Condenas

Brock Turner, condenado por agresión sexual en Stanford, saldrá de prisión el viernes tras 3 meses de cárcel

El exestudiante de Stanford fue convicto a seis meses en prisión y podría recuperar su libertad tras cumplir solo 90 días de la condena que recibió por el asalto sexual a una mujer que estaba inconsciente.
30 Ago 2016 – 5:56 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.- Brock Turner, el exestudiante de la Universidad de Stanford condenado a seis meses de prisión luego de ser declarado culpable de agredir sexualmente a una mujer —una pena que generó fuertes críticas a nivel nacional—, podría recuperar su libertad el próximo viernes.

De ser liberado el 2 de septiembre, Turner habría completado solo 90 días del castigo de seis meses que le impuso el juez Aaron Persky en un tribunal de Santa Clara, California, en junio de este año.

Turner, de 20 años y originario del estado de Ohio, fue estudiante de Stanford y miembro del equipo de natación de la universidad, antes de ser hallado culpable de abusar sexualmente a una mujer cuando se encontraba inconsciente.

Turner fue condenado en marzo por intento de violación, penetración de una persona intoxicada, y penetración de una persona inconsciente. Los tres cargos podrían haberle supuesto hasta 14 años en prisión, pero el magistrado Persky consideró que una pena larga podría tener un "impacto severo" en el convicto.

El juez condenó a Turner a seis meses en prisión y cumplir tres años de libertad condicional. Como parte de su condena, el exatleta también fue ordenado a registrarse en la lista de delincuentes sexuales por el resto de su vida.


La pena generó una ola de polémica y activistas pusieron en marcha una campaña para pedir a las autoridades californianas que retiraran de su puesto al juez Persky por su indulgencia con el convicto, que se atribuyó al hecho de que Turner es "un hombre blanco y atleta estrella de una prestigiosa universidad".

Los legisladores de California respondieron a la indignación que levantó el juicio de Turner con una propuesta de ley que busca modificar el castigo en los casos de violación sexual donde no ocurrió una penetración.

La actual ley del estado solo pide una condena de prisión obligatoria si la víctima se opone al ataque, descartando así un castigo tras las rejas en los casos en que la persona agredida está inconsciente o severamente intoxicada.

La medida ha pasado a la revisión del gobernador Jerry Brown, pero el mandatario aún no ha revelado su postura sobre el cambio de ley.

Si Brown decide firmar el cambio legislativo se eliminaría además la discreción de un juez de sentenciar a solo un castigo de libertad condicional a los acusados por este tipo de delitos.

Lea también:


Más contenido de tu interés