null: nullpx
Seguridad y Prevención

Jugaban Pokémon Go y lo que cazaron fue un delincuente molestando niños

Dos hombres que estuvieron en las fuerzas armadas y que jugaban Pokémon Go en un parque lograron atrapar no precisamente a Pikachu, sino a un hombre con historial delictivo que estaba molestando a los niños y que era buscado por la policía.
13 Jul 2016 – 5:59 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.- Lo que cazaron dos exsoldados Marines que jugaban Pokémon Go en un parque público del sur de California no fue uno de los monstruos o personajes de la serie animada, sino a un hombre que era buscado por intento de homicidio.

Pokémon Go se juega a través de una aplicación en el smartphone y tiene el objetivo de atrapar figuras que aparecen en realidad aumentada, es decir, que se requiere de un dispositivo especial para verlos en la calle, en los parques o cualquier otro espacio físico.


La mañana del martes Seth Ortega, de 24 años, y Javier Soch, de 26, quienes sirvieron en las fuerzas armadas como Marines, se encontraban a la caza de Pikachu y Ash Ketchum en un parque público de Fullerton, en el condado de Orange, donde varios jugadores más trataban de atrapar a esos personajes Pokémon.

Javier Soch declaró a la prensa que en el momento en que el videojuego en su teléfono celular se detuvo, alzó la cabeza y observó a un hombre desaliñado y alterado que molestaba a una mujer y sus tres hijos.

Le dijo a su amigo Seth Ortega que al igual que la advertencia que hace el videojuego, habría que estar cauteloso y observar a los alrededores por lo que decidieron vigilar al hombre de aspecto descuidado que ya se había acercado a otros niños.

Minutos más tarde vieron que el sujeto abordaba a otros dos niños y que a uno de ellos lo agarraba de un brazo y de una pierna, por lo que Ortega intervino para retirarlo del parque mientras Soch llamaba a la policía.


Cuando la Policía de Fullerton lo arrestó por molestar a niños y tocarlos de manera inapropiada, descubrieron que se trataba de Jacob Kells, un indigente de 39 años de edad que contaba con orden de arresto en el condado de Monterrey, en el centro de California.

Kells era buscado por intento de homicidio, asalto a mano armada, atacar a un agente policíaco, resistirse al arresto, posesión de vehículo robado y por causar lesiones al intentar darse a la fuga, informó la Policía de Fullerton.


Más contenido de tu interés