null: nullpx
Movimientos Sociales

Medio siglo después, la marcha de César Chávez reivindica su valor político

La marcha es un símbolo de las aportaciones de los latinos en EE.UU., país donde ahora se cuestionan
17 Mar 2016 – 10:37 PM EDT

Jorge Morales Almada
@Yorshmore

La larga marcha que puso en el escenario nacional al movimiento campesino liderado por César Chávez y Dolores Huerta celebra este jueves 17 de marzo su 50 aniversario, una fecha que a día de hoy, en medio de un clima político enrarecido, aparece cargada de simbolismo reivindicativo.

En 1966, esa movilización situó la lucha por los derechos de los trabajadores del campo -latinos en su mayoría- en el escenario nacional, el mismo en el que medio siglo después se cuestionan las aportaciones de los inmigrantes sin pudor, como ha demostrado el magnate Donald Trump en su campaña por convertirse en el aspirante republicano a presidir Estados Unidos.

“Así como se hizo hace 50 años”, comentó a Univision en Los Ángeles Arturo Rodríguez, líder del Sindicato de Trabajadores Agrícolas (UFW), “hay que demostrarle a ese Donald Trump que estamos aquí para contribuir y ser parte de Estados Unidos, que sin esos 11 millones de indocumentados no funcionaría la agricultura, ni los hoteles, ni los restaurantes, ni muchas otras industrias”.

Aquella peregrinación arrancó en Delano, en el centro agrícola de California, y duró 25 jornadas en las que 77 hombres y mueres, con banderas de México y EE.UU., recorrieron a pie las 340 millas que separan esa localidad de la capital del estado, Sacramento.

El inicio de un largo camino

La rodilla izquierda de Roberto Bustos tocaba la fértil tierra del valle central de California cuando se amarraba las cintas de los zapatos con los que esa mañana del 17 de marzo de 1966 iniciaría una larga caminata.


Al incorporarse, el joven de 23 años se acomodó los lentes oscuros, fijó su mirada en el horizonte de la calle Albany, en Delano, y luego volteó hacia atrás para ver a la multitud de campesinos que lo acompañaban.

A su lado estaban César Chávez y Dolores Huerta, líderes de Sindicato de Trabajadores Agrícolas (UFW) que estaban decididos a llegar a la capital del estado para evidenciar la pésima situación en la que se encontraban los campesinos.

Era el inicio de una marcha a la que se sumarían miles al llegar a Sacramento y que daría luz a la lucha por mejores condiciones laborales de los campesinos, un movimiento social que sería conocido como “La Causa”.

A 50 años de esa histórica movilización, Delano vuelve a ser protagonista. Este jueves algunos de los caminantes que participaron en aquella movilización se reunirán allí para recordar la gesta que fue clave en la negociación de un contrato entre los terratenientes del sector del vino y sus empleados. Según UFW, se espera que un centenar de personas asistan a la cita.

Recuerdos de "El Capitán"

Roberto Bustos, ya de 73 años de edad, es uno de los que asiste a la conmemoración y que lleva en su mente aquel momento cuando la marcha estaba por comenzar.

“Era una cosa espectacular que nunca antes se había vivido en la historia del campesino, era una cosa tremenda, nueva, y estábamos muy orgullosos de participar”, recordó Bustos, a quien apodaron “El Capitán” porque era el encargado de la logística de la caminata.

Para este campesino nacido en Arizona, hijo de padres que emigraron de México, la marcha abrió los ojos del país ante los problemas que padecían los trabajadores del campo, quienes 6 meses antes habían iniciado una huelga y boicot en contra de productores vino que eran dueños de la uva que se cosechaba en el valle central californiano.

“Entonces supieron que estábamos en huelga”, mencionó don Roberto, “porque todo estaba muy calladito, no había prensa, hasta que empezamos a marchar en contra de los poderosos rancheros de la uva fue cuando se dieron cuenta”, explicó.

El dulce sabor de la victoria y de la uva

Mark Grossman, biógrafo de César Chávez, apuntó que el movimiento campesino se sustentó en boicots, ayunos, organización comunitaria, resistencia y protestas pacíficas, pero que fue la marcha del 17 de marzo de 1966 la que captó la atención nacional.


La huelga de la uva que inició en septiembre de 1965, comentó, también unificó a los trabajadores agrícolas que en su mayoría eran hispanos y filipinos.

“Esa marcha levantó la conciencia del pueblo y antes de que llegaran a Sacramento la compañía de licor que era blanco del boicot aceptó un contrato laboral con el sindicato (UFW)”, afirmó Grossman.

La marcha concluyó el Domingo de Pascua con una celebración en el Capitolio de California, la sede del poder político del estado que por aquel entonces gobernaba Edmund G. "Pat" Brown, el padre del que es ahora gobernador, Jerry Brown.

Alrededor de 10,000 personas recibieron a los caminantes que a su llegada a la ciudad eran ya más de 2,000 dado que en cada pueblo se había ido sumando gente.

" La Causa" vs. Donald Trump

Arturo Rodríguez, quien tomó la dirigencia del UFW tras la muerte de César Chávez en 1993, dijo que esa marcha fue el primer acto que demostró la unidad campesina y el compromiso que tenían por “La Causa”.

Pese a que el movimiento campesino brindó ciertos frutos, Rodríguez expuso que el trato y las condiciones laborales que reciben los trabajadores hispanos de aquel entonces son muy parecidas a las actuales en el sentido de que cree que no se reconoce su contribución a la economía del país y que son víctimas de ataques que calificó de discriminatorios por parte del candidato Trump.

“Ese señor no le tiene respeto a la gente que está trabajando por Estados Unidos en el campo, en los hoteles, otros que son abogados, doctores o periodistas", dijo el líder sindical. "No respeta a quienes trabajan en la pisca de los alimentos que llegan a su mesa”.

A 50 años de la histórica marcha campesina

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés