null: nullpx
Inmigración

Exmarine deportado a México hace 15 años regresa a EEUU tras ganar batalla legal

Marco Chávez es el primer veterano deportado que regresa legalmente al país tras haber obtenido un perdón del gobernador de California este año. Este jueves cruzó legalmente la garita de San Ysidro y pisó suelo estadounidense después de más de una década, en la que se perdió de la infancia y adolescencia de sus hijos.
22 Dic 2017 – 8:54 PM EST

LOS ÁNGELES, California.- Marco Chávez, un ex infante de Marina estadounidense que fue deportado a México hace 15 años tras ser declarado culpable de un delito menor regresó este jueves a Estados Unidos tras ganar una batalla jurídica para recuperar su residencia permanente.

Chávez cruzó la garita de San Ysidro con muy pocas pertenencias y todavía íncredulo de lo que estaba pasando, abrumado por la emoción de regresar a lo único que conocía como casa antes de ser deportado en 2002.

"No lo podía creer", dijo a un grupo de reporteros que esperaban por este acontecimiento reunidos frente a un McDonald's, a unos metros de la línea que divide la frontera.

"Lo creo ahora que estoy acá", dijo quien es ahora el primer veterano deportado que regresa legalmente a EEUU gracias a un perdón que le otorgó el gobernador de California.

Estando del otro lado, manifestó que será una Navidad inolvidable porque estará en casa con su familia después de 15 años. "Podré despertar el día de Navidad, abrazarlos y hacerles saber que estoy en casa", expresó Chávez.

Su padre, Antonio Chávez, estuvo a su lado y dijo a reporteros en español e inglés que estaba "agradecido y feliz" de tener de vuelta a su hijo.

El regreso de este examarine suscita esperanzas entre cientos de otros veteranos estadounidenses que han sido deportados, aseguró Nathan Fletcher, un veterano de la Infantería de Marina cuya organización abogó por la causa de Chávez.

"Para nosotros que hemos servido a nuestro país y luchado por él, no podemos descansar hasta que todos hayan regresado", dijo Fletcher, entre los primeros en darle la bienvenida a Marco Chávez con un fuerte abrazo.

Fletcher, exlegislador del estado de California, fundó la Coalición Despedidos con Honores, Deshonorablemente Deportados (HDDD).

"Estamos hoy aquí porque un grupo de personas dijo que, si estás dispuesto a morir por un país, ese país no te dejará atrás, ese país no permitirá que seas deportado", afirmó.

El primero en volver

En abril pasado el gobernador Jerry Brown otorgó el indulto a tres veteranos que han sido deportados a Baja California. Uno de ellos es Chávez, a quien se le perdonó una sentencia de crueldad hacia los animales por golpear a un perro. Él responsabiliza a otra persona de ello.

Brown había dicho que Chávez "sirvió a nuestro país, recibió un indulto y se merecía volver a casa".

Chávez era un bebé cuando sus padres lo trajeron a Estados Unidos. Ingresó a la Infantería de Marina a los 19 años y estuvo allí cuatro años en época de paz hasta que recibió una baja honorable.

Fue sentenciado a dos años de cárcel en un penal estatal por el caso de maltrato animal, pero salió antes por buen comportamiento. Sin embargo, un juez federal lo deportó en 2002 con base en esa declaración de culpabilidad.

Rehacer la vida en Tijuana

Tras ser deportado llegó a Tijuana, donde asegura que tuvo hasta que aprender bien español y hallar trabajo en un país que le era ajeno.

Su esposa y sus tres hijos se mudaron también para estar con él, pero les pareció muy difícil la vida en Tijuana, una ciudad norteña azotada por la violencia en la que las escuelas son deficientes y los empleos escasean. Al cabo de un tiempo, ella se regresó a Estados Unidos y se estableció con sus hijos en Iowa luego de divorciarse de Chávez.

Este veterano tiene ahora 45 años y sus hijos tienen entre 17 y 21 años. Lo visitaron por última vez en Tijuana en 2013. Su mayor deseo ahora es recuperar su relación con ellos.

Chávez lamenta que por haber sido deportado se perdió de la infancia y la adolescencia de sus hijos. Tiene en Iowa dos nietos que todavía no conoce. "Para ellos, mis hijos, debe haber sido muy duro no tener a su padre. Todavía no lo alcanzan a comprender bien, suponen que fui deportado porque hice algo muy malo o porque los quise abandonar", confesó en una reciente entrevista con Univision Noticias.

Sus padres, que viven en Los Ángeles, lo visitaban con regularidad. Chávez planea vivir con ellos mientras espera el remplazo de su tarjeta de residencia permanente. Entonces se mudará a Iowa y tratará de fortalecer las relaciones con sus hijos.

Entre las pocas pertenencias que se llevó a Estados Unidos estaba un carrito rojo en el que transportaba a sus hijos cuando vivían en Tijuana con él. Lo almacenó 15 años y espera mostrárselo a sus hijos y a los tres nietos que ahora tiene. Además espera hacerse ciudadano algún día.

En fotos: Veteranos de guerras estadounidenses que viven del lado mexicano del muro

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés