null: nullpx
Incendios

"¡Díos mío! ¡No hay nada! ¡Nada!": relatos de hispanos que lo han perdido todo en los incendios

Entre lágrimas y angustia dos hispanos, cuyos hogares fueron devastados por las llamas que arden en el sur de California, comparten su tragedia. La casa de Cindy en Sylmar fue quemada por el fuego Creek y el hogar de Luis, en Ventura, por el incendio Thomas.
9 Dic 2017 – 5:16 PM EST

LOS ÁNGELES, California.- La escena fue desgarradora. Cindy Nava no paraba de llorar este viernes por la noche frente a su casa en Sylmar, California, que el llamado fuego Creek redujo a cenizas. Su vivienda estuvo en el camino de este incendio que arrasó con más de 15,000 acres y destruyó 49 estructuras en el norte de Los Ángeles.

"¡Dios mío! ¡No hay nada! ¡Nada! ¡Nada!", expresó la mujer ahogada en llanto, recargada en la parte delantera de su camioneta. Era la primera vez que Cindy regresaba al hogar que compró hace tres años. Pensaba que tendría la misma suerte de la mayoría de sus vecinos al entrar a su comunidad, Santiago Estates, que la Policía de Los Ángeles (LAPD) evacuó desde la madrugada del martes. Pero no fue así.

De su vivienda, adquirida con los ahorros de toda su vida, nada se puso rescatar. "No... ¿Para qué? No podemos salvar nada", le dijo Cindy a su esposo, Felipe, quien caminaba sobre las ruinas buscando algo qué recuperar. Parecía que esta pareja había llegado a una zona bombardeada.

Lo peor es que esta familia no contaba con un seguro contra incendios. "¿Qué vamos a hacer? Más que pedir ayuda. No sé a quién pedir ayuda", lamentó Felipe en una entrevista con Univision 34.

Al menos diez casas en Santiago Estates, ubicada en las laderas del Bosque Nacional Ángeles, fueron destruidas por el fuego Creek, que se ensañó con este vecindario durante la madrugada del martes. Los vecinos salieron corriendo solo con unas cuantas pertenencias, entre estas fotografías, recuerdos, medicamentos, ropa y documentos. Las autoridades no los dejaron regresar al barrio hasta la tarde del viernes.

"Está difícil, porque yo sé que las cosas vienen otra vez, pero mi hija está embarazada. Tengo a mi nieta", expresó Cindy. "Apenas compramos todo para el bebé que viene. Salimos con esto, yo tengo tres días con esta misma ropa", agregó mostrando lo poco que llevaba consigo.

Este viernes, hubo sentimientos encontrados durante el retorno de los evacuados en Sylmar. Unos celebran que sus propiedades no sufrieron daños, mientras otros lamentan haberlo perdido todo.

Los Nava ya habían pagado su casa y ahora deberán empezar de nuevo. "Ahora no tenemos casa ¿A dónde vamos? ¿Qué hacemos? Va a ser duro, pero vamos a seguir adelante", dijo Cindy.

El mexicano que se quedó sin hogar

Luis Villanueva construyó con sus manos una hermosa casa en las montañas de Ojai, en el condado de Ventura, sin imaginar que un día una catástrofe se la arrebataría. "Yo la hice para mis hijos, para que durmieran calientitos", expresó con lágrimas en una entrevista con Noticias Univision.

Su hogar fue devastado por el fuego Thomas, que ha consumido 148,000 acres y más de 500 estructuras.

Villanueva, de origen mexicano, contó con tristeza que un día tomó una hoja y un lápiz para dibujar lo que terminarían siendo los planos de su vivienda. Colocó el diseño en el refrigerador para no perder de vista su sueño, que este viernes quedó convertido en cenizas.

"Este era su cuarto, aquí estaba su oso de peluche de mi hija. Este era el baño", explicaba al caminar sobre las ruinas de su casa.

Sus hijos aún no habían visto la destrucción. Salieron apresurados cuando los cerros ardían sin control. "Yo llegué a pensar que nos íbamos a morir aquí", dijo este inmigrante.

Luis, quien emigró a Estados Unidos hace 15 años, solo logró rescatar fotos de su hija y una imagen de la Virgen de Juquila, a la cual le puso una flor, implorando por un nuevo comienzo.

Su hijo le había pedido que salvara su casa, esperando volver a ver un cochecito que ya le habían comprado como regalo de Navidad. Esta familia no había colocado el arbolito, ni los adornos de la temporada. Pero Luis confía en que volverá a construir la casa de su familia, esa que un día adornó con cabezas de venados y en la que sonrió vistiendo un sombrero vaquero.

"Yo me voy a quedar aquí, voy a volver a empezar desde cero. Va a ser difícil pero no va a ser imposible", dijo.


En fotos: Los rastros de la devastación que dejan los incendios en el sur de California

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés