null: nullpx
Corrupción

EEUU incautará bienes a empresas financiadas con dinero malversado en Malasia

El Departamento de Justicia ha solicitado incautar bienes valuados en más $1,000 millones a diferentes empresas que recibieron dinero desviado de fondos públicos de Malasia, entre ellas una productora de cine en Hollywood.
21 Jul 2016 – 10:34 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.- El Departamento de Justicia de Estados Unidos anunció este miércoles la incautación de bienes valuados en más de 1,000 millones de dólares a empresas y particulares que recibieron dinero a través de un complejo esquema de malversación de fondos públicos y blanqueo de dinero en los que se involucra a los productores del filme The Wolf of Wall Street protagonizado por Leonardo DiCaprio y dirigido por Martin Scorsese.

La fiscal federal Loretta Lynch informó que más de 3,500 millones de dólares de un fondo público de Malasia habrían sido desviados a cuentas bancarias de particulares en un entramado de transferencias a través de Suiza, Singapur, Luxemburgo y Estados Unidos.

Las millonarias transferencias bancarias provenían del fondo 1Malasya Development Barhed (1MDB) que administra el gobierno de ese país asiático.

Una buena parte de esos fondos públicos fueron utilizados para adquirir condominios de lujo en Nueva York, mansiones en Beverly Hills, aeronaves, obras de arte de Vicent Van Gogh y Claude Monet, inversiones en la disquera EMI Music y para la producción de la película The Wolf of Wall Street.

Entre los beneficiados, según la investigación del gobierno estadounidense, se encuentran Low Taek Jho, Tan Kim Loong y Riza Aziz, quienes habrían financiado la cinta de Scorsese a través de la productora Red Granite Pictures.

Riza Aziz, fundador de la productora de películas con sede en Hollywood, ha sido identificado como hijastro del primer ministro de Malasia, Rajib Razak.

El reflejo en la pantalla grande

La película The Wolf of Wall Street (2013) que protagonizó Leonardo DiCaprio está basada en la historia de Jordan Belfort, un corredor de bolsa que narra cómo a través de esquemas de corrupción financiera y lavado de dinero logró tener una mansión, un Ferrari y millones de dólares.

Aparentemente un esquema similar habrían utilizado los administradores de recursos públicos de Malasia para darse una vida llena de lujos y el despilfarro de millones de dólares en apuestas que realizaban en Las Vegas, así como para la contratación de celebridades y músicos en fiestas, según detalla la investigación del FBI.


La malversación de fondos involucra a las petroleras IPIC y PetroSaudi, de Emiratos Árabes, así como a las compañías Aabar BVI y Abu Dabhi Investments, cuyos directivos Abdulla Al Qubaisi y Mohamed Al Husseiny, se habrían embolsado millones de dólares del pueblo malayo.

La incautación de bienes que ha solicitado el Departamento de Justicia a través de una demanda civil, pretende recuperar al menos una tercera parte del desfalco.

“Estados Unidos no será paraíso fiscal para funcionarios corruptos”, declaró durante una conferencia de prensa Andrew McGabe, subdirector del Buró Federal de Investigaciones (FBI).

McGabe aseguró estar trabajando con funcionarios extranjeros para regresar el dinero al pueblo de Malasia.

La demanda civil refiere que entre los beneficiados con esas operaciones hay altos funcionarios públicos y familiares de ellos, así como Low Taek Jho y Riza Aziz, a quienes DiCaprio agradeció durante la ceremonia de los Golden Globe cuando ganó por mejor actor en la cinta The Wolf of Wall Street.

Malasia es un país de 30 millones de habitantes con una economía fuerte donde sólo el 3.8% de la población vive en niveles de pobreza en comparación con el 15% que tiene Estados Unidos.

El desfalco malayo

La investigación del FBI sobre el lavado de dinero del fondo 1MDB de Malasia fue descrito en tres etapas.


La primera inició en 2009 poco después de que el gobierno de Malasia creara el fondo 1MDB y los representantes del Departamento de Finanzas se aliaran con PetroSaudi International, una compañia de extracción de petróleo de Arabia Saudita, para transferir a un banco de Suiza más de 1,000 millones de dólares a la cuenta de Good Star Limited representada por Low Taek Jho, quien se habría apropiado de 400 millones para gastos personales.

Durante la segunda fase, en 2011, Goldman Sachs International otorgó cerca de 3,000 millones de dólares en bonos a 1MDB en sociedad con la compañía petrolera IPIC a través de en un fondo de inversión perteneciente al gobierno de Abu Dhabi, en los Emiratos Árabes Unidos, de los cuales 1,300 habrían sido desviados a empresas fantasma en Islas Vírgenes y luego a Singapur a cuentas de Low Taek Jho y Tan Kim Loong.

La tercera fase del desfalco, en 2013, implica el desvío de otros 1,200 millones de un bono de inversión de riesgo que Goldman Sachs otorgó a las empresas Aabar y ADMIC, donde Tan Kim Loong y el director de 1MDB eran los socios.

En total habrían sido más de 3,500 millones de dólares de un fondo público los que fueron a parar a manos de unos cuantos.

Más contenido de tu interés