null: nullpx
Redadas

El Sheriff de Los Ángeles avala transferir detenidos a ICE para evitar redadas

El Sheriff Jim McDonnell teme que si California es designado un “estado santuario” se desatarían redadas migratorias que deportarían a indocumentados que no han cometido faltas graves.
18 Mar 2017 – 1:45 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.- El jefe del Sheriff del condado de Los Ángeles (LASD), Jim McDonnell, pidió al presidente del Senado de California no impulsar la iniciativa de “estado santuario” para evitar la deportación de los indocumentados que no han cometido crímenes y que, sin estar en la mirilla del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), pueden ser arrestados en las redadas de la agencia.

En una carta dirigida a Kevin de León, presidente del Senado californiano y promotor de dicha iniciativa que tiene como finalidad prohibir el uso de recursos federales o locales para apoyar a una agencia federal en asuntos migratorios, McDonnell avaló que las agencias policiacas transfieran a ICE a los indocumentados bajo su custodia para no desatar operativos federales en los vecindarios.

“Al hacer esto, seguramente pondrán una red sobre sus comunidades que estarán deteniendo también a aquellos que no eran originalmente el blanco de sus acciones”, escribió McDonnell en la misiva, según reportó el diario Los Angeles Times.

La carta del Sheriff angelino, con fecha del 9 de marzo, hace eco a las declaraciones de otros jefes policiacos y legisladores que temen que al declarar a California un “estado santuario” se perderían millonarias subvenciones del gobierno federal.

No fue posible obtener un comentario del senador De León, quien ha sido uno de los líderes estatales que más han defendido a los indocumentados desde el triunfo del presidente Donald Trump.


Hace unos días, McDonnell explicó que si los agentes de ICE no pueden tener acceso a las cárceles del condado para tener en custodia a los indocumentados que han cometido crímenes graves, serán forzados a realizar operativos de arresto en sus casas o en lugares públicos.

“No sólo los arrestarán a ellos, sino que potencialmente podrían arrestar a sus familiares o a cualquier otra persona cercana a ellos que sea indocumentado”, mencionó entonces el titular de una corporación que tiene casi 10,000 agentes, por lo cual es el departamento de alguaciles más grande del país.

Los daños colaterales

En comunicados recientes, ICE ha reiterado que el arresto del jardinero mexicano Carlos Ortiz, cuya única falta fue haber reingresado al país ilegalmente, y de otros indocumentados obedecen a la falta de colaboración de las policías locales.

En el caso de Ortiz, la dependencia indicó que llegaron a su domicilio en Pasadena buscando a un criminal con múltiples convicciones por conducir ebrio. “El objetivo de la detención había sido recientemente liberado por las autoridades locales a pesar de una petición migratoria para detenerlo”, dijo Virginia Kice, vocera de ICE.

La agencia federal también indicó que los recientes arrestos en tribunales de California y otros estados ocurrieron por el mismo motivo, operativos que criticó la jefa de las cortes superiores de esta entidad.

“Ahora que muchas agencias policiacas no apoya a los elementos de ICE, estas personas, que a menudo tienen antecedentes criminales significativos, son liberadas en la calle, representando una amenaza potencial a la seguridad pública”, dijo la portavoz Kice.


Imágenes de los operativos de ICE que han generado la angustia de inmigrantes

Loading
Cargando galería

Cabe señalar que actualmente en California las corporaciones policiacas se niegan a cumplir las solicitudes de ICE para detener a los detenidos por delitos menores en sus cárceles, por cumplimiento con la Ley de Confianza (Trust Act), que entró en vigor el 1 de enero de 2014.

Aparte, numerosas ciudades, entre las que están San Francisco y Los Ángeles, han ordenado a sus agentes locales que solo cooperen con ICE en asuntos migratorios cuando haya una orden judicial por delante, por lo que los oficiales federales recurren a otros métodos para localizar a las personas que tienen en sus listas de deportación.

McDonnell recalcó que su intención no es que sus oficiales actúen como agentes de inmigración, pero considera que la iniciativa de “estado santuario” va más allá de lo conveniente y dificultaría la cooperación para combatir el terrorismo y la actividad de pandillas.

“Nuestra moneda es la confianza del público, y si andamos por ahí haciendo el trabajo de inmigración entonces la perdemos”, dijo.

Vea también:


Publicidad