Polémica

Decapitan la estatua de un polémico sacerdote convertido en santo por el papa Francisco

A la estatua de fray Junípero Serra ubicada en la Misión de Santa Bárbara, California, le cortaron la cabeza y la tiñeron con pintura roja.
13 Sep 2017 – 9:27 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.- La estatua de fray Junípero Serra, a quien el papa Francisco convirtió en santo en 2015, fue vandalizada entre la noche del domingo y la mañana del lunes por desconocidos que le cortaron la cabeza y la tiñeron con pintura roja.

La figura en bronce del sacerdote católico se localiza en la Misión de Santa Bárbara, la cual fue establecida en 1786 y es conocida como 'La Reina de las Misiones' de las 21 que fueron fundadas en la Alta California, de San Diego a San Francisco, por la orden de los franciscanos a la que pertenecía Junípero Serra.

Este acto vandálico se suma a otros que se han registrado en el estado en contra la figura de Junípero Serra desde que en septiembre de 2015 el papa Francisco lo convirtió en santo siguiendo el proceso de canonización que en 1998 inició el papa Juan Pablo II al beatificarlo por su devoción religiosa y esfuerzos de evangelización.

Días después de la canonización de Junípero Serra, la puerta de la Misión de San Carlos Borromeo de Carmelo, en Carmel, fue manchada con pintura roja y con la misma escribieron la leyenda "Saint of Genocide" (el santo del genocidio).

En noviembre de ese mismo año, un monumento en la Misión de Santa Cruz fue vandalizado y en agosto de este año, las manos de la estatua de Junípero Serra en la Misión de San Fernando, en el condado de Los Ángeles, fueron pintadas de rojo y escribieron la palabra "murderer" (asesino).


Decapitado y teñido de rojo, así dejaron la estatua de un misionero español en California

Loading
Cargando galería


La decapitación esta estatua, que fue cubierta con una manta mientras es enviada para su reparación, ocurre en el marco de un movimiento en contra de monumentos que enaltecen figuras históricas que aportaron al exterminio de pueblos indígenas y a la esclavitud.

Junípero Serra es reconocido por establecer el catolicismo en el territorio de la Alta California luego de que los españoles conquistaron estas tierras y fue nombrado como 'El Apostol de California'.


Sin embargo, muchos grupos indígenas de la región y académicos han condenado la decisión de enaltecer la figura de un sacerdote que consideran fue responsable de la represión, el maltrato y los castigos que padecieron los nativos.

Historiadores establecen que los franciscanos eran parte de un proceso de colonización enormemente destructivo, y que los españoles, en gran parte por las enfermedades que padecían, fueron responsables de la disminución de una tercera parte de la población indígena en un periodo de 50 años, pasando de aproximadamente 300,000 indios en 1769 a cerca de 200,000 antes de 1821.

El régimen de trabajo extenuante y la alta densidad de población dentro de las mismas misiones también causaron altas tasas de mortalidad entre los indios, señalan los académicos.

Por ley, todos los indios bautizados fueron sometidos por completo a la autoridad de los franciscanos, eran azotados, encadenados o encarcelados por desobediencia, y perseguidos si huían de los terrenos de la misión.

Más contenido de tu interés