null: nullpx
Terrorismo

Bélgica y San Bernardino cuestionan la defensa ante ataques terroristas

Las autoridades insisten en que la colaboración ciudadana es la primera línea de defensa contra un posible ataque terrorista
22 Mar 2016 – 5:05 PM EDT

Los ataques terroristas en Bruselas que el martes dejaron al menos una treintena de muertos y 230 heridos volvieron a poner en entredicho la capacidad de las grandes ciudades para defenderse ante las acciones violentas de individuos radicalizados y dispuestos cometer atentados suicidas.

La masacre ocurrió apenas tres meses después de que un funcionario y su esposa (Syed Farook y Tashfeen Malik) mataran a 14 personas en San Bernardino, en el sur de California, y cuatro tras los atentados de París que causaron 130 víctimas mortales, entre ellas una joven estudiante californiana que estaba en la capital francesa de intercambio.

Las autoridades en el condado de Los Ángeles, una de las principales áreas metropolitanas del país, reiteraron que aunque existe un plan para prevenir e intervenir en tragedias así, toda vigilancia es poca sin la colaboración ciudadana, razón por la que aprovecharon hacer un nuevo llamamiento a la ciudadanía para que si ve algo sospechoso, lo denuncie.


“La seguridad es cosa de todos, lo que mantiene a Estados Unidos seguro es la gente, los ojos y los oídos de la gente", declaró el jefe del Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD), Charlie Beck, en una rueda de prensa en la que insistió en que la aceptación de lo diferente y la "inclusión social" es la primera línea de defensa para que "la gente no caiga en el lado oscuro".

"Esta es una batalla entre el bien y el mal", manifestó Beck.

Una investigación publicada el martes por Los Angeles Times evidenció que hasta la fecha las fuerzas del orden han sido incapaces de crear un retrato robot o un perfil estándar que sirva para detectar terroristas que se hayan autorradicalizado a través de la propaganda de grupos como fundamentalistas, como ocurrió en el caso de la masacre de San Bernardino o el reciente ataque de un estudiante de UC Merced.

("Los terroristas" están preparados para entrar en acción sin que sean detectados por tener ideologías radicales“, declaró el excomandante de policía Sergio Ropleto, ahora dueño de una empresa de asesoría de amenazas, Applied Facts, a Univision en Los Ángeles.


La familia, los amigos y conocidos juegan, a juicio de Ropleto, un papel importante para detectar si alguien se ha radicalizado.

“(Estos ataques) requieren una preparación, una logística que se trabaja por adelantado”, explicó el alcalde de Los Ángeles Eric Garcetti, que señaló que los comerciantes pueden ver señales de alerta si alguien está adquiriendo productos de forma extraña, como comprar fertilizantes en grandes cantidades. Los fertilizantes se pueden emplear para hacer explosivos.

Ropleto explicó que, por lo que se sabe, los terroristas buscan zonas concurridas para realizar sus matanzas (en Bruselas atentaron en el metro y en el aeropuerto) y es ahí donde la gente debe estar más alerta en caso de que se percaten de gente sospechosa pendiente de la ubicación de las cámaras de vigilancia y cerciorandose de cómo trabaja el personal de seguridad.

¿Qué es una actividad sospechosa?

Según el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), se debería desconfiar si se detecta un vehículo estacionado en un lugar extraño, un equipaje desatendido o una puerta abierta que habitualmente está cerrada, según recoge en la página web de la campaña "If You See Something, Say Something".

En esa lista, DHS menciona a personas que realizan preguntas que "van más allá del nivel de curiosidad" sobre un asunto y que están relacionadas con el proceso de fabricación de algo, un operativo y procedimientos de seguridad, o los horarios del personal de una empresa.

Destaca también como práctica inusual y sospechosa, la observación de edificios de forma prolongada y la medidción de un área, así como la creación de planos sobre una zona.

Más contenido de tu interés