null: nullpx
Tráfico de Personas

Juez libera de culpa a tres agentes fronterizos por la muerte de una mexicana en el mar de California

La decisión del magistrado exonera a los agentes por la muerte de Gabriela López Franco, una jalisciense de 32 años, al concluir que el conductor de la lancha en la que esta viajaba es el responsable del choque con un buque del CBP porque realizó riesgosas maniobras para tratar de que no lo arrestaran.
9 Ago 2018 – 02:10 PM EDT
Reacciona
Comparte
Cargando Video...

LOS ÁNGELES, California.– Algunos migrantes que vieron morir a la mexicana Gabriela López Franco aseguraron que la lancha en la que ingresaron ilegalmente a California en 2015 fue impactada con dolo por la embarcación en la que iban tres agentes fronterizos. Pero un juez federal no les creyó.

Tras escuchar testimonios y argumentos durante dos días en una demanda contra esos oficiales, el juez Jeffrey Miller determinó que la mortal colisión fue causada por el conductor de la pequeña embarcación que, haciendo maniobras peligrosas, huía de un buque M901 de la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (CBP).

Esta decisión, contenida en un expediente archivado el viernes pasado, libera de culpa a los tres agentes migratorios por la muerte de Gabriela, de 32 años y originaria del estado de Jalisco.

El consulado de México en San Diego, que ayudó legalmente a la familia de la migrante, ha dicho que la causa oficial de muerte es ahogamiento, pero quienes iban con ella creen que quizás quedó inconsciente tras ser golpeaba por el bote del CBP.

Los padres de Gabriela y de dos hermanos que resultaron heridos en este accidente demandaron al gobierno federal pidiendo una indemnización monetaria y que se penalizara a los agentes fronterizos Christopher Hunter, Arian Linscott y Craig Jenkins.

El juez Miller concluyó que el chofer de la lancha, José Pina Espinoza, quien fue sentenciado en 2016 a 30 meses de prisión, es el responsable del percance, que "fue causado únicamente por la operación errática de la panga" por su "clara intención" de escapar de los oficiales del CBP.

Pina Espinoza transportaba en una lancha de 26 pies de largo a 19 indocumentados, a quienes subió desde un punto en Ensenada, México. Su destino era San Diego. Habían recorrido unas siete horas aprovechando la oscuridad cuando les salió al paso el buque del CBP.

¿Qué pasó en el mar?

En un principio, el CBP aseguró que sus agentes no chocaron deliberadamente contra la lancha, la cual interceptaron alrededor de las 2:00 de la madrugada del 18 de junio de 2015 a unas 12 millas de la costa de Encinitas. Los oficiales les ordenaron detenerse usando un altavoz, pero el traficante de personas aceleró hacia altamar, desatando una persecución.

La dependencia aseguró que mientras iban detrás de los indocumentados a alta velocidad ambas embarcaciones se cruzaron y terminaron chocando.

Pero Edy Ruiz y otros migrantes que iban en la lancha cuentan otra versión: afirman que la panga se detuvo porque el motor se averió debido a los disparos que efectuaron los oficiales federales para obligarlos a detenerse y que el buque del CBP se mantuvo unos minutos a la expectativa.

Poco después, contaron, el bote-patrulla, de 38 pies de largo y 18,000 libras de peso, se dirigió a gran velocidad hacia los migrantes y les pasó por encima intencionalmente. La panga terminó hundida y sus pasajeros, luchando por no ahogarse en un mar embravecido.

"Nos atacaron", dijo Ruiz a Univision Noticias en abril de 2017. "Nos pasaron por encima, nos atropellaron; a unos los aventó y a otros los golpeó", agregó Ruiz, quien ahora vive en Los Ángeles y trata de obtener algún beneficio migratorio tras el incidente.

"Mi conclusión es que lo hicieron a propósito, porque ya estábamos parados, no había problema", afirmó entonces Ruiz, originario de Jalisco.

La versión de los agentes

Uno de los agentes que se involucraron en el accidente, Christopher Hunter, testificó en la corte que el chofer de la panga no obedeció las órdenes de que se detuviera, aceleró y se alejó. Entonces, los agentes dispararon dos bengalas, pero el 'coyote' no disminuyó la velocidad.

Hunter afirmó que cuando la lancha cargada de inmigrantes dio un giro drástico hacia la izquierda, chocó contra el barco M901 y este le pasó por encima. "Fue un caos. La gente estaba frenética, aferrándose a las cosas, incluso teniendo chalecos salvavidas", declaró el agente.

Por su parte, el oficial Craig Jenkins relató que un hombre le indicó que una mujer no había salido a flote, pero este no intentó rescatarla, sino que le pidió a uno de los migrantes que lo hiciera. Cuando sacaron a Gabriela, los agentes le dieron resucitación cardiopulmonar, pero no lograron salvarle la vida.

El plan de Graciela, a quien sus familiares llamaban de cariño 'Chela', era reunirse con uno de sus 12 hermanos en Atlanta, Georgia. Ella trató de venir legalmente a EEUU, pero le negaron la visa de turista. Por eso, se animó a cruzar la frontera con la ayuda de un 'coyote'.

Su objetivo era trabajar y ahorrar dinero para abrir un restaurante en su pueblo natal, Arandas.

Loading
Cargando galería
Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés