null: nullpx
Abuso Policíaco

Casos de abuso y mala conducta en el LAPD serán revisados por un comité ciudadano

Una medida que aprobaron quienes votaron en las elecciones de este martes establece que el órgano que revisa las sanciones por abuso policíaco y otros actos indebidos sea integrado por civiles y no por policías.
17 May 2017 – 3:03 AM EDT

LOS ÁNGELES, California.- Los votantes que participaron en las elecciones municipales de este martes aprobaron la Medida C para permitir que la Junta de Derechos de la Policía de Los Ángeles (LAPD) esté compuesta por tres ciudadanos que serán los encargados de revisar los casos de oficiales acusados de mala conducta.

Actualmente la Junta de Derechos ( Board of Rights), un órgano dentro del LAPD que tiene la última palabra sobre los asuntos disciplinarios, está integrada por dos policías con nivel de mando y un miembro de la comunidad, pero con esta reforma ahora sus tres miembros serán civiles.

La Medida C no fue respaldada por el diario Los Ángeles Times argumentando que no hay evidencia que de que el sistema disciplinario del LAPD no funcione y por considerar que un panel civil podría ser más benévolo con los policías.

Con la aprobación de esta medida, el Concejo Municipal deberá adoptar una ordenanza para la selección de sus integrantes y hacer una evaluación de su efectividad en dos años.

Así es el proceso disciplinario


El reglamento disciplinario indica que cuando una investigación de Asuntos Internos encuentre culpable a un oficial acusado de mala conducta, ya sea por abuso de autoridad, uso excesivo de la fuerza, corrupción o cualquier otro acto indebido, el jefe del LAPD será el encargado de determinar el castigo, que puede ser la degradación del rango o la suspención laboral por hasta 22 días sin derecho de sueldo.

Si el oficial no está de acuerdo con el castigo, puede solicitar una audiencia con la Junta de Derechos para que su caso sea escuchado y tratar de que la pena sea menor.


En caso de que el jefe del LAPD considere que la mala conducta justifica la terminación de empleo, debe enviar al oficial a una audiencia con la Junta de Derechos recomendando el despido.

La Junta de Derechos es la autoridad final para determinar la culpabilidad en casos de mala conducta y las sanciones de los casos que recibe.

El jefe del LAPD no puede despedir a un policía sin antes no haber sido revisado el caso por la Junta de Derechos.

Este procedimiento fue establecido en 1992 luego de que se destaron los disturbios en Los Ángeles por la exoneración de policías que fueron captados dándole una golpiza a Rodney King, un afroamericano que estaba en libertad condicional por robo y que protagonizó una persecución para tratar de no ser detenido con aliento alcohólico.


Más contenido de tu interés