Inmigración

Centro de ICE en Adelanto en el ojo del huracán por muertes, huelga de hambre, quejas de abusos y visitas negadas

Una lluvia de denuncias por presunto maltrato, negligencia médica y represiones alimentan la polémica sobre el centro de detención para inmigrantes de Adelanto, el más grande de California, a donde llegaron este miércoles manifestantes de Los Ángeles para exigir cambios.
28 Jun 2017 – 5:41 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.- Decenas de activistas visitaron este miércoles el centro de detención para inmigrantes de Adelanto, el más grande de California, con el fin de protestar por la cancelación de las visitas a solicitantes de asilo político que realizan una huelga de hambre pidiendo un mejor trato. Los manifestantes interpusieron una queja por presuntas agresiones durante el inicio de su ayuno hace dos semanas.

Adelanto, gestionada por la empresa privada GEO, ha estado en el ojo del huracán desde marzo por la muerte de tres inmigrantes, los cuales se suman a otros tres que han perdido la vida desde su apertura en 2011. Por eso, la Fiscalía General de California prometió inspeccionar sus condiciones y verificar que se cumpla el debido proceso en los casos de los 1,600 inmigrantes detenidos en dicha instalación.


Quienes protestan con un ayuno en ese centro piden mejor atención médica, que reduzcan sus fianzas, les den un trato digno y que les permitan salir. El pasado 12 de junio, en el comienzo de esa huelga de hambre, fueron golpeados con bastones y rociados con gas pimienta, según una queja presentada ante la Oficina para los Derechos y las Libertades Civiles del Departamento de Seguridad Nacional (DHS).

La denuncia describe cómo los huelguistas fueron "golpeados, torturados, se les negó el acceso a atención médica, colocados en segregación y se les negó su derecho de comunicaciones privadas" con sus abogados. El documento señala a los guardias privados y a agentes del Sheriff de Victorville como los responsables.

Por su parte, grupos proinmigrantes consideran una violación a los derechos humanos el que después de realizar una oración pacífica afuera de Adelanto el pasado 20 de junio, el centro fue cerrado, se cancelaron las visitas y fueron sacados familiares y abogados que entonces conversaban con sus clientes.

"La negación de acceso representa un modelo continuo y un patrón problemático de represalias, y plantea preocupaciones reales por el maltrato de inmigrantes detenidos en esta instalación infame y abusiva", dijo Christina Mansfield, directora ejecutiva del grupo Iniciativas Comunitarias para Visitas de Inmigrantes en Confinamiento (CIVIC).

A la huelga de hambre de estos nueve hombres, se sumaron en algún momento 30 mujeres, que después desistieron.


En fotos: Así es el centro de detención para inmigrantes más grande de California

Loading
Cargando galería

Preocupaciones de seguridad

La Oficina de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) comentó a través de un comunicado que está comprometida a facilitar las visitas para las personas bajo su custodia, pero señala que se reserva el derecho de impedir el acceso cuando ocurren "preocupaciones de seguridad".

La agencia expuso que eso ocurrió la tarde del 20 de junio, cuando cerca de 60 personas llegaron sin avisar a Adelanto y trataron de ingresar sin autorización por el vestíbulo oeste del centro de detención. La administración del lugar, indicó ICE, ya les había dicho que no podían entrar.

"Ellos fueron rechazados por el personal de la instalación", dijo a Univision Noticias Virginia Kice, portavoz de la dependencia.

"ICE lamenta cualquier inconveniente, pero la principal consideración de la agencia es la seguridad de todos los que están en la instalación, incluyendo detenidos y empleados", agregó la vocera.

Además, ICE subraya que ninguna persona se encuentra actualmente en huelga de hambre en Adelanto, porque para ellos solo se considera una huelga de hambre si alguien permanece en ayuno durante al menos 72 horas.


RELACIONADOS:InmigraciónCárcelCaliforniaLocal

Más contenido de tu interés