null: nullpx
Tiroteos

A casi un año del tiroteo en Las Vegas la Policía cierra la investigación sin resolver la mayor interrogante

Después de realizar cientos de entrevistas y seguir miles de pistas durante 10 meses, las autoridades han dado por concluida la investigación del tiroteo más mortífero en la historia moderna del país sin poder encontrar ni rastros de la motivación del atacante que asesinó desde una suite del hotel Mandalay Bay a 58 personas que asistían a un concierto.
3 Ago 2018 – 4:00 PM EDT

Más de 10 meses después de la peor masacre ocurrida en la historia moderna de Estados Unidos, la Policía anunció este viernes el cierre de la investigación sin responder a la mayor interrogante de este caso: ¿Por qué Stephen Paddock disparó desde una suite del casino y hotel Mandalay Bay de Las Vegas contra miles de asistentes a un concierto, dejando un saldo de 58 muertos y más de 500 heridos?

Sin embargo, las autoridades afirman que después de centenares de entrevistas y miles de horas de indagaciones lo que sí pueden confirmar es que no hubo un segundo atacante o más personas involucradas.

En una rueda de prensa, el jefe del Sheriff del condado Clark, Joe Lombardo, aseguró que el atacante de Las Vegas era un "hombre común y corriente" que mostraba indicios de tener problemas mentales antes de que perpetrara la masacre.

Stephen Paddock también era una persona solitaria que apostaba grandes cantidades y había gastado más de un millón de dólares durante el año antes de la masacre. Pero el hombre de 64 años que hizo su fortuna invirtiendo en bienes raíces y jugando en los casinos no dejó rastros sobre sus intenciones de disparar contra los asistentes al concierto 91 Route Harvest.

"Pudimos responder las preguntas quién, qué, cuándo, dónde y cómo", afirmo Lombardo. "Pero lo que no hemos podido contestar en definitiva es... por qué Stephen Paddock cometió este acto".


Paddock fue el único que disparó contra una multitud de 22,000 personas que asistía a un concierto, desde una suite en el piso 32 nivel del hotel Mandalay Bay, indicó el sheriff.

Según Lombardo, con la conclusión de la pesquisa que el Departamento de la Policía Metropolitana de Las Vegas efectuó durante 10 meses, no se harán más imputaciones contra nadie en relación a la peor masacre a tiros perpetrada en la historia moderna del país.

Este año, fiscales federales presentaron cargos criminales contra Douglas Haig, a quien acusan de haber vendido balas ilegales que tienen capacidad para perforar blindajes y que fueron encontradas en la habitación de Paddock. El hombre se declaró inocente y sostiene que solo vendió balas trazadoras que iluminan la trayectoria de los proyectiles. El acusado se encuentra en libertad a la espera de una audiencia.

En la mayoría de los tiroteos ocurridos en Estados Unidos, los pistoleros suelen dejar evidencia sobre sus motivos, pero este es definitivamente un caso distinto.

"Hemos buscado todo, lo que incluye la vida personal del sospechoso, su afiliación política, sus comportamientos sociales, su situación económica, alguna radicalización potencial que tantas personas han afirmado (…) No tenemos un motivo claro o una razón", declaró el pasado 6 de octubre el subjefe del Sheriff de Las Vegas, Kevin McMahill.

Y así continúa siendo hasta el día de hoy. Paddock no dejó una nota o una pista. "Hoy es todavía increíblemente difícil comprender este acto sin sentido de violencia", reflexionó Lombardo este jueves.

Problemas mentales

Entrevistas con el doctor de Paddock indicaron que tenía problemas mentales, pero no mostraron ningún comportamiento que indicara que podría cometer una masacre o alguna señal que hubiera podido alertar a alguien para que acudiera a la Policía, explicó el sheriff.

Uno de los hermanos del atacante, Bruce Paddock, le dijo a los investigadores que no había hablado con su hermano por más de 10 años, pero que aún así creía que este sufría de "problemas mentales y era paranoico y deliraba", de acuerdo al reporte final de la investigación.

El hermano de Paddock también señaló que no creía que él fuera violento o abusara de las drogas o el alcohol, pero especuló sobre el hecho de que su familiar "tuvo que haber estado muy enfadado" para realizar un ataque tan violento.

La Policía liberó durante los últimos tres meses 13 tandas con documentos de la investigación, audios del 911, reportes policiales, declaraciones de los testigos y videos.


En fotos: Escenas de terror en el ataque durante un concierto en Las Vegas

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés