Sindicatos

Fallece Helen Chávez, la esposa del líder campesino que fundó el UFW

A Helen Fabela Chávez se le considera pieza fundamental en la creación del Sindicato de Trabajadores Agríolas al lado de su esposo y de Dolores Huerta.
7 Jun 2016 – 12:12 AM EDT

LOS ÁNGELES, California.- A los 88 años de edad falleció este lunes Helen Fabela Chávez, la mujer que ayudó a su esposo, el líder campesino César Chávez, en la fundación del Sindicato de Trabajadores Agrícolas (UFW) durante la década de los 60 al lado de Dolores Huerta.

La muerte de la viuda de César Chávez la dió a conocer el UFW en un comunicado en el que destaca que Helen Chávez estuvo acompañada de siete de sus hijos, 31 nietos y 16 bisnietos.

“Helen Fabela Chávez jugó un papel vital ayudando a su marido a crear lo que se convirtió en el primer sindicato duradero de trabajadores del campo en la historia de Estados Unidos”, refiere el comunicado.

Los detalles sobre los servicios funerarios serán dados a conocer este martes.

Helen Chávez murió en un hospital de Bakersfield, en el valle central de California, cerca de la casa donde vivía en La Paz, en el condado de Kern, un sitio histórico de la lucha campesina que en el año 2012 visitó el presidente Barack Obama para establecer el Monumento Nacional César Chávez.


“Helen, una humilde muchacha de Delano, utilizó su fuerte determinación para ayudar a cambiar la vida de miles de trabajadores del campo y otros millones de personas que fueron inspirados por La Causa”, señala el comunicado del UFW.

Nació el 21 de enero de 1928 en la ciudad de Brawley, en el Valle Imperial, donde su familia vivía en lo que era un establo de caballos a las afueras de McFarland.

Conoció a César Chávez a mediados de la década de los 40 y se casaron en 1948 luego de que el líder campesino cumpliera con su servicio en la Marina de EEUU.

Tuvieron ocho hijos: Fernando, Sylvia, Linda, Eloise, Anna, Paul, Elizabeth y Anthony.

Luego de vivir por un tiempo en el Este de Los Ángeles, en 1962 regresaron a Delano, en el centro de California, para comenzar a organizar los trabajadores del campo.

La mujer nunca quiso hablar con la prensa, pero se le reconoce como una mujer humilde, tranquila, de firme determinación y fuerza de voluntad.

En septiembre de 1965, precisa el anunció del fallecimiento, mientras los jóvenes de origen hispano miembros del sindicato debatían sobre si se sumaban a la huelga de la uva que había comenzado ese mes los trabajadores filipinos, terminó el debate con la pregunta: "¿Somos una unión o no?".


Más contenido de tu interés