Arrestos

Arrestan y presentan cargos contra dos personas por el incendio en una bodega de Oakland que dejó 36 muertos

El administrador de la propiedad y uno de los residentes son los primeros detenidos tras la investigación del siniestro, ocurrido el 2 de diciembre en California durante una fiesta de música electrónica en un espacio que no tenía permisos para eventos ni detectores de humo o salidas de emergencia.
5 Jun 2017 – 3:46 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.- Dos hombres fueron arrestados este lunes en relación con el incendio en la bodega artística 'Ghost Ship' en Oakland, California, que dejó en diciembre del año pasado un saldo de 36 muertos, informaron las autoridades que investigan la tragedia.

Los dos detenidos, Derick Ion Almena, encargado de administrar el edificio y quien lo convirtió en un espacio artístico, y Max Harris, uno de los residentes, enfrentan cargos por homicidio involuntario, de acuerdo con la fiscal del condado de Alameda, Nancy E. O’Malley.

El pasado 2 de diciembre durante una fiesta de música electrónica en esta bodega se desató un fuego en el primer piso de la propiedad, un inmueble que estaba destinado oficialmente a uso industrial y no tenía permisos habitacionales y para eventos. Además, el lugar carecía de detectores de humo y extintores.


En fotos: El almacén artístico de Oakland antes del incendio

Loading
Cargando galería

Sin embargo, allí trabajaba y vivía un grupo de artistas, entre los que están Almena y su familia - su esposa Micah Allison e hijos- y Harris, quien vivía en este espacio desde 2014 y era el director creativo. Harris estaba cuidando la entrada la noche del incendio y durante la investigación informó que previamente reportó problemas eléctricos a los dueños del edificio y discutió con ellos sobre cortes de electricidad y arreglos que necesitaba la propiedad.

Almena y Harris fueron acusados por crear una trampa mortal: permitir que 25 personas residieran de forma ilegal en la bodega, no proveerles ningún elemento para combatir un fuego y llenar el lugar con material inflamable "desde el suelo hasta el techo" creando un "laberinto mortal" del cual las vícitmas tenían mínimas posibilidades de escapar, de acuerdo con la acusación.

El edificio pertenece a Chor N. Ng, quien explicó que estaba alquilado como un estudio colectivo para artistas, pero "nadie vivía allí".

Este caso ha recibido numerosas críticas durante su investigación, pues según documentos públicos las autoridades ignoraron varias llamadas que ponían en evidencia lo que estaba ocurriendo en este espacio, convertido en una residencia ilegal, de acuerdo con Los Angeles Times.

Pero la policía ha insistido en que ellos no recibieron ninguna llamada previa al respecto ni fueron alertados del peligro que existía en el local de más de 4,000 pies cuadrados, que por lo tanto nunca había sido inspeccionado y creían que era usado como una bodega y no como un espacio para conciertos o residencia.

Lea también:



RELACIONADOS:ArrestosIncendiosCaliforniaLocal

Más contenido de tu interés