos en un sólo cuerpo es de uno entre 200,000 embarazos, mientras que las operaciones de separación exitosas realizadas en todo el mundo sólo se cuentan en cientos.

"Un milagro" desde su nacimiento

Las niñas son hijas de Aida y Arturo Sandoval, un matrimonio de 25 años, de origen mexicano, que radica en un suburbio de Sacramento, California, donde se llevará a cabo la operación a cargo de especialistas del Lucile Packard Children’s Hospital.

Los Sandoval tienen otros tres hijos, el mayor de ellos recién terminó una carrera en las fuerzas armadas de Estados Unidos en una base militar de Texas.

Para asistir a la ceremonia de graduación, los Sandoval tuvieron que obtener un permiso especial de la Administración Federal de Aviación (FAA) para que las niñas pudieran viajar en las piernas de su madre, algo que está prohibido, ya que niños mayores de 2 años deben ir en su propio asiento.

Pero esa es sólo una de las dificultades que ha enfrentado la familia debido a la condición de las niñas, las otras, más serias, tienen que ver con la salud, ya que Erika crece más rápido, lo que pudiera causarle lesiones a Eva.

No obstante, para la familia Sandoval las pequeñas han sido “un milagro” desde su nacimiento, ya que a los 5 meses de gestación los doctores les informaron que las niñas estaban unidas y que tenían pocas probabilidades de sobrevivir, por lo que les dieron la opción de terminar con el embarazo.

“Cuando una está embarazada es muy bonito, pero yo me sentía en un mundo negro”, comentó la mamá. “Me dijeron que sería mejor para ellas (terminar con el embarazo) porque posiblemente podrían morir dentro de mí".

En ese momento, contó Aida Sandoval, pensó que si Dios no quisiera que vinieran a este mundo se las iba a quitar.

La decisión de tenerlas que tomó la mamá le ha dado sus primeros dos años de vida a la Erika y Eva, quienes con la intervención quirúrgica del próximo mes podrían encaminarse hacia su propio destino.


Un lazo especial, la historia de Erika y Eva


RELACIONADOS:CirugíaNiñosCaliforniaEmbarazoLocal

Más contenido de tu interés