null: nullpx
Abusos

Este policía apagó su cámara para abusar sexualmente de tres mujeres y ahora tendrá que pagar 8 años de cárcel

De acuerdo a los fiscales, el agente hispano detuvo a sus víctimas, las obligó a que se quitaran la ropa y a dos de ellas las manoseó. Aunque negó las acusaciones, un jurado y un juez lo hallaron culpable. Además de ir a prisión, se tendrá que registrar como delincuente sexual.
6 Jun 2018 – 10:53 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.– Israel Sánchez, un expolicía de Monterey Park, en el condado de Los Ángeles, escogió a sus víctimas, mujeres de entre 19 y 28 años, y antes de acercarse a ellas para agredirlas sexualmente trató de ocultar la evidencia apagando las cámaras de su patrulla y en su uniforme.

Fueron paradas de tráfico que ocurrieron en 2014, en las que Sánchez obligó a tres mujeres a desnudarse frente a él y a dos de ellas las manoseó, de acuerdo a la Fiscalía del condado de Los Ángeles.

Sánchez, de 42 años, fue sentenciado este martes a casi ocho años de cárcel y quedará registrado como delincuente sexual por el resto de su vida.

Un jurado lo declaró culpable en marzo de cinco cargos de agresión sexual por la fuerza, cinco más por ataque mientras estaba en servicio, tres cargos adicionales de encarcelamiento falso usando la violencia y uno por solicitar un soborno.

Sánchez negó en el tribunal haber tocado inapropiadamente a sus víctimas y afirmó que una de estas decidió voluntariamente quitarse la ropa. Su defensa también pidió que se elaborara un reporte médico, el cual concluyó que sufría estrés postraumático (PTSD) por combatir como infante de marina en Fallujah en 2005 y 2007. Este problema mental lo hizo desarrollar un "comportamiento arriesgado".


"Mi corazón siempre ha estado en el lugar correcto", expresó Sánchez y mencionó que había dedicado su vida a proteger a la comunidad. Ante el jurado relató que tuvo un "instinto paternal" que lo llevó a brindarle consejos a una de las mujeres y que a las otras dos les recomendó alejarse de las drogas.

Su abogado, Michael Goldfeder, argumentó que las mujeres inventaron las denuncias para vengarse del policía, quien había arrestado a una de ellas por presunto narcotráfico.

Pero el juez Douglas Sortino señaló al condenarlo que este cometió "crímenes muy graves y con agravantes", que no podía pasar por alto incluso padeciendo los traumas de la guerra, viendo morir a un amigo y él mismo haber resultado herido en combate.

Por su parte, los fiscales de distrito diluyeron la versión de que las víctimas inventaron todo exponiendo que sus relatos son similares, aunque no se conocen. La fiscal Hyunah Suh mencionó al jurado que el agente acostumbraba registrar innecesariamente a las mujeres durante las paradas de tráfico y solía hacer comentarios sobre sus partes del cuerpo, como decirles que eran bonitas.

Según Suh, Sánchez amenazó a una de sus víctimas diciéndole: "Si haces esto por mí, no voy a decomisar tu auto". Por ello se le imputó el cargo de soborno.

Detectives de la Policía de Long Beach comenzaron a seguirle la pista a Sánchez después de que lo denunció la más joven de sus víctimas, que tenía 19 años cuando fue atacada sexualmente. Su padre es un agente de la Patrulla de Carreteras de California (CHP).

En una carta archivada en la corte la joven expresó cómo le afectó esta agresión, llevándola incluso a pensar en el suicidio. "Este hombre tomó más que mi dignidad", escribió. "Viví en completa oscuridad".

Por este incidente, aseguró ella, perdió la confianza en los agentes del orden, dejó de estudiar justicia penal, bebió alcohol y afirmó que aún le afecta ver una patrulla de policía.


En fotos: Protestas en las calles de California por supuesto abuso policial

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:AbusosPolicíaJuicios ArrestosCalifornia

Más contenido de tu interés