null: nullpx
Deportaciones

El último recurso antes de la deportación: el caso de Henry Sánchez

Henry Sánchez vive en una cuenta atrás hacia su deportación, un proceso que parece definitivo aunque su abogado ha logrado unos días para suplicar por él e intentar que la justicia cambie de parecer, una medida desesperada que simboliza el drama al que se enfrentan miles de inmigrantes centroamericanos.
23 May 2016 – 6:46 PM EDT

LÓS ÁNGELES, California.- El guatemalteco Henry Sánchez, de 18 años, está a las puertas de la deportación. Fue arrestado por ICE el pasado miércoles en Los Ángeles con una orden final de expulsión que un abogado pro bono logró paralizar el pasado viernes. Un último recurso que le hace ganar tiempo para pelear su permanencia en EEUU.

El futuro de Sánchez depende ahora de que un juez determine que el joven se encuentra en situación de abandono familiar y que el retorno a su país, del que salió huyendo, sería como una condena.

"Básicamente es pedir por favor, por favor", comentó Álex Gálvez, el abogado de Sánchez, quien se encuentra encerrado en el Centro de Detención de Adelanto, en el condado de San Bernardino.

“Cuando un indocumentado es detenido, podemos apelar a frenar su deportación de tres maneras: (la primera) si no recibió notificación por parte de las autoridades para presentarse a audiencias, excusa que no podemos utilizar porque sí se le avisó a Henry. La segunda, si fue defraudado por un abogado o notario, opción también descartada porque Henry no tenía abogado ni notario. La última y tercera opción es "sua sponte", un recurso para que se abra el caso por razones excepcionales", manifestó Gálvez.

Esa última opción desesperada es la que se aplica en el caso de Sánchez sobre quien pesa una orden de deportación por ausencia, ya que debía presentarse a una audiencia en junio de 2015 y no lo hizo.

Luego de presentado el caso a un juez, la decisión sobre el futuro de Sánchez se puede demorar semanas.

“Henry podría salir bajo fianza en los próximos días si se abre el caso. En esta situación, como el no tiene los recursos económicos, se establece una fianza que como mínimo puede ser de 1,500 dólares y como máximo de 10,000 dólares”, precisó.

Frustración de ICE

“¿Qué ustedes no tienen mejores cosas qué hacer que evitar la deportación de una persona?”, asegura Gálvez que le dijo un oficial de ICE cuando fue con la solicitud para frenar la deportación de Sánchez.

“La gente de ICE a veces piensa que (tratar de ayudar a indocumentados a no ser deportados) es un desperdicio de recursos”, lamentó el abogado que relató los obstáculos que enfrentó su defendido a lo largo de su vida.

Sánchez entró ilegalmente en EEUU a finales de 2014 y fue detenido, para posteriormente quedar bajo arresto en Chicago donde, por ser menor de edad (tenía 17 años), fue entregado a su padre, el mismo que le abandonó nada más nacer, explicó Gálvez. Su madre tampoco se hizo cargo de él.

En Guatemala era víctima de asaltos a mano armada y le iban a obligar a unirse a la pandilla La Mara Salvatrucha, según describió el abogado.

Tras salir "bajo palabra" para estar con su padre, el guatemalteco volvió a quedarse solo. Se estableció en California donde trabajaba como jornalero.

Sánchez estableció contacto con la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Ángeles (CHIRLA), con quienes participó en algunas protestas para darle cara a la situación por la que atraviesan millones de indocumentados centroamericanos.

“A veces para llamar la atención sobre un problema como este, uno pone su libertad en riesgo. Henry se sacrificó para salvar a muchos niños, para llamar la atención de las autoridades”, indicó su abogado. Esto fue el martes 17 de mayo, jornada en la que dio entrevistas a los medios de comunicación. El miércoles 18, antes de las 6 de la mañana, agentes de ICE lo atraparon cuando salía de su casa a buscar trabajo.

Lea también:

Más contenido de tu interés